Características del agua potable y cómo se obtiene

Nuestro planeta está compuesto por agua en tres cuartas partes. Pero no toda esa agua es potable. Y disponer de ella supone poder beber sin que nuestra salud corra peligro. Conozcamos las características del agua potable y los procesos para conseguirla.

¿Qué es el agua potable?

Las características del agua potable comienzan con su definición, dado que es aquella que es apta para el consumo humano y que no supone un riesgo para la salud al estar libre de microorganismo y sustancias tóxicas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que existe acceso a agua potable cuando la fuente más cercana se encuentra a menos de un kilómetro de distancia y cuando sea posible conseguir como mínimo veinte litros de agua diarios por cada componente de una unidad familiar.

Principales características del agua potable

Las principales características del agua son comunes a sus diferentes tipos, pero el agua potable, debido al consumo humano que se hace de ella y sus implicaciones en la salud, resulta muy particular. Además de tener en cuenta la calidad del agua para medirla, para considerar que cierta agua es potable se deben evaluar una serie de características particulares.

  • Debe ser limpia y segura. Para su consumo y su uso en la producción de otros alimentos no puede presentar ningún riesgo de contraer cualquier enfermedad.
  • Debe ser incolora. Debe ser transparente, aunque a veces, por el cloro, pueda parecer blanquecina.
  • Debe ser inodora. No debe tener nada en su composición que pueda generar olor en ella.
  • Debe ser insípida. Si tiene sabor, quiere decir que tiene algún elemento que lo provoca.
  • Carecer de elementos en suspensión. El agua potable no puede presentar turbiedad alguna, salvo aquella que provoque la presión de las tuberías, pero en este caso debería desaparecer en poco tiempo.
  • Libre de contaminantes orgánicos, inorgánicos o radiactivos.
  • Mantener una proporción determinada de gases y sales inorgánicas disueltas.
  • No debe contener microorganismos patógenos que puedan poner en peligro la salud. Para ello se deben realizar análisis exhaustivos sobre la concentración de bacterias coliformes y otras de origen fecal.

características del agua potable

El proceso de potabilización

Dentro de las características del agua potable se encuentra el proceso específico al que debe someterse para poder ser considerada como tal. Se trata de una serie de tratamientos conocidos como proceso de potabilidad que se llevan a cabo en las plantas potabilizadoras de agua, con las siguientes fases:

  • Captación del agua desde fuentes de aguas naturales como ríos, lagos o embalses. A través de un conjunto de electrobombas se colecta el agua y durante su transporte se va filtrando por una serie de rejas de distintos tamaños que van reteniendo los sólidos.
  • Coagulación/floculación. Con este tratamiento se eliminan las algas, el plancton y otros tipos de sustancias. Los productos que se usan en esta fase son los que pueden producir, después, olor y sabor al agua.
  • Sedimentación. Elimina los flóculos mediante la acción de la gravedad.
  • Filtración. El agua pasa a través de un filtro o un medio poroso con el objetivo de reducir la turbidez del agua y quistes de organismos parásitos.
  • Desinfección. Consiste en la eliminación de los microorganismos patógenos del agua.

En caso de que no sea posible encontrar agua potable, pero sí fuentes de agua naturales, hay un proceso de potabilización asequible y más o menos sencilla. Se trata de hervir el agua antes de consumirla. Este proceso asegura la eliminación de los microorganismos patógenos que puedan encontrarse en el agua, como bacterias y virus. Una vez hervida el agua, se puede beber o usar para lavar alimentos dado que puede considerarse potable.

 



configDate =
cookieDate =

Configuración de cookies

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Nos ayudan a proteger tu privacidad o darte acceso seguro con tu usuario a https://www.fundacionaquae.org. Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Recogeremos tu elección anónimamente. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de Política de cookies.

(Tardarás aproximadamente 4 minutos)

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

Permiten que la publicidad que te mostramos sea personalizada y relevante para ti. Gracias a estas cookies no verás anuncios que no te interesen.

Dispones de una publicidad adaptada a ti y a tus preferencias.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: