Campus logo
Aquae

Tensión superficial del agua sobre una moneda

¿Has oído hablar alguna vez sobre la tensión superficial? Se trata de una propiedad que puede hacer algunos objetos flotar. Te explicamos a qué se debe la tensión superficial del agua a través de un sencillo experimento con una moneda. ¡Vamos allá!

En alguna otra ocasión hemos hablado de la curiosa propiedad de los líquidos que hace algunos objetos metálicos flotar. Hoy te explicamos a qué se debe la tensión superficial del agua a través de un experimento muy sencillo que utiliza una moneda como protagonista. ¡Presta atención!

Materiales

  • Un vaso de vidrio
  • Una moneda (da igual cuál)
  • Un cuentagotas (puedes utilizar el de un sérum cosmético o incluso una pipeta)
  • Agua
  • Colorante líquido (nosotros hemos escogido el azul)

Tensión superficial del agua sobre una moneda

  1. Echa un par de gotas de colorante en el agua y remueve bien con ayuda de una cuchara.
  2. Coloca la moneda sobre una superficie lisa como una mesa o un plato.
  3. Con ayuda del cuentagotas, comienza a añadir las gotas poco a poco.
  4. En nuestro experimento sobre la superficial del agua, te animamos a contar cuántas gotas caben sobre una moneda.
  5. Según vas echando las gotas, verás que una especie de cúpula se va formando sobre la moneda.

Explicación

¿Te sorprende que el agua no se derrame inmediatamente? ¿Cuántas gotas has sido capaz de poner?

El hecho de que el agua no se salga del perímetro de la moneda se debe a una propiedad conocida como tensión superficial. Se trata de una fuerza que actúa sobre las moléculas de la superficie de un líquido. Gracias a ella, la superficie de un líquido actúa como una membrana elástica por la acción de la tensión superficial. Esta fuerza es bastante débil y se rompe con facilidad.

Como ya hemos explicado en otras ocasiones, la densidad de los elementos determina si éstos se hunden o si, por el contrario, flotan sobre el agua. Esto nos podría llevar a pensar que los insectos que descansan sobre la superficie del agua pueden hacerlo porque su densidad es menor que la del agua. En realidad, lo que hacen es aprovechar la tensión superficial del agua para reposar sobre ella.


configDate =
cookieDate =

Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de Política de cookies. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón Aceptar o configurarlas o rechazar su uso pulsando el botón Configurar.

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

Permiten que la publicidad que te mostramos sea personalizada y relevante para ti. Gracias a estas cookies no verás anuncios que no te interesen.

Dispones de una publicidad adaptada a ti y a tus preferencias.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: