Historias del cambio

Una alternativa sostenible en la agricultura para un mejor uso del suelo

El aumento salinidad en el suelo es uno de los problemas que afecta a la produción de alimentos. Un suelo muy salino tiene efectos fisiológicos y químicos en el metabolismo de las plantas y vegetales que repercuten en la productividad de la agricultura. Sin embargo, existen alternativas sostenibles para garantizar el aprovechamiento del suelo. Se trata de la agricultura salina y permite cultivar en áreas con escasez de agua fresca o dulce.

Con la vista puesta en la agenda 2030, los Estados Miembros de Naciones Unidas aprobaron que… ODS 2: Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible

Aunque la evolución es francamente positiva, y en 2017 grandes áreas como Asia Central y Oriental y América Latina y el Caribe habían avanzado enormemente en la erradicación del hambre, lo cierto es que 821 millones de personas sufren de desnutrición crónica y 90 millones de niños menores de cinco años tienen un peso peligrosamente bajo.

El rápido crecimiento económico y el aumento de la productividad agrícola de otras zonas parece no llegar a casi todas las regiones de África o América del Sur y zonas determinadas de Asia.

Agricultura salina: una solución sostenible

Según la FAO, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, la salinización del suelo es el incremento de sales hidrosolubles en el suelo, en las que se incluyen el potasio, magnesio, calcio, cloruro, sulfato, carbonato y bicarbonato.

Este fenómeno puede llevar a convertir los suelos en improductivos, reducir los rendimientos agrícolas y afectar negativamente al crecimiento vegetal, ya que el agua salada hace que la fotosíntesis y la respiración sean más difíciles para los tallos y su crecimiento sea más lento.

A medida que se explota un área de tierra, la salinidad del suelo aumenta, ya que el agua de riego contiene sal y, cuando ésta se evapora o es absorbida por las plantas, la sal permanece. Las tierras agrícolas en China, Australia y el Medio Oriente se han vuelto cada vez más saladas, así como las principales tierras de cultivo en el suroeste de EE.UU.

La agricultura salina es una alternativa sostenible para el mejor aprovechamiento del suelo

La salinidad, siendo uno de los problemas más antiguos de la agricultura, se ha visto incrementado con el abuso de los fertilizantes, de las aguas de riego o con los efectos del cambio climático. Por ello, es importante conocer alternativas para el aprovechamiento de este tipo de suelos.

Una de ellas es la agricultura salina, que nos permite, por un lado, la recuperación de suelos salinos con técnicas como el lavado de sales o la aplicación de mejoradores químicos. Y por otro, el uso de plantas halófitas (aquellas cuyas raíces están en contacto con el agua salada), plantas tolerantes a la salinidad o mejoradas genéticamente.

Gracias a las prácticas de este tipo de agricultura, se puede cultivar en áreas con escasez de agua fresca o dulce, o también cultivar durante todo el año, incluyendo las estaciones más secas, así como mejorar y revitalizar los suelos degradados, logrando de ese modo mejorar la economía de los agricultores de esas zonas.

Para ello, se debe encontrar un producto que sea factible a desarrollarlo en estas condiciones, y que, a su vez, su demanda sea lo suficientemente elevada para poder investigar y desarrollarlo con las condiciones óptimas en la agricultura salina. ¿Qué alimento podría ser ese? Naturalmente, el arroz, ya que más de la mitad de la población mundial consume o incluso depende de este alimento para sobrevivir.

Yuan Longping, agrónomo chino 

El chino Yuan Longping (1930) es uno de los responsables del mayor hito en la lucha contra la erradicación del hambre: ha conseguido alimentar a una parte muy mayoritaria de la población china con menos del 9% de la tierra total del planeta.

En 1970, el agrónomo Longping, encontró un tipo de arroz silvestre en la isla de Hainan con el que realizó sus investigaciones sobre arroz híbrido, consiguiendo 3 años después la primera variante de arroz híbrido de alto rendimiento del mundo. Este tipo de arroz logró un rendimiento anual de casi un 20% mayor que el arroz convencional. “China tiene una gran población, pero poca tierra arable”, confesó Yuan, por lo que continuaron con las investigaciones.

La agricultura salina es una alternativa sostenible para el mejor aprovechamiento del suelo

Su equipo siguió haciendo avances, y en 2017 desarrollaron con éxito su cultivo en agua salada. Según informó la Agencia de Noticias Xinhua, de China, Longping, de 87 años, consiguió cosechar alrededor de 9 toneladas de arroz en el Centro de Investigación y Desarrollo de Arroz Tolerante a Alcalinos y Salinos de Qindao, Shandong.

Al año siguiente realizó una plantación de prueba con arroz tolerante a la salinidad y la alcalinidad del suelo en campos experimentales en Dubai, logrando un gran éxito.

Este logro permitiría transformar 6,7 millones de hectáreas salina-alcalinas en China en los próximos 10 años y ya en la cosecha de 2019 lograron 12 toneladas por hectárea en la provincia de Jiangsu. En China se encuentran aproximadamente 100 millones de hectáreas de suelo salino-alcalino, y una quinta parte podrían ser mejoradas y transformadas en terrenos cultivable.

En enero del 2020 lanzó un plan, junto con la división de agricultura digital del gigante del comercio electrónico Alibaba para expandir el crecimiento de arroz en el suelo salino-alcalino de la región autónoma de Mongolia Interior, en el norte del país.

Al año siguiente realizó una plantación de prueba con arroz tolerante a la salinidad y la alcalinidad del suelo en campos experimentales en Dubai, logrando un gran éxito.

En enero del 2020 lanzó un plan, junto con la división de agricultura digital del gigante del comercio electrónico Alibaba para expandir el crecimiento de arroz en el suelo salino-alcalino de la región autónoma de Mongolia Interior, en el norte del país.

¿Qué supondría poder cultivar alimentos en tierra salina?

Pues, entre otras cosas, mejorar el medio ambiente de las tierras salino-alcalino y las áreas desérticas, asegurar los alimentos a las personas empobrecidas de estas áreas y aumentar los ingresos de los agricultores locales.

Un ejemplo con cifras: en septiembre de 2019, el equipo de Yuan completó un experimento, plantando arroz en 1.000 m2 de suelo salino-alcalino en Hinggan. El rendimiento alcanzó 508,8 kilos por m2, excediendo la meta del equipo de los 300 kilos por m2.

Un grupo de investigadores, estudiantes de pregrado de BYU Plant and Wildlife podrían haber encontrado una manera de eliminar la disminución de los rendimientos de los cultivos plantados en suelos salinos: utilizando las bacterias que se encuentran en las raíces de las plantas tolerantes a la sal para inocular las plantas de alfalfa contra el suelo demasiado salino. También se han centrado en otros productos como las judías verdes y la lechuga.

La agricultura salina es una alternativa sostenible para el mejor aprovechamiento del suelo

Mapa de la salinización y sodificación del suelo por países / Fuente: FAO

 

En Bangladesh, la organización sin ánimo de lucro Salt Farm Foundation en colaboración con la ONG holandesa ICCO Cooperation, quieren formar y ayudar a 5.000 agricultores a cultivar distintos cultivos tradicionales, como zanahorias, coles o patatas, bajo condiciones de salinidad.

En Pakistán también se cultivaron patatas tolerantes a la salinidad en suelos salinos (2014-2016).

El Institute For Water Education (IHE Delft), en colaboración con la firma holandesa The Salt Doctors y la Universidad Can Tho en Vietnam, participó en un proyecto de transferencia de conocimiento centrado en la agricultura salina en el Delta del Mekong. Aquí se cosecha arroz dos veces al año, cuando hay agua dulce. En la estación seca, el río se saliniza, porque discurre con caudal bajo y se llena del agua del mar.

No obstante, a pesar de los indudables beneficios que puede reportar, para que la agricultura salina sea un hecho es importante demostrar, como dice el Dr. De Vos, fundador de The Salt Doctors, que es sostenible y rentable. “Y queremos hacerlo en más y más países alrededor del mundo para conseguir una alianza global de diferentes organizaciones, mostrándolo tanto desde el punto de vista científico, como práctico. Queremos hacer de la agricultura salina una forma de agricultura convencional que realmente pueda contribuir a los medios de vida de muchos agricultores y también a la seguridad alimentaria”.

Conoce más historias del cambio como está, aquí