Campus logo
Aquae

¿Cuánta agua dulce hay en el planeta?

La cantidad de agua dulce disponible en el planeta nos debe hacer pensar en la fragilidad del equilibrio de nuestro mundo. Muchos de los actos que realizamos a diario influyen de forma determinante en el mismo, por lo que debemos actuar con responsabilidad medioambiental.

Gran parte de la superficie terrestre está cubierta de agua, pero ¿qué cantidad de agua salada hay? ¿Cuánta agua dulce hay en el planeta? Hay 1.386 millones de kilómetros cúbicos distribuidos por todo el planeta, de los cuales el 97,5% corresponde a agua salada. Esto significa que el 2,5% del agua del planeta es agua dulce. O, dicho de otra manera, apenas hay 35 millones de kilómetros cúbicos del planeta de agua dulce. En este artículo te contamos cuál es la distribución del agua dulce y cómo se origina.

Pero, ¿cómo podemos saber cuánta agua dulce hay en el planeta? Encontramos la clave en el ciclo natural del agua. El agua está en constante movimiento, ya que ésta pasa por todos sus estados –líquido, sólido y gaseoso– gracias a los procesos de condensación, precipitación, infiltración y transpiración. El agua de los océanos se evapora, luego se condensa en la atmósfera, pasa después al estado líquido cuando llueve y se infiltra a través de la tierra para acabar llegando a las reservas subterráneas.

Distribución del agua dulce en la Tierra

En realidad, la mayor parte del agua dulce del planeta se encuentra en estado sólido. El 69% del agua dulce del mundo la encontramos en los polos y en las cumbres de las montañas más altas. De la que se encuentra en estado líquido, el 96% se encuentra en reservas subterráneas. Estas reservas son las que alimentan manantiales, arroyos y humedales, que son las fuentes hídricas más importantes –y accesibles– para el ser humano.

Solo el 10% del agua dulce se encuentra en estado gaseoso. Un ejemplo lo encontramos en las precipitaciones. En muchos lugares del planeta las precipitaciones se utilizan como recurso, aunque existen grandes desigualdades en el planeta. De hecho, en lugares donde apenas llueve la escasez de agua es un grave problema que amenaza la supervivencia de los ecosistemas que viven en ellos. Esto de debe a que en los climas desérticos en los que apenas llueve, la mayor parte del agua se evapora en vez de terminar en las reservas que se encuentra debajo de la tierra.