10 claves para ayudar a la salud del planeta

Salvar el planeta es tarea de todos. No son necesarios grandes gestos para contribuir a preservar y proteger nuestra naturaleza. Debemos ser conscientes de la situación de emergencia climática que atravesamos y que pone en peligro la subsistencia de recursos naturales y de la biodiversidad. Pero también debemos pasar a la acción.

No estamos hablando de grandes acciones o decisiones más propias de países, hablamos de acciones cotidianas, de nuestro día a día, que sumadas individual y colectivamente pueden ayudar a construir un planeta más sostenible. Porque la salud del planeta está al alcance de todos.

Por esta razón, desde Fundación Aquae, y en nuestro compromiso por contribuir a la sostenibilidad del planeta para reducir los efectos del cambio climático, hemos recogido algunas de las acciones que recomiendan llevar a cabo desde el Programa de Medio Ambiente de Naciones Unidas. Poner en práctica todas ellas nos permitirán construir un futuro más sostenible y respetuoso con el medio ambiente.

Diez gestos para salvar el planeta

Evitar el uso del coche 

La movilidad sostenible es una alternativa para reducir la emisión de los gases de efecto invernadero y mejorar así, la calidad del aire. Según la Organización Mundial de la Salud, la contaminación del aire es ya un problema que afecta no solo a la salud de nuestros ecosistemas sino también a la propia salud humana. Y es que se estima que 7 millones de muertes ocurren cada año debido a este tipo de contaminación.

Dejar el coche y optar por alternativas de movilidad como andar, usar el transporte público, la bici o el patinete son una manera de ayudar a mejorar la calidad del aire que respiramos.

Ahorrar más agua y evitar su desperdicio

El agua es uno de los recursos más valiosos del planeta, pero también el más escaso. Para proteger este recurso natural evitar su consumo excesivo. Todos los consejos para ahorrar agua en casa son imprescindibles para que este recurso vital para nuestra vida no se agote.

Plantar árboles, sembrar oxígeno

Reforestar es una acción que contribuye a luchar contra el cambio climático. Y es que los árboles no solo nos proveen de oxígeno, sino también absorben CO2 mejorando la calidad del aire. Promover y fomentar su plantación es una forma de salvar el planeta y frenar la crisis climática.

Entre los gestos para cuidar el planeta, desde Fundación Aquae, llevamos a cabo ‘Sembrando Oxígeno’, una iniciativa que busca contribuir al equilibrio ambiental recuperando masa forestal y protegiendo nuestros ecosistemas.

Apostar por la energía verde

El uso que hacemos de la energía tiene un impacto en el planeta. Por un lado, es conveniente reducir el consumo eléctrico para disminuir el impacto ambiental. Y por otro,  debemos ser capaces de optar siempre las opciones más verdes y menos contaminantes.

Usar electrodomésticos eficientes 

Este gesto está muy vinculado con el anterior. Y es que los electrodomésticos que contribuyen a la eficiencia energética permiten un mayor ahorro de energía. En cualquier de los casos, deben usarse de manera racional.

Por ejemplo, no utilizar la lavadora y el lavavajillas hasta que estén a carga completa; trabajar con programas cortos siempre que sea posible. Limitar el uso de la secadora, debido a su alta emisión de CO2. El frigorífico es el electrodoméstico que más energía consume. Si tiene más de diez años es mejor sustituirlo por uno nuevo, que puede consumir incluso un 40% menos de energía.

El turismo sostenible para salvar el planeta

Nuestra forma de viajar también influye en la salud del planeta. Debemos ser capaces de revisar nuestra actividad turística con el fin de elegir aquellas opciones menos contaminantes con nuestro medio natural. Apostar por un turismo sostenible es una forma de que nuestro ocio no repercuta negativamente en la naturaleza.

Evitar los desperdicios alimentarios; consumir productos locales y de temporada

No desperdiciar alimentos es una de las acciones más sencillas que podemos llevar a cabo en nuestra misión de ayudar a proteger la salud del planeta. Puede resultar de gran ayuda para no comprar en exceso, planificar un menú semanal y ceñirse a él a la hora de comprar alimentos.

También debes considerar que el consumo de productos que son de temporada ya que el consumo de los que no lo son supone un gran gasto energético ya sea en el transporte, o en el uso de cámaras de refrigeración para su almacenaje y conservación, lo que a su vez supone gran cantidad de emisiones CO2.

Reducir el consumo

Reducir el consumo, ayuda a reducir la huella de carbono y la huella hídrica. Consumir con responsabilidad es esencial para ayudar al planeta.

Seguir las 3 “R” y evitar los plásticos

Si reciclas, ahorras energía, evitas la explotación de los recursos naturales, y reduces la contaminación y el impacto medioambiental.

Pero, además, las otras dos erres, reducir y reciclar, resultan igual de importantes. Con la primera el objetivo es consumir menos y con la segunda se trata de ampliar la vida de uso de los objetos. Y, por supuesto hay que evitar el uso de plásticos no reutilizables, ya que son altamente contaminantes para el planeta, y muy especialmente para ríos, mares y océanos.

Regular la climatización y usar bombillas y tubos LED

Tanto los aires acondiciones como las calefacciones son altamente contaminantes. Su uso debe ser racional y siempre adecuado a las temperaturas recomendadas. Siempre que se pueda se deben utilizar bombillas LED ya que son las más eficientes, duran más y son las más respetuosas con el medio ambiente.