×

Sede central. Paseo de la Castellana, 259C.
28046 Madrid
T. 913 075 725
fundacionaquae@fundacionaquae.org

Oficina en Madrid. Santa Leonor, 39.
28037 Madrid
T. 913 621 024
fundacionaquae@fundacionaquae.org


El estrés hídrico extremo afecta a una cuarta parte de la población mundial

Un nuevo informe revela que una cuarta parte de la población mundial repartida en 17 países vive en regiones con un estrés hídrico extremadamente alto, a partir de la medida del nivel de competencia por los recursos hídricos.

Los expertos del World Resources Institute (WRI) han advertido que el aumento del estrés hídrico podría conducir a más "Day Zero", un término que surgió tristemente en el año 2018 cuando la Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, estuvo a punto de quedarse sin abastecimiento de agua. Conclusión a la que han llegado a través de una clasificación del estrés hídrico, el riesgo de sequía y el riesgo de inundación fluvial.

El agua importa

Según el WRI, Qatar, Israel y el Líbano son los países con mayor escasez de agua en el mundo. En cuanto a las regiones con mayor escasez de agua en el mundo, Badghis, en Afganistán, y Gaborone y Jwaneng, en Botswana, encabezan el ranking. Para WRI, los datos de la investigación revelan una crisis mundial del agua que requiere una mejor información, planificación y gestión del agua. De los 17 países de alto riesgo, 12 se encuentran en Medio Orienta y África del Norte. "El agua importa", dijo Betsy Otto, directora global de agua de WRI. "Actualmente nos enfrentamos a una crisis mundial del agua. Nuestras poblaciones y economías están creciendo y exigen más agua. Pero nuestro suministro está amenazado por el cambio climático, el desperdicio de agua y la contaminación”.

La organización comparó el agua disponible con la cantidad extraída para hogares, industrias, riego y ganado. En los 17 países que enfrentan un estrés hídrico extremadamente alto, se descubrió que la agricultura, la industria y los municipios utilizan hasta el 80% de las aguas superficiales y subterráneas disponibles en un año. Cuando la demanda supera a la oferta, incluso durante pequeños períodos de sequía, lo cuales aumentarán debido a la crisis climática, se pueden producir graves consecuencias.

Algunos datos preocupantes

India, un país con alrededor de 1.300 millones de personas, ocupa el puesto 13 del informe, algo tan sorprendente como alarmante. El año pasado, la ciudad india de Channai, se hizo famosa por unas imágenes satélites que mostraban un lago vacío de la ciudad: "la reciente crisis del agua en Chennai atrajo la atención mundial, pero varias áreas de la India también están experimentando un estrés hídrico crónico", dijo Shashi Shekhar, exsecretaria del Ministerio de Recursos Hídricos de la India y miembro de la IRG.

Aunque los Estados Unidos no tenían altos niveles de estrés hídrico, en general, se ha encontrado que diversos estados, como Nuevo México y California, se enfrentan a importantes tensiones en sus suministros de agua que pueden intensificarse con el calentamiento global.

La escasez de agua

La investigación ha enfatizado que, aunque las consecuencias de la sequía a menudo son invisibles, en verdad son de gran significancia y pueden causar miseria de manera lenta. Así, el informe advierte sobre otros problemas sociales y políticos relacionados con la escasez de agua.

En todo el mundo, el estrés en los suministros de agua puede exacerbar los conflictos y la migración, amenazar los suministros de alimentos y presentar riesgos para las industrias dependientes del agua, incluidas la minería y la fabricación.

La imagen es alarmante en muchos lugares del mundo, pero es muy importante tener en cuenta que el estrés hídrico no es el destino final de esta situación. Pero lo que no podemos permitirnos es fingir que la situación se resolverá sola", dijo Otto, quien añade que, “con respecto al cambio climático, sabemos que en muchos lugares lo que vamos a ver es una hidrología más errática, más impredecible. Demasiada agua o muy poca, a menudo en los mismos lugares ".