¿Por qué se crean las “líneas de pendiente” en Marte?

Un nuevo estudio revela que las intrigantes vetas oscuras estacionales sobre la superficie de Marte quizá son producidas por agua subterránea situada bajo tierra a niveles profundos.

A mediados del año pasado, investigadores de la Agencia Espacial Italiana detectaron la presencia de un lago con aguas profundas en Marte, situadas bajos los glaciares de su polo sur. Ahora, desde el Centro de Investigación del Clima Árido y el Agua de la USC, científicos han publicado un estudio que sugiere que aguas subterráneas profundas podrían estar activas en el Planeta Rojo y que podrían originar corrientes superficiales en determinadas áreas cercanas a su ecuador. Así, han determinado que posiblemente estas áreas de agua se encuentran en zonas geográficas más amplias que a los dos polos, lo que hasta ahora se había considerado. También que puede existir un sistema muy activo de aguas subterráneas a una profundidad de unos 750 metros. A través de cráteres, al agua saldría a la superficie, generando esas vetas oscuras conocidas como “líneas de pendiente recurrente”.

Líneas de pendiente en Marte

Estas aparecen en algunas laderas de Marte durante las partes más cálidas del año, se habían relacionado con flujos transitorios de agua en su superficie; o bien, justo debajo de ella. En este nuevo estudio, como ha indicado Essam Heggy, uno de sus coautores, se apunta a que esa teoría podría no ser cierta. Se propone una hipótesis alternativa según la cual, en palabras de Heggy, “se originan a partir de una fuente de agua subterránea a presión profunda, que llega a la superficie moviéndose hacia arriba a lo largo de las grietas del suelo”.

Por su parte, Abotalib Z. Abotalib, autor principal del estudio, explica que “la experiencia que obtuvimos de nuestra investigación en hidrología del desierto fue la piedra angular para llegar a esta conclusión. Hemos visto los mismos mecanismos en el Sahara al norte de África y en la Península Arábiga, y lo cual nos ayudó a explorar el mismo mecanismo en Marte”.

El estudio concluye que hay fracturas en el interior de algunos de los cráteres de Marte. Estos permitirían que estos manantiales de agua subterránea emerjan a la superficie como resultado de una presión interna. Una vez filtrados en la superficie, generarían las “líneas de pendiente recurrente” que se encuentran en las laderas del planeta.

Un nuevo hallazgo, y una nueva teoría, que amplía el interés por conocer más sobre Marte y sus características a través del agua, elemento esencial para la vida, y que podría dar muchas claves sobre el Planeta Rojo. Si quieres saber más, puedes acceder a “Agua en Marte”, nuestra entrada en AquaExplore.

Sobre el agua en Marte

Casi toda el agua en Marte existe hoy como hielo, aunque también existe en pequeñas cantidades como vapor en la atmósfera. Se pensaba que eran salmueras líquidas de bajo volumen en suelo marciano poco profundo, también llamadas líneas de pendiente recurrentes. No obstante pueden ser granos de arena y polvo que fluyen cuesta abajo para formar rayas oscuras. El único lugar donde el hielo de agua es visible en la superficie es en la capa de hielo del polo norte.

También hay abundante hielo de agua debajo de la capa de hielo permanente de dióxido de carbono. Esta capa se encuentra en el polo sur de Marte y en el subsuelo poco profundo en condiciones más templadas. Se han detectado más de 5 millones de km3 de hielo en o cerca de la superficie de Marte. Esto es suficiente para cubrir todo el planeta a una profundidad de 35 metros. Es probable que haya aún más hielo encerrado en el subsuelo profundo.

Algo de agua líquida puede existir transitoriamente en la superficie de Marte hoy. Sin embargo está limitada a rastros de humedad disuelta de la atmósfera y películas delgadas, que son ambientes desafiantes para la vida conocida. No existen grandes cuerpos de agua líquida en la superficie del planeta. Y es que la presión atmosférica promedia es solo de 600 pascales. Esta es una cifra ligeramente por debajo de la presión de vapor del agua en su punto de fusión; en condiciones marcianas promedio, el agua pura en la superficie marciana se congelaría. Si se calentara por encima del punto de fusión, se sublimaba hasta convertirse en vapor.