¿Cómo se potabiliza el agua?

El planeta Tierra está cubierto en sus tres cuartas partes por agua, pero tan sólo el 0,4% es potable. Por eso es necesario realizar un proceso de potabilización del agua que permita su consumo humano. A continuación te contamos todos los detalles sobre este interesante proceso:

La potabilización del agua es un proceso por el que se realiza el tratamiento del agua con el objetivo de convertirla en apta para su consumo sin que presente ningún tipo de riesgo para la salud.

Este procedimiento consiste en eliminar las sustancias que resultan tóxicas como pueden ser el cromo, el plomo o el zinc, así como algas, arenas o las bacterias y virus. De esta forma, eliminando todos los elementos que puedan ser peligrosos para la salud, se puede potabilizar todo tipo de agua desde la procedente de un pozo hasta la del mar o la lluvia.

Para que el agua se convierta en potable y pueda ser consumida por el ser humano, debe recibir un tratamiento que siga una serie de estándares para conseguir la calidad perfecta del agua que son determinadas por las autoridades locales e internacionales. En definitiva, la potabilización del agua supone un procedimiento fundamental para asegurar que toda la población tenga acceso a este recurso vital.

¿Dónde se potabiliza el agua?

La potabilización del agua se lleva a cabo en unas instalaciones específicas, conocidas como plantas potabilizadoras, aunque su nombre técnico es “Estación de Tratamiento de Agua” (ETAP).

potabilización del agua

El proceso puede variar en función de las condiciones naturales del territorio:

  • Si la fuente del agua es superficial -río o lago-, el tratamiento consiste en un proceso de separación de ciertos componentes del agua natural, seguido de la eliminación de impurezas, la filtración y la desinfección con cloro u ozono.
  • Si el agua que debe ser potabilizada tiene presencia de sales y/o metales pesados el proceso es mucha más complicado y costosos debido a la peligrosidad de esos elementos.
  • En zonas con escasez de recursos hídricos, así como en las costeras, se puede obtener agua potable por desalinización mediante ósmosis inversa o destilación.

¿Cómo se potabiliza el agua? 

El proceso de potabilización del agua está formado por seis etapas diferentes a través de las cuales se purifica el agua para eliminar cualquier muestra de color, sabor u olor. A continuación, se detallan cada una de las fases necesarias para lograr esta potabilización:

  1. Pretratamiento del agua: Para empezar, se eliminan elementos sólidos de gran tamaño con la colocación de una reja que evita que se filtren peces o ramas. Después, con la ayuda de un desarenador, se separa la arena del agua para evitar que pueda dañar las bombas de la planta potabilizadora. En esta etapa también se lleva a cabo una predesinfección para destruir algunas sustancias orgánicas
  2. Coagulación-Floculación: Las bombas de baja presión transportan el agua a una cámara de mezcla. Ahí se incorporan los componentes para la potabilización del agua. En esta fase se ajusta el pH añadiendo ácidos y agentes coagulantes.
  3. Decantación: En el decantador se lleva a cabo la separación mediante la gravedad de las partículas en suspensión que transporta el agua. Los sedimentos nocivos más densos se quedan en el fondo, donde se eliminan; los menos densos, continúan disueltos en el agua decantada.
  4. Filtración: Se hace pasar el agua por un medio poroso que elimina los sedimentos menos densos para terminar de colar impurezas. Existen diferentes tipos de filtros y pueden ser abiertos y por gravedad, o cerrados y a presión.
  5. Desinfección del agua: Para que desaparezca cualquier tipo de bacteria o virus, se añade cloro. La exclusión de agentes patógenos de aguas subterráneas o manantiales naturales se puede conseguir también a través de la irradiación de rayos ultravioletas o con la aplicación de ozono.
  6. Análisis: Una vez finalizadas las cinco etapas anteriores en la ETAP, se realizan diversos análisis del agua para asegurarse de que el proceso de potabilización ha sido un éxito. El agua potable debe ser incolora, inodora e insípida y cumplir con la reglamentación vigente de cada país.

 



configDate =
cookieDate =

Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de Política de cookies.

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

Permiten que la publicidad que te mostramos sea personalizada y relevante para ti. Gracias a estas cookies no verás anuncios que no te interesen.

Dispones de una publicidad adaptada a ti y a tus preferencias.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: