¿Cuáles son los colores del agua?

El agua en su estado natural es transparente, incolora e inodora, pero no siempre es así ya que suele contener partículas como arcillas, ácidos húmicos, sedimentos glaciares o determinados microorganismos que hacen que cambie su tonalidad. Sin embargo, determinar qué color tiene el agua depende de diferentes factores.

Establecer de qué color es el agua discurre sobre distintas teorías. Una de las mas sonadas es aquella que explica que el agua en su estado natural y sin aditivos no tiene ningún tipo de tonalidad, es transparente y cristalina. Se trata de la afirmación que dices que el agua es incolora, inodora e insípida. Pero solo hace falta pasear por la orilla de un río u observar la belleza de las playas de Menorca para darse cuenta de que, en realidad, el agua sí tiene color.

No obstante, debemos entender que su color no es perceptible para el ojo humano. Por ello, para ver realmente de qué color es el agua debemos observarla allá donde haya un gran volumen de agua.Como verás a continuación, la luz del sol jugará un papel muy importante en este fenómeno. Si quieres entender por qué el agua del mar tiene diferentes tonos azulados y la de los ríos es más bien marrón, sigue leyendo.

¿Tiene el agua alguna tonalidad?

Entonces, ¿qué son esa tonalidades que observamos en las grandes masas de agua? Las propiedades y características del agua y los factores que inciden sobre ella genera una gran variabilidad de colores en lagos, ríos, mares y océanos.

El efecto lúminico que provoca el Sol es uno de los elementos que produce infinidad de tonalidades en las grandes masas de agua. Ahora bien, no hay que ver la superficie marina como un espejo gigante capaz de proyectar toda la apariencia estética del cielo en la tierra. Al contrario, es la luz proveniente del sol la que propicia estos hermosos colores del agua.

¿Cuáles son las tonalidades y colores del agua?

A pesar de ello, no es la única variable relacionada a los cambios de color dentro del agua que a menudo observamos. Parte de este proceso también corresponde a otros factores como, por ejemplo, la profundidad a la que está sometida el agua, como en un río o en el océano. También se debe en cierta medida al color del fondo donde reposa el agua, esto puede observarse incluso en fuentes de agua no naturales.

Factores que afectan a los colores del agua 

Incluso después de una explicación, es factible pensar en los colores del agua contenida como un misterio, especialmente si observamos como coexisten distintos tonos de agua en el mismo río e incluso en las diferentes zonas del agua de mar.

  • La dispersión de la luz es la culpable de la variabilidad entre los colores en una misma fuente de agua. Por ello no siempre vemos los mismos.
  • La profundidad del agua es por esto por lo que las áreas más oscuras son justamente aquellas más profundas de la zona central y posterior del mar. Las zonas más claras, por consiguiente, serán aquellas con poca profundidad presente en orillas del mar y a pocos metros de la costa.
  • Otra condición para la percepción de tonos marinos estaría relacionado con el ángulo de incidencia.  En pocas palabras, el tono será más intenso cuando se mira desde un ángulo recto mayor.
  • Elementos internos hay fuentes de agua que también obtienen su color de los elementos que contiene en su interior. Esto pueden ser algas marinas, otro tipo de plantas o variedades de peces que aportan color y estructura visual al agua. Podemos observarlo en fuentes tanto naturales como artificiales. De hecho, fuentes como estanques pueden adquirir tonalidades diversas e interesantes si lo comparamos con otras fuentes no sujetas a grandes cantidades de elementos internos que puedan alterar su color.
  • En el caso de los ríos y estuarios, muchas veces su agua tiene un aspecto turbio y de color marrón. Esto sucede porque con el descenso del agua río abajo, se arrastran una gran cantidad de sedimentos, típicamente limos y arcillas.