Campus logo
Aquae

La huella hídrica, clave para la sostenibilidad

¿Sabían que detrás de lo que consumimos hay un gasto de agua? Eso es la huella hídrica. Ruth Mathews , directora ejecutiva de Water Foodprint Netwrok, explica qué es la huella hídrica y por qué es importante. Mathews destaca que conocer cuál es el gasto de agua de todo aquello que consumimos resulta fundamental para reducir nuestro impacto en el medio ambiente.

El agua es uno de los recursos más valiosos del planeta. Conocer qué es la huella hídrica y cuánta cantidad de agua gastamos resulta fundamental para tomar decisiones que logren un planeta más sostenible. Todas nuestras acciones y productos que consumimos implican tanto directa como indirectamente un consumo de agua.

Water Footprint Network es una comunidad internacional que ayuda a empresas, organizaciones, ONG’s y gobiernos a usar de forma correcta el agua y a dar a conocer la Huella Hidrica. El principal objetivo de Water Footprint Network es promover la transición sostenible y responsable de este recurso hídrico.

A lo largo de esta entrevista, Ruth Mathwes explica las diferentes iniciativas que se llevan a cabo desde Water Footprint Network y por qué es importante tomar conciencia sobre el ahorro de este recurso natural que nos brinda el planeta.

¿Qué es la huella hídrica?  

El término “huella hidríca” tiene su origen en el concepto que el investigador John Anthony Allan, del King’s College de Londres, acuñó como “Agua Virtual” que definía el volumen de agua necesaria para la elaboración de un producto o para facilitar un servicio particular.

No fue hasta 2002 cuando los investigadores de la Universidad de Twente (Países Bajos) Arjen Hoekstra y Mesfin Mekonnen utilizaron el concepto “Huella Hídrica”. Fue en este momento cuando se sentaron las bases para una investigación que dio pie a iniciativas como la de la Water Footprint Network (WFN) que tiene como fin medir el impacto humano en los recursos hídricos del planeta.

En definitiva, la huella hídrica es el indicador medioambiental que define el volumen de agua dulce total usada para producir bienes y servicios. Gracias a su cálculo ha aumentado la conciencia del impacto de la actividad económica y de los hábitos de consumo sobre el agua.

¿Qué debemos hacer para reducir nuestra huella? 

Es importante optimizar el uso del agua en los hogares, pero no suficiente. Como consumidores debemos ser consciente que el consumo de determinados alimentos y otro tipo de productos tienen diferentes procesos de producción por lo que no poseen la misma huella hídrica. Por ejemplo, trata de no desperdiciar alimentos o reduce el consumo de carne, dado que requiere de más agua y combustibles fósiles que otros alimentos como verduras o legumbres.

Otra recomendación que ayudará a reducir nuestra huella hídrica es no beber agua embotellada ya que la producción de plásticos supone una lacra para nuestro medio ambiente. Su consumo supone un aumento de la contaminación, sobre todo, en mares y océanos.

En Fundación Aquae contamos con nuestra propia calculadora de huella hídrica donde podrás saber tu gasto de agua.