Acceso al agua potable y saneamiento en Argentina

En Argentina un 21% de la población no tiene acceso a agua potable en sus viviendas y un 52% no tiene aseos canalizados a un sistema de alcantarillado.

También se estima que un 7% de la población, unos 3,8 millones de personas, no tiene acceso a fuentes de agua potable seguras. Estas poblaciones invierten parte de su día en transportar agua desde zonas seguras para su consumo. El consumo de agua en Argentina es similar en su distribución al de otros países.

  • Agricultura 71%
  • Hogar 13%
  • Ganadería 9%
  • Industria 7%

Informe de Green Cross Argentina sobre el estado del agua en Argentina publicado en 2011.

Un protocolo por el agua y la salud

Desde finales del siglo XIX se ha experimentado una gran mejora en cuanto al acceso universal al agua y saneamiento, pero sigue siendo un reto para algunos países europeos. Una situación problemática en parte de Europa cuyas causas se pueden encontrar en factores como el tratamiento inadecuado de residuos, los métodos no seguros para la eliminación de productos químicos, el uso excesivo de fertilizantes y la gestión irresponsable del agua.

Para luchar contra esta situación, en 1999 se creó el “Protocolo sobre Agua y Salud”, un acuerdo internacional para abordar cuestiones de agua y de salud pública y para garantizar suministros de agua potable y un saneamiento adecuado para todos.

Este protocolo proporciona un marco en el que poner en práctica este derecho humano. También para potenciar las medidas para una mejor gestión del agua de los recursos hídricos y la protección de los ecosistemas acuáticos; así como la prevención, control y reducción de las enfermedades vinculadas con el agua.

Informe sobre agua y saneamiento

Durante la Quinta Reunión de las Partes del Protocolo sobre Agua y Salud se presentó el informe “The Human Rights to Water and Sanitation in Practice” desarrollado por la OMS y UNICEF. La conclusión: el acceso al agua y saneamiento sigue siendo un reto en algunos países europeos.

Para realizar el informe se manejaron datos a partir de autoevaluaciones realizadas por once países de la región paneuropea: Armenia, Azerbaiyán, Bulgaria, Francia, Hungría, Macedonia del Norte, Moldavia, Portugal, Serbia, España y Ucrania.

La mayoría de los ciudadanos europeos dan por hecho disponer de saneamiento y agua potable. Sin embargo, los resultados del informe indican que en determinadas regiones europeas no es así:

  • 31 millones de personas no tienen acceso al saneamiento básico
  • 48 millones no tienen agua corriente en sus hogares
  • Más de 300.000 personas defecan al aire libre, la mayoría en zonas rurales.

ODS 6: Agua limpia y saneamiento

La Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa (CEPE) afirma que aún queda mucho para poder mejorar el acceso al agua y al saneamiento y alcanzar las metas del Objetivo de Desarrollo Sostenible número 6.

Para ello, el informe señala cuatro claves para revertir la situación:

  • Llevar a cabo una reforma de los marcos de gobernanza del agua.
  • Reducir de las disparidades geográficas.
  • Garantizar el acceso a agua potable y saneamiento por parte de los grupos vulnerables y marginados.
  • Mantener el agua y el saneamiento al alcance de todos.

Hacia el saneamiento sostenible

En la actualidad, estamos muy lejos del saneamiento y gestión del agua sostenible. Más del 80% de las aguas residuales resultantes de la actividad humana se vierte en fuentes de agua sin que se haya realizado ningún tipo de tratamiento para minimizar su impacto en el medio ambiente. La contaminación del agua y un saneamiento deficiente están detrás de las cerca de 500.000 muertes por enfermedades diarreicas que se producen cada año. 297.000 son de niños y niñas menores de cinco años.

También, como consecuencia, las personas se ven expuestas a otras enfermedades como el cólera, la diarrea, la disentería, la hepatitis A, la fiebre tifoidea y la poliomielitis, y agrava el retraso del crecimiento.

¿Cómo es posible lograr el saneamiento sostenible? En la actualidad, existen proyectos como el de Agua para la Amazonia Peruana de la Fundación Aquae. ¿El objetivo? Por un lado, llevar agua y saneamiento sostenible a las comunidades locales más desfavorecidas. Por otro lado, también se encarga de formar y educar sobre la importancia de los hábitos higiénicos para la salud diaria.