Consejos para cuidar los ecosistemas

Nuestro planeta está compuesto por diferentes tipos de entornos naturales que engloban multitud de seres vivos. A estos ambientes se les conoce como ecosistemas y son el soporte de vida para el ser humano. Cuidar y proteger los ecosistemas es tarea de todos. Desde Fundación Aquae te recomendamos poner en práctica una serie de acciones al alcance de todos para conservar nuestra naturaleza.

Conocer cómo funciona la biodiversidad y sus interacciones con el medio es clave para entender la importancia de cuidar los ecosistemas. Y es que no contar con ecosistemas saludables repercute en nuestro equilibrio medioambiental perjudicando seriamente la salud de nuestro planeta y, particularmente, la del ser humano.

¿Qué son los ecosistemas?

En primer lugar, es importancia conocer qué es un ecosistema. Pues bien, la Organización de Naciones Unidas lo define como un conjunto de componentes vivos (animales, plantas, microorganismos) y no vivos (suelo, clima…) que interactúan como unidad funcional en una zona determinada.

Pero está definición no siempre ha sido así. Ya en el siglo XVIII se buscaba definir al conjunto de organismos y hábitats del planeta. En 1930 se acuñó el primer concepto aproximado de lo que es un ecosistema, pero este solo tenía en cuenta a los seres vivos y el medio en el que habitan.

Cuidar los ecosistemas es proteger la salud del planeta

Por aquel entonces, no se hablaba de la interacción entre los individuos y el entorno. Sin embargo, la naturaleza es mucho más que un conjunto de organismos. Por eso, en 1935 cuando Arthur George, botánico y ecólogo, propuso una definición mucho más aproximada a lo que entendemos ahora por ecosistema. En ella, ya se empieza a hablar de las diferentes interacciones que tienen los organismos con el entorno y cómo la naturaleza tiene la capacidad de adaptarse a las circunstancias que en ella ocurren.

¿Por qué debemos cuidar nuestros ecosistemas?

2021 adquiere un carácter especial con respecto a los ecosistemas. Y es que el 5 de junio, coincidiendo con el Día Mundial del Medio Ambiente, se pone en marcha el Decenio de las Naciones Unidas sobra la Restauración de los Ecosistemas. Esta iniciativa surge a partir de que los expertos medioambientales hayan determinado que los próximos diez años serán fundamentales para prevenir, detener y revertir la degradación ambiental que sufren los diferentes entornos naturales.

Es momento de reflexionar y tomar conciencia. Si no somos capaces de cuidar y proteger nuestra naturaleza, podría volverse en nuestra contra. Evitar esto es tarea de todos. Por lo que, este decenio nos brinda la oportunidad de devolver la vida al mundo natural. Una vida que nos sustenta a todos y que, sin ella, no podríamos avanzar hacia un planeta más sostenible y equitativo.

Además, cuidar los ecosistemas se traduce en apostar por el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible establecidos en la Agenda 2030. Es luchar contra la pobreza, mitigar los efectos de la crisis climática, garantizar la seguridad alimentaria y conservar nuestra biodiversidad.

Pero no solo eso, disponer de entornos naturales sanos nos ayuda a proteger uno de los recursos más valiosos del planeta: el agua. Y es que, precisamente, ecosistemas como los bosques, praderas o humedales tienen una función muy importante en el ciclo mundial del agua.

Cuidar los ecosistemas al alcance de todos

Cada ecosistema tiene una función vital en el planeta. Los bosques, manglares y turberas son almacenes naturales de carbono que pueden absorber un tercio de las emisiones del planeta. Los suelos proporcionan alimentos por lo que dependiendo de su estado estos podrán ser de mayor o menor calidad. Y los mares y océanos no solo albergan una gran variedad de especies, sino también actúan como reguladores de nuestro clima.

Por estas y más razones, desde Fundación Aquae te animamos a tomar conciencia y firmar la paz con la naturaleza. Porque la solución esta en nosotros. A continuación, compartimos algunas recomendaciones para proteger y conservar los diferentes ecosistemas:

Consejos para cuidar los ecosistemas marinos: 

  • Reduce el consumo de plástico: este material ha inundado nuestra vida y es uno de los principales contaminantes del planeta. Cada año cerca de 8 millones de toneladas de plástico acaban en mares y océanos. Su reciclaje es clave. Trata de darle una segunda vida a esos envases de plástico o botellas.
  • Ayuda a cuidar las playas.
  • Reduce las emisiones de CO2: este consejo no solo ayudará a los ecosistemas marinos sino también al resto del planeta. Revisa tus hábitos y transformarlos en otros más sostenible. Puedes utilizar nuestra calculadora de carbono para conocer cuántos gases efecto invernadero emites.
  • Apuesta por la pesca sostenible: la sobre-pesca es una principales amenazas para miles de especies marinas. Y es que la desaparición de una especie repercute en el funcionamiento de un ecosistema alterándolo por completo.

Consejos para cuidar el suelo:

  • No utilices productos tóxicos: el uso de pesticidas para eliminar plagas se ha convertido en una de las mayores amenazas para el planeta. No solo afecta aumentando la contaminación atmosférica sino también tiene efectos negativos en la calidad y productividad del suelo.
  • Apoya la agricultura sostenible: existen multitud de iniciativas innovadoras que se valen de prácticas respetuosas con el planeta. Infórmate y apuesta por ellas. Un ejemplo de esto es el proyecto de Louise Mabulo promover la siembra y producción del cacao de forma sostenible.
  • Reforestar: plantar árboles es una forma de proteger nuestros ecosistemas y luchar contra el cambio climático. Fundación Aquae, con su proyecto “Sembrando Oxígeno”, contribuye al equilibrio ambiental mediante la reforestación de zonas que han perdido masa forestal.
  • Evita la compactación del suelo: esta impide el paso del agua y del aire provocando que las raíces no reciban oxígeno. De esa forma, la calidad del suelo será mayor y con ella la de nuestros cultivos.

Consejos para cuidar los bosques:

  • Digitaliza todo lo que puedas: cada año se talan 15.000 millones de árboles para la producción de papel, según Greenpeace. Esto provoca una alteración de los hábitats de miles de especies condenándolas a la extinción.
  • Protege la fauna y flora: disfruta de la naturaleza, pero sin dejar huella. Si vas de excursión al bosque respeta el entorno y déjalo todo como lo encontraste.
  • No hagas fuego en el bosque: los incendios forestales tienen un grave impacto en el medio ambiente. El cambio climático está provocando que estos cada vez sean más feroces y devastadores.
  • Colabora con acciones dedicadas a mantener limpia nuestra naturaleza: esto no solo ayudará a su conservación, también reducirá el riesgo de incendios forestales.

“Una vez que una especie se extingue ninguna ley puede hacerla regresar”. Así lo manifestó el ecólogo, Allen M. Salomon. Las especies animales y vegetales son las más perjudicadas y que más sufren la degradación de nuestra naturaleza. Y el ser humano es el principal responsable de esto.