Causas de la escasez de agua en el mundo

La demanda mundial de agua se ha estimado en alrededor de 4.600 kilómetros cúbicos al año y se prevé que aumente un 20-30%. Es decir, para el año 2050 estaremos consumiendo 5.500-6.000 kilómetros cúbicos al año. Son datos del Informe Mundial de Naciones Unidas sobre desarrollo de Recursos Hídricos.

Existen diferentes causas de la escasez de agua en el mundo, muchas de las cuales dependen de la sobreexplotación de recursos provocada por los procesos agrícolas y productivos. El estrés hídrico afecta cada vez a más personas –tanto en países desarrollados como en vías de desarrollo– en todo el mundo. Tanto es así, que se estima que la escasez de agua en el futuro afectará a siete mil millones de personas. A continuación veremos las claves.

El estrés hídrico en el futuro

El uso global del agua se ha multiplicado por seis en los últimos 100 años y continúa creciendo de manera constante a una tasa aproximada del 1% anual. Se prevé que el uso de agua siga aumentando a nivel mundial en función del aumento de población, el desarrollo económico y los patrones de consumo cambiantes, entre otros factores. Pero esto conllevará el empeoramiento de la calidad de vida en lugares donde el acceso al agua ya supone es un problema y comenzará a serlo en algunas regiones donde todavía no lo es.

Se calcula que la población mundial aumentará de los 7.700 millones registrados en el 2017 a entre 9.400 y 10.200 millones para el año 2050. Dos tercios de la población vivirán en ciudades. Más de la mitad de este crecimiento previsto tendrá lugar en África, cuya población aumentará en 1.300 millones de personas. Por su parte, la población de Asia crecerá en 750 millones, lo cual la convertirá en el segundo mayor contribuyente al aumento de población en el futuro.

Además, durante el mismo período (2017-2050), se espera que el producto interior bruto (PIB) a nivel mundial aumente 2,5 veces, según la OCDE. Aunque la demanda mundial de agua seguirá creciendo durante las próximas dos décadas con grandes diferencias entre y dentro de los países. De este modo, se estima que siete mil millones de personas padecerán escasez de agua en 2050, según un informe de Naciones Unidas publicado con motivo del Foro Mundial del Agua.

Se prevé que la demanda mundial de producción agrícola y energética, que requieren un uso intensivo de agua, aumente aproximadamente en un 60% y 80% respectivamente para el año 2025.

Causas de la escasez de agua

El agua en agricultura e industria

La agricultura es una de las principales causas de la escasez de agua en el mundo. Esta actividad representa aproximadamente el 70% de las extracciones de agua a nivel mundial. La gran mayoría del agua que se extrae se utiliza para el riego. Dicho esto, la eficiencia de las diferentes técnicas de riego también tendrá un impacto directo en el uso general del agua. Por ello, no todas impactarán de la misma manera en la escasez de agua en el futuro. La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) estimó un aumento de las extracciones de agua para riego del 5,5% para el período 2008-2050.

 


Photo by Ian Turnell from Pexels

 

Por otra parte, el uso del agua por parte de la industria representa aproximadamente el 20% de las extracciones globales. Está predominantemente destinado a la producción de energía. Esta actividad económica es responsable de alrededor del 75% de las extracciones de agua de este sector. El 25% restante se destina a la producción.

El uso doméstico, causa de la escasez de agua

La demanda hídrica para uso doméstico también es una de las causas de la escasez de agua en el mundo. Esta actividad representa aproximadamente el 10% restante de las extracciones mundiales de agua. Así, se espera que la escasez de agua en el futuro debido al consumo doméstico aumente significativamente durante el período de 2010 a 2050. Esto se aplica a casi todas las regiones del mundo, con la excepción de Europa Occidental, donde se mantiene constante.

Al mismo tiempo, las dificultades de acceso hídrico también se están intensificando debido al calentamiento global. Este fenómeno hace que, en general, las regiones húmedas se vuelvan más húmedas y las regiones secas, más secas.

Estos aspectos sobre los patrones demográficos y de consumo ponen de manifiesto la necesidad de una planificación inmediata y la estratégica del uso del agua. Es preciso el compromiso global de una gestión sostenible de este bien, de cuyo acceso dependen tantas vidas.

Fuente: WWAP (Programa Mundial de las Naciones Unidas de Evaluación de los Recursos Hídricos)/ONU-Agua. 2018. Informe Mundial de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos 2018: Soluciones basadas en la naturaleza para la gestión del agua. París, UNESCO.