Campus logo
Aquae

¿Qué sucede cuando se abre un huevo debajo del agua?

Más de una vez te habrá ocurrido que se te ha caído un huevo al suelo. Seguro que tras caer, se habrá expandido por el suelo creando una mancha en el suelo. ¿Te imaginas abrir un huevo y que se mantenga en una esfera irrompible? Toma nota, porque esta semana te enseñaremos el experimento del huevo en el agua.

Esta semana te traemos el sencillo experimento del huevo y el agua. ¿Cuál es el objetivo? Saber qué ocurre cuando se abre un huevo en el agua. ¡Empezamos!

Materiales

  • Un vaso de agua.
  • Un huevo.

Experimento del huevo y del agua

  1. Llena un vaso de agua.
  2. Coge un huevo, rómpelo y vierte su contenido en el interior.
  3. Remueve la clara del huevo con el dedo hasta que desaparezca.
  4. ¡El huevo se mantiene en una esfera perfecta! Tócalo para ver cómo no se rompe.

Explicación

En otras ocasiones, hemos conseguido hacer caer a huevos desde 50 centímetros y evitar que se rompan gracias al agua y sal. En este experimento del huevo y el agua, lo que hemos logrado es conseguir que el huevo se convierta en una esfera perfecta. ¿Cómo se explica qué ocurre cuando se abre un huevo en el agua?

La explicación es muy sencilla. En ausencia de fuerzas exteriores, una masa de líquido tenderá a adquirir aquella forma en la que la superficie sea lo más pequeña posible para un volumen dado. El huevo, al estar dentro del agua, no se encuentra afectado por la gravedad de la misma manera que cualquier objeto fuera del agua. Debido a ello, el huevo adapta la forma en la que la superficie es menor en la relación al volumen: la esfera. Por ese motivo, es posible tocar el huevo sin hacer que se rompa.

Qué ocurre cuando el huevo se abre debajo del agua

Si cascamos un huevo en las profundidades del agua, éste no pierde inmediatamente su estructura como lo hace al aire libre. Por el contrario, el agua circundante asume el papel de la cáscara del huevo, ejerciendo suficiente presión hacia adentro sobre el huevo (2.8 veces la presión atmosférica, para ser exactos). Esto hace que el huevo se mantenga intacto.

Sin embargo, si el experimento se realizara en las profundidades marinas, la presión sería demasiado intensa y el huevo eventualmente explotaría por sí solo. Como norma general, la presión aumenta aproximadamente una atmósfera por cada 10 metros de profundidad del agua. A una profundidad de 5.000 metros la presión será de aproximadamente 500 atmósferas. O, lo que es lo mismo, 500 veces mayor que la presión al nivel del mar.

¿Es la presión en el mar siempre una amenaza?

Al nivel del mar, no sentimos la presión porque los fluidos de nuestro cuerpo empujan ejercen sobre el exterior la misma fuerza a la que estamos expuestos. Sin embargo, si te sumerges en el océano, verás que empezarás a notar cómo la presión aumenta considerablemente. Notamos un aumento de la presión en nuestros tímpanos. Esto se debe a un aumento de la presión hidrostática, la fuerza que ejerce un líquido sobre un objeto. Cuanto más profundo nos sumergimos en el mar, mayor es la presión del agua que nos empuja.

Como hemos podido aprender en el experimento del huevo y el agua, la presión hidrostática puede suponer una amenaza. En el caso del ser humano, éste no puede estar sometido a grandes cambios de presión. Por el contrario, muchos animales que viven en el mar no tienen ningún problema con la alta presión. Las ballenas, por ejemplo, pueden soportar cambios drásticos de presión porque sus cuerpos son más flexibles. Sus costillas están unidas por cartílago suelto y flexible, lo que permite que la caja torácica colapse a presiones que romperían fácilmente nuestros huesos. Los pulmones de una ballena también pueden colapsar de forma segura bajo presión, lo que evita que se rompan.

El origen de este experimento

Este experimento del huevo y el agua que has realizado gracias a Fundación Aquae viene inspirado por otro experimento más complejo. El Instituto de Ciencias Oceánicas de las Bermudas (BIOS) llevó a cabo un vídeo para demostrar lo fuerte que es la presión debajo del agua.

Sigue aprendiendo

Como habrás podido observar, en muchas ocasiones, tan solo necesitamos objetos cotidianos para poner a desafiar expandir nuestro conocimiento. Existen infinidad de experimentos que se pueden realizar con objetos cotidianos y que pueden ser de gran utilidad para comprender cómo funcionan las leyes de la física. Por ejemplo, ¿te imaginas crear un huevo metálico?  En nuestra página web descubrirás una gran cantidad de experimentos científicos con los que podrás poner a prueba todo lo que sabes sobre ciencia.