Alternativas sostenibles al papel higiénico

El papel higiénico es un elemento muy presente en los cuartos de baños y su uso está muy extendido, sobre todo desde finales del siglo XIX, cuando se comercializó en forma de rollo, aunque su utilización data de siglos atrás. Sin embargo, existen alternativas para el papel higiénico más ecológicas y saludables. Te las presentamos.

Las alternativas al papel higiénico son parte de las aportaciones para conseguir un mundo más sostenible. Esto se debe a que tanto su producción como su uso resultan muy poco ecológicos. Si bien muchos fabricantes de papel higiénico usan materiales reciclados para su elaboración, también hay otros que no lo hacen. Por eso es importante, a la hora de adquirir papel higiénico, tener en cuenta si el que se está comprando procede o no del reciclaje.

El papel higiénico, altamente contaminante

Desde la tala del árbol para adquirir el papel necesario para su fabricación hasta que llega a nuestra casa, el papel higiénico recorre kilómetros y produce una enorme contaminación con una elevada huella de carbono. Además de los árboles necesarios, se requieren muchos litros de agua para su fabricación, contando con una huella hídrica muy elevada.

Por otro lado, se usa una gran cantidad de cloro para blanquear el papel, y su fabricación y transporte implican un alto nivel de emisiones de CO2. A esto se debe añadir que, por norma general, el papel higiénico se vende en bolsas de plásticos cuya producción tiene una alta tasa de contaminación.

Ante esta situación, las alternativas al papel higiénico pueden ayudar a reducir la contaminación del planeta. Y su uso no resulta del todo efectivo para una buena higiene.

alternativas al papel higienico

Las toallitas húmedas, ¿una opción válida?

De cara a la higiene corporal, las toallitas húmedas pueden ser una de las alternativas al papel higiénico, pero en términos medioambientales no lo son. Porque la práctica de desecharlas a través del inodoro genera problemas a las redes de saneamiento.

Las empresas responsables de la gestión de aguas y de saneamiento llevan años alertando de esta acumulación de toallitas húmedas. Además, su proceso de producción contamina igual o más que el papel higiénico, por lo que no es una alternativa aconsejable de cara al cuidado del medio ambiente.

Alternativas al papel higiénico

  • Bidé

Una de las principales alternativas al papel higiénico es el uso del bidé. Aunque en muchas casas ha desaparecido por falta de espacio en el baño o por cuestiones de diseño, cuando no por su falta de uso, lo cierto es que es la manera más higiénica y saludable.

A diferencia del papel higiénico, el uso del bidé ofrece la posibilidad de usar agua y jabón: la mejor manera de asegurarse no solo una buena higiene, también una completa desinfección después de la defecación. Además, ayuda a evitar las fricciones del papel higiénico o a prevenir las hemorroides.

En algunos baños se encuentran alternativas al bidé mediante grifos adaptables al retrete para poder usar el agua, en un sistema de limpieza integrado al modo de los washlet japoneses, que aún no han llegado apenas a occidente.

  • Esponjas

El uso de una esponja enjabonada, haciendo uso del bidé, puede ser también una de las alternativas al papel higiénico. Eso sí, tras ser empleada debe limpiarse a fondo y cambiarse regularmente, ya que puede acumular bacterias.

  • Papel

Una opción básica para sustituir el papel higiénico es la reutilización del papel que tengamos en casa previsto para ser reciclado. Por ejemplo, los periódicos o páginas de cuadernos usados. El papel absorbe bien el agua, por lo que lo ideal es mojarlo antes de su uso.

  • Reutilizar ropa

Puedes reutilizar ropa, toallas o sábanas para crear trapos higiénicos. Además, el reciclaje de la ropa y telas puede emplearse también para la limpieza del hogar, entre otros usos.

Dos alternativas innovadoras

  • El Tabo

El Tabo es una invención filipina que consiste en una pequeña cuchara de plástico fabricada con coco y bambú. Tiene forma de un cazo redondo, con un asa en uno de sus lados que permite su manejo. Lo más indicado es llenarlo de agua antes de usar el retrete, pero también se puede dejar un cubo de agua cerca para hacerlo después y, de esta manera, disponer de más agua en caso de ser necesario. Una vez terminada la defecación, sobre el retrete, se deja caer agua sobre la zona que queremos limpiar. Si se añade jabón, el proceso resultarás más higiénico.

  • La Lota

Se utiliza sobre todo en países asiáticos y consiste en un recipiente similar a una tetera. Se puede fabricar en diferentes materiales como latón o plástico. Para su empleo se debe estar sentado o en cuclillas, sostener la Lota y dejar caer el agua sobre la parte del cuerpo que desea limpiarse.

 



configDate =
cookieDate =

Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de Política de cookies.

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

Permiten que la publicidad que te mostramos sea personalizada y relevante para ti. Gracias a estas cookies no verás anuncios que no te interesen.

Dispones de una publicidad adaptada a ti y a tus preferencias.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: