Conoce qué es la biodiversidad y sus tipos

La biodiversidad abarca las diferentes formas en que se manifiesta la vida, y los escenarios donde se desarrolla. Descúbrela, y conoce su importancia y por qué debemos contribuir a protegerla.

Nuestro planeta irradia vida. Todo lo que nos rodea está vivo, desde la planta más pequeña hasta el animal más grande. No obstante, la vida no se limita a los seres vivos que se mueven y respiran. Los bosques, los mares, los océanos, las montañas y cualquier escenario donde las especies se desarrollen están llenos de vida. A este conjunto de elementos que interactúa entre sí y que crea un delicado equilibrio ecológico se conoce como biodiversidad. ¿No sabes lo que es la biodiversidad?

¿Qué significa biodiversidad?

«Biodiversidad» fue un término acuñado en 1986 y que viene de la combinación de las palabras «diversidad biológica». Esta es entendida como la variedad de vida que existe en nuestros ecosistemas.

Este término abarca las diferentes formas como se manifiesta la vida, representada en todo lo que nos rodea: animales, insectos, anfibios, plantas y hongos, así como en aquella vida que no percibimos, como las bacterias, virus y microorganismos. Asimismo, los escenarios donde esta vida se desarrolla son considerados biodiversidad.

A través de ella, el planeta brinda las condiciones necesarias para que se sustente la vida y a partir de esto, las especies interactúan con el ecosistema que las rodean para nacer y desarrollarse. Este proceso genera un ciclo sin fin donde el crecimiento y evolución natural son un proceso recíproco y donde la vida genera más vida de una forma balanceada y equilibrada.

Tipos de Biodiversidad

Ahora que sabes qué es la biodiversidad, debes saber que existen tres tipos de biodiversidad:

– La diversidad genética, que nos indica que cada ser vivo, animal o vegetal, es único, gracias a la composición genética de cada uno de ellos. Lo que da pie a miles de combinaciones posibles, donde ninguna podrá repetirse. Mientras más variada sea una especie, mayor será su posibilidad de perpetuarse.

– Diversidad de especies, abarca a las distintas especies que poseen características comunes que les permite interactuar y vivir en un ecosistema determinado. Por ejemplo, si pensamos en un río de agua dulce, veremos que las plantas, los árboles, las rocas, los peces, los pájaros, los insectos y los anfibios que, gracias a sus cualidades, allí habitan, son parte de la diversidad de especies de ese ecosistema.

– Diversidad de ecosistemas, describe áreas geográficas específicas, las cuales cuentan con características únicas que permiten el crecimiento y el sustento de un grupo de especies, que dependen directamente del ecosistema donde se encuentran. Existen dos tipos de ecosistemas: el ecosistema terrestre, que abarca bosques, sabanas, desiertos, montañas, selvas, etc., y el ecosistema marino, que incluye lagos, ríos, lagunas, mares, arrecifes, fosas marinas, océanos, etc.

Conoce qué es la biodiversidad y sus tipos

Una biodiversidad bajo amenaza

Durante los últimos 50 años, la biodiversidad se ha visto terriblemente afectada por muchos factores externos, entre los que destacan: cómo afectan las actividades humanas a la biodiversidad, la contaminación, el calentamiento global y el cambio climático.

Desde siempre, el hombre ha sacado provecho de los recursos naturales para garantizar su supervivencia. Sin embargo, durante el último siglo, el uso desmedido de los recursos del planeta ha provocado la pérdida de cientos de ecosistemas, así como la alteración o extinción de la biodiversidad allí existente.

La tala desmedida de árboles, la pesca desmesurada, la deforestación de tierras con fines agrícolas, el uso excesivo del plástico, la contaminación de los mares, la aplicación de técnicas de cultivo que erosionan los suelos, entre muchos otros factores, ha alterado drásticamente el ciclo de vida del planeta. Esto ha dado paso a zonas áridas, a la disminución de los recursos alimenticios, a la escasez de agua, al desplazamiento de los animales y a la aparición de especies invasoras.

Aunado a esto, el calentamiento global ha enfermado gravemente al planeta, trayendo como consecuencia:

– Grandes sequías.

– Cambios bruscos de temperatura (alcanzando niveles nunca vistos).

– Incendios forestales cada vez más frecuentes e intensos.

– Desaparición masiva de especies animales y vegetales.

– Derretimiento de los polos y de los glaciales.

– Aumento del nivel del mar (causando inundaciones y tsunamis).

Todo esto, ha producido profundos cambios en la Tierra y, de continuar así, mucha biodiversidad, que hoy en día está amenazada, desaparecerá para siempre, trayendo consecuencias devastadoras para la vida tal como la conocemos.

Importancia de la biodiversidad

Debemos tener presente que la biodiversidad es un recurso estratégico para los humanos y un elemento esencial para el planeta, incluso podemos considerarla su espina dorsal. Gracias a ella, es posible mantener el desarrollo económico y social de las naciones y, al mismo tiempo, la vida el planeta. Todo esto es gracias a los innumerables beneficios que proporciona sin que nos demos cuenta:

– Los bosques regulan el clima y las temperaturas.

– Las abejas polinizan el planeta.

– Los arrecifes albergan una cuarta parte de las especies marinas del mundo, y protegen la costa de las olas, de tormentas y tsunamis.

– Los manglares capturan el dióxido de carbono de la atmósfera.

– Las plantas generan oxígeno, siendo la Amazonia uno de los pulmones naturales más importantes del planeta.

– Los recursos naturales generan alimentos y materia prima.

Por estas y muchas otras razones, es necesario mantener y proteger la biodiversidad existente. Haciendo un uso sustentable o consciente de sus recursos y generando medidas de protección que garanticen que el delicado balance natural será restaurado, y que dejaremos un planeta vivo a las generaciones futuras.

 



configDate =
cookieDate =

Configuración de cookies

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Nos ayudan a proteger tu privacidad o darte acceso seguro con tu usuario a https://www.fundacionaquae.org. Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Recogeremos tu elección anónimamente. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de Política de cookies.

(Tardarás aproximadamente 4 minutos)

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

Permiten que la publicidad que te mostramos sea personalizada y relevante para ti. Gracias a estas cookies no verás anuncios que no te interesen.

Dispones de una publicidad adaptada a ti y a tus preferencias.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: