Campus logo
Aquae

La conservación de las ballenas contra el cambio climático

Las ballenas, conocidas como las criaturas más grandes e inteligentes del océano, son una de las especies catalogadas en peligro de extinción. Preservar y cuidar a las ballenas es, a su vez, proteger el planeta.

La toma de conciencia para la conservación de las ballenas comenzó en la década de 1970, cuando se declaró la prohibición mundial de cazar cetáceos. Hasta entonces, especialmente a lo largo del siglo XX, la caza descontrolada de esta especie mermó considerablemente sus poblaciones. De hecho, muchas de ellas todavía no se han recuperado. Pero las leyes que restringieron la matanza de ballenas han servido para que, poco a poco, se hayan podido ver de nuevo en zonas donde hace una o dos décadas apenas se avistaban.

Ante esa recuperación de algunas poblaciones de ballenas, Ana María García Cegarra, bióloga marina y fundadora del Centro de Investigación de Fauna Marina y Avistamiento de Cetáceos de Antofagasta, nos recuerda que “la naturaleza tiene una capacidad de recuperación muy alta; si el ser humano controlara sus emisiones de dióxido de carbono, si se comenzaran a cambiar ciertos hábitos y también a legislar con normativas y controlar un poco la contaminación y la sobreexplotación de recursos y la deforestación, la naturaleza sí tendría la capacidad de mantenerse y de poder recuperarse en cierta parte o ciertos ámbitos”. Por tanto, la conservación de las ballenas es todavía posible si el ser humano cambia sus hábitos nocivos con respecto a la naturaleza.

La conservación de ballenas resulta clave para mitigar los efectos del cambio climático

Las ballenas durante la crisis del COVID-19

Durante la crisis sanitaria producida por el coronavirus COVID-19, las noticias sobre la aparición de animales por las ciudades de todo el mundo han sido constantes. Así como las imágenes de aguas más limpias y una reducción de la contaminación. Durante el confinamiento al que se ha visto sometida gran parte de la población mundial, los animales se han sentido libres de ocupar zonas que antes tenían una presencia humana o bien se llevaban a cabo diferentes actividades paralizadas por la COVID-19. Es el caso de la pesca, por ejemplo, cuya pausa ha permitido que las ballenas se hayan acercado más a las orillas de las costas. En Chile, Argentina, la Palma, las Islas Canarias o en Marsella se han avistado cetáceos en zonas en las que antes era imposible hacerlo.

Solo tres países siguen cazando ballenas a pesar de las legislaciones y prohibiciones internacionales: Japón, Noruega e Islandia. Sin embargo, este último, por segundo año consecutivo, ha suspendido la caza comercial de ballenas alegando la imposibilidad de llevarla a cabo por el distanciamiento social, que dificulta el trabajo de las tripulaciones de los barcos pesqueros.

Aunque hay motivaciones de índole económica, lo cierto es que los islandeses han tomado conciencia de la necesidad de detener esta práctica. Entre la población del país, además, ha surgido en los últimos años un mayor interés en observar a las ballenas por parte de la población, y espacios que antes estaban destinados a los balleneros, ahora son santuarios para esta especie.

Acabar con la caza descontrolada de ballenas supone un desafío para la conservación de ballenas para mitigar los efectos del cambio climático

Proteger a las ballenas es luchar contra el cambio climático

Una de las razones por las que la conversación de las ballenas es esencial para el futuro del planeta y del ser humano se encuentra en que son una importante solución natural al cambio climático. Las ballenas capturan toneladas de carbono y reducen el CO2 de la atmósfera. Durante su vida acumulan carbono que, una vez que mueren, se llevan al fondo del océano reteniendo ese CO2. Por otro lado, donde hay poblaciones de ballenas existe mucho fitoplancton, que produce al menos el 50% de todo el oxígeno de nuestra atmósfera.

Las ballenas están catalogadas como en peligro de extinción en la “Lista Roja de especies vulnerables”. Tras décadas de protección, ocho de las trece grandes especies o están peligro o son vulnerables. Los biólogos marinos estiman que hay poco más de 1.3 millones de ejemplares en el océano, una cuarta parte de lo que solía haber antes del auge de la caza descontrolada de esta especie.

Para la conservación y la protección de las ballenas, debemos reducir los peligros y las amenazas que sufre la especie: la caza; el abandono de las redes de pesca, que son ingeridas por las ballenas, a las que provocan un enorme daño a su organismo o la muerte; el desarrollo industrial, que provoca colisiones con los buques y los barcos; la contaminación de las aguas oceánicas; o el cambio climático, que causa el calentamiento de las aguas, temperaturas más cálidas y el derretimiento del hielo marino en las regiones polares, poniendo en peligro las zonas de alimentación de muchas ballenas grandes. El aumento de la radiación ultravioleta disminuye la población de krill, esencial para su supervivencia.

Como nos recuerda García Cegarra, el papel del ser humano respecto al medio ambiente en general, y con respecto a las ballenas en particular, es claro: “Nuestra obligación moral debería ser aportar: estar aquí para aportar, no para quitar”.


configDate =
cookieDate =

Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de Política de cookies.

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

Permiten que la publicidad que te mostramos sea personalizada y relevante para ti. Gracias a estas cookies no verás anuncios que no te interesen.

Dispones de una publicidad adaptada a ti y a tus preferencias.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: