Biomas marinos: qué son, características y tipos

A lo largo del estudio de la conformación de la naturaleza del planeta, los biomas han ido clasificándose de diferente manera. En general, hay tres grandes grupos: los biomas marinos, los de agua dulce y los terrestres. En este artículo hablamos sobre los biomas marinos, sus características y sus diferentes tipos.

Los biomas marinos son los más grandes de todos los existentes, dado que ocupan alrededor de tres cuartas partes de la superficie total del planeta. Son el hogar de muchos organismos diferentes que van desde el plancton más pequeño hasta los mamíferos de mayor tamaño. Otra de las características de los biomas marinos, terrestres o de agua dulce es que en ellos los seres humanos obtienen gran parte de su alimento.

En síntesis, un bioma, área biótica o paisaje bioclimático es aquella región de la superficie de la Tierra que presenta uniformidad en su clima, flora y fauna. De esta manera, constituye una zona identificable gracias al tipo y variedad de ecosistemas que la conforman y de la biodiversidad que albergan.

¿Cuáles son los diferentes tipos de biomas?

Los biomas se clasifican siguiendo diferentes sistemas, cada uno siguiendo sus propias reglas a partir de cuestiones físicas, geográficas, climáticas y bióticas. Pero, en términos generales, se puede hablar de tres tipos:

  • Biomas terrestres. Aquellos que tienen lugar sobre tierra firme, es decir, en alguna parte de la plataforma continental –sea en planicies, montañas o desiertos–.
  • Biomas marinos. Los que se encuentran en los depósitos de agua salada: mares, océanos y las costas continentales.
  • Biomas de agua dulce. Tienen lugar en lagos, ríos y resto de depósitos de agua dulce.

 

biomas marinos

 

Características de los biomas marinos

Son el bioma de mayor extensión en comparación con los otros tipos. Sus principales características son:

  • Presencia de agua salada en toda su área de distribución.
  • Se pueden distinguir tres grandes zonas estructuradas de manera vertical y que dependen de la cantidad de luz solar que reciben:
    • Zona eufótica –capa superior, la luz solar llega con relativa abundancia–.
    • Zona disfótica –capa a la que la luz solar llega débilmente–.
    • Zona afótica –capa situada a mayor profundad que no recibe luz solar y cuenta con pocos nutrientes, como las llanuras abisales–.
  • Diversos elementos físicos y químicos constituyen los principales componentes de los biomas marinos, tales como la concentración salina, el pH, y la temperatura. Todos ellos establecen unas condiciones específicas para el desarrollo de determinada flora y fauna en cada uno.
  • Otra de las características de los biomas marinos es que su flora y fauna se caracteriza por una gran riqueza de especies. Invertebrados, vertebrados y microorganismos comparten hábitats y recursos naturales a través de estrechas relaciones ecológicas que permiten el mantenimiento de cadenas tróficas y otras relaciones necesaria para su desarrollo y supervivencia.

Tipos de biomas marinos

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) establece los siguientes tipos de biomas marinos:

  • Biomas marinos costeros. Son aquellos ubicados en regiones costeras, entre áreas terrestres y acuáticas. Son biomas sensibles a los cambios ambientales debido a que en ellos actúan los vientos y las mareas. También por la exposición a la actividad humana y porque están muy afectados por el cambio climático.
  • Biomas de mar abierto y profundo. Estos biomas marinos corresponde a las aguas oceánicas en su totalidad. Poseen una biodiversidad de gran riqueza por la flora y la fauna que contienen, creando ecosistemas de gran importancia para el planeta. Pero son muy vulnerables debido a que necesitan unas condiciones ambientales muy precisas para poder funcionar de manera correcta. Las consecuencias del cambio climático son ostensibles en ellos.
  • Biomas marinos de islas oceánicas. El gran número de islas oceánicas conforman puntos de biodiversidad marina aisladas entre sí. Las condiciones climáticas son propias, algo que proporciona la existencia de especies de fauna y flora propias de cada isla. Unos ecosistemas de gran riqueza animal y vegetal que no pueden encontrarse en otros biomas.
  • Biomas marinos de corales tropicales. Los biomas compuestos por arrecife de coral se encuentran en grave peligro de extinción debido al cambio climático y a la presencia de microplásticos. Están en aguas templadas en regiones tropicales y sirven como refugio para millones de especies para las que sirven de hábitat natural.