¿Para qué se puede usar el agua reciclada?

El agua tratada para el consumo humano realmente acaba siendo usada para muchas cosas como la lavadora, la ducha, el aseo.

El agua tratada para el consumo humano realmente acaba siendo usada para muchas cosas como la lavadora, la ducha, el aseo. Un 10% del agua tratada es realmente usada para beber y cocinar. La que necesita ser totalmente potable. El resto podría ser agua. Sin más. Agua reciclada.

Muchas ciudades están reciclando el agua para el regadío o usos industriales y otras ciudades están dando un paso más reciclando el agua totalmente y volviendo a usarla para el consumo humano. La imagen que mejor ilustra esto es la del agua del baño que luego volvemos a beber. Los procesos de filtrado son totalmente eficientes en el reciclado del agua para su consumo humano pero siempre queda un poco la duda de cuanto de sano es este proceso. No hay lugar a dudas. Cada vez más ciudades optan por este método de tratamiento del agua por razones económicas y medio ambientales.

Entre otras ciudades que implementan este tipo de técnicas están:

  • San Diego
  • Singapur
  • Namibia
  • Los Angeles

En algunos casos, el agua reciclada se vierte al suelo, para que una vez filtrada de forma natural, vuelva a las tuberías de las ciudades.

El agua reciclada

La reutilización puede incluir el riego de jardines y campos agrícolas o la reposición de aguas superficiales y subterráneas (es decir, recarga de aguas subterráneas). El agua reutilizada también puede destinarse a satisfacer ciertas necesidades en residencias (por ejemplo, la descarga de inodoros), empresas e industrias, e incluso podría tratarse para alcanzar los estándares de agua potable. Esta última opción se denomina “reutilización potable directa” o “reutilización potable indirecta”, según el enfoque utilizado.

Recuperar agua para aplicaciones de reutilización en lugar de utilizar suministros de agua dulce puede ser una medida de ahorro de agua. Cuando el agua usada finalmente se descarga nuevamente en fuentes de agua naturales, aún puede tener beneficios para los ecosistemas. Y es  que mejora el flujo de los arroyos, nutre la vida vegetal y recarga los acuíferos, como parte del ciclo natural del agua.

La reutilización de aguas residuales es muy habitual

Se utiliza para el riego, especialmente en los países áridos. La reutilización de las aguas residuales como parte de la gestión sostenible del agua permite que el agua siga siendo una fuente alternativa de agua para las actividades humanas. Esto puede reducir la escasez y aliviar las presiones sobre las aguas subterráneas y otros cuerpos de agua naturales. Otro aspecto potencialmente positivo es el contenido de nutrientes en las aguas residuales, que podría reducir la necesidad de otros fertilizantes.

Los inconvenientes o riesgos que se mencionan a menudo incluyen el contenido de sustancias potencialmente nocivas como bacterias, metales pesados ​​o contaminantes orgánicos (incluidos productos farmacéuticos, productos para el cuidado personal y pesticidas). El riego con aguas residuales puede tener efectos tanto positivos como negativos en el suelo y las plantas, dependiendo de la composición de las aguas residuales y de las características del suelo o de la planta.

Beneficios

El reciclaje de agua, como fuente alternativa de agua, puede proporcionar importantes beneficios económicos, sociales y ambientales, que son motivadores clave para implementar dichos programas de reutilización. Específicamente, en la agricultura, el riego con aguas residuales puede contribuir a mejorar los rendimientos de la producción, reducir la huella ecológica y promover beneficios socioeconómicos. Estos beneficios incluyen:

  • Mayor disponibilidad de agua.
  • Sustitución del agua potable: mantener el agua potable para beber y el agua recuperada para uso no potable (es decir, industria, limpieza, riego, usos domésticos, descarga de inodoros, etc.).
  • Reciclar agua reduce de la sobreextracción de aguas superficiales y subterráneas.
  • Reducción del consumo de energía asociado con la producción, el tratamiento y la distribución de agua en comparación con el uso de recursos de aguas subterráneas profundas, la importación de agua o la desalinización.
  • Costos de fabricación reducidos por el uso de agua recuperada de alta calidad.
  • Aumento de la producción agrícola (es decir, rendimiento de los cultivos).
  • Reducción de la aplicación de fertilizantes.
  • La reutilización del agua aporta mayor protección ambiental mediante la restauración de arroyos, humedales y estanques.
  • Aumento del empleo y la economía local (por ejemplo, turismo, agricultura).
  • Reducción de las cargas de nutrientes a las aguas receptoras (es decir, ríos, canales y otros recursos hídricos superficiales).