Campus logo
Aquae

El experimento de la vela que hace subir el agua

Con sólo una vela y agua podemos crear un sorprendente efecto con el que podemos observar los efectos de la presión atmosférica. Si quieres saber por qué sube el agua no te lo puedes perder. ¡Ver para creer!

A través de este experimento casero verás los increíbles efectos de la presión atmosférica. En este caso, conseguiremos que una vela apagada haga subir el agua que hay en el exterior para compensar la falta de oxígeno. Parece magia, pero se llama ciencia. Descubre cómo hacerlo fácilmente desde casa.

Materiales

  • Una botella o tarro transparente
  • Jarra con agua
  • Un plato hondo
  • Vela alargada
  • Cerillas o mechero

La vela que hace subir el agua

  1. Llenamos la mitad del plato con agua.
  2. A continuación, pon la vela en el medio del plato y enciéndela. Recuerda siempre realizar este tipo de experimentos con la supervisión de un adulto.
  3. Por último, coloca la botella boca abajo, tapando la vela encendida.
  4. ¿Qué sucede? Verás que el agua empieza a subir poco a poco en cuanto la mecha de la vela se apaga.

Explicación

¿Cómo es posible que la vela haga subir el agua? Con este experimento hemos puesto puesto a prueba la fuerza de la presión atmosférica, que nos da las claves de este curioso fenómeno. La presión atmosférica es la fuerza que ejerce la atmósfera sobre los cuerpos aunque no es siempre la misma en todos los lugares del planeta. No obstante, cuando existen diferentes presiones en un mismo lugar, éstas tienden a igualarse. A través de este fácil ejercicio lo hemos podido comprobar fácilmente.

En cuanto ponemos la botella boca a bajo, estamos privando a la vela del elemento químico que necesita para continuar la combustión: el oxígeno. De esta manera, la vela se apaga porque se ha agotado el oxígeno de su entorno. Sin la combustión, la llama desaparece y, con ella, los gases del interior de la botella se enfrían rápidamente. Esto provoca una bajada de presión que hace que la vela apagada ayude a subir el agua. Como la presión en el interior de la botella es inferior a la presión atmosférica, el agua del plato sube lentamente. Este proceso comprime el aire del interior de la botella hasta que la presión de fuera y de dentro de la botella queda igualada.

Cómo se mide la presión atmosférica

Después de ver en este experimento cómo la vela es capaz de subir el agua dentro de la botella, vamos a entender mejor el proceso que permite que esto ocurra. Hablamos, como ya avanzábamos, de la presión atmosférica. El aire que respiramos tiene peso y ejerce una presión contra todo lo que está a su alrededor. Esa presión se llama presión atmosférica. Es la fuerza que ejerce el aire sobre una superficie cuando la gravedad la empuja hacia el centro gravitatorio de la Tierra.

Para medir la presión atmosférica utilizaremos generalmente un barómetro. En un barómetro, una columna de mercurio en un tubo de vidrio sube o baja a medida que cambia el peso de la atmósfera. En el mundo de la metereología, la presión atmosférica se describe en función de la altura del mercurio. ¿Cómo se mide la presión atmosférica?

Una atmósfera (atm) es una unidad de medida igual a la presión del aire promedio al nivel del mar a una temperatura de 15 grados Celsius. Una atmósfera equivale a 1.013 milibares o 760 milímetros de mercurio.

La presión atmosférica juega un papel esencial

Entonces, ¿cómo se relaciona la presión atmosférica con los patrones climáticos? La fuerza que ejerce una masa de aire es creada por las moléculas que la componen y su tamaño, movimiento y número presentes en el aire. Estos factores son importantes porque condicionan la temperatura y densidad del aire y, por tanto, su presión.

El número de moléculas de aire sobre una superficie determina la presión del aire. A medida que aumenta el número de moléculas, estas ejercen más presión sobre una superficie y aumenta la presión atmosférica total. Por el contrario, si el número de moléculas disminuye, también lo hace la presión del aire.