Cifras sobre la desalinización

Los tres principales países de desalinización son Arabia Saudita, con el 17% de la producción mundial, Emiratos Árabes Unidos con un 13,4% y los Estados Unidos con 13%. Descubre los datos más curiosos sobre la desalinización en el mundo.

La desalinización es uno de los procesos fundamentales para obtener agua apta para el consumo humano pero no es una técnica exenta de críticas. De hecho, en este artículo te presentamos las principales cirfas sobre la desalinización del agua del mar para hablar de su futuro como fuente sostenible de generación de agua potable. Gracias a una sofisticada tecnología y una amplia variedad de métodos, como la ósmosis inversa o la desalinización térmica, es posible separar las sales de una disolución salobre y obtener convertir el agua salada en agua potable para abastecer a poblaciones de todo el mundo.

A continuación te compartimos las cifras sobre la desalinización más destacadas.

La desalinización del agua de mar en el mundo

Gasto energético y costes de la desalinización

  • El agua desalinizada normalmente cuesta alrededor de 2.000 dólares, para la cantidad de agua que una familia de cinco personas consume al año.
  • La energía es el mayor gasto individual de las plantas de desalinización del agua de mar. Este gasto supone la mitad del coste total de su producción.
  • Las plantas de desalinización en todo el mundo consumen más de 200 millones de kilovatios-hora cada día.
  • Se necesitas unos 8 litros de agua de mar para hacer 4 litros de agua dulce.
  • Las plantas de desalinización operan en más de 100 países.
  • Las nuevas plantas de desalinización usan solo un cuarto de la electricidad para generar agua potable de la necesaria en la década de 1980. Esto es posible gracia al uso de bombas, membranas y dispositivos de recuperación más eficientes.
  • Un millar de galones de agua dulce procedente de una planta desaladora cuesta al consumidor promedio de US $2.50 a $5. En comparación, la misma cifra en agua dulce supondría un coste de $2.

Cifras sobre la desalinización del agua de mar en el mundo

  • La ciudad de San Diego, en Estados Unidos, invirtió mil millones de dólares en una planta de desalinización para convertir agua salada del Océano Pacífico, hasta 250 millones de litros de agua potable al día. Sin embargo, la desalinización demanda mucha energía y produce productos de desecho que pueden afectar el medio ambiente.
  • Dubai abastece más del 98% de su suministro de agua potable a partir de la desalación.
  • La desalinización del agua de mar por ósmosis inversa fue inventada en California en la década de los cincuenta.
  • Alrededor del 80 por ciento del consumo doméstico de agua en las ciudades israelíes proviene de agua desalada.
  • Existen alrededor de 15.000 plantas de producción de agua desalada, la mayoría en el Medio Oriente y África del Norte, la más grande está en Arabia Saudita.

convertir agua salada en potable

  • Para abastecer de agua a 300.000 personas, la planta desaladora Carlsbad (California) requiere el equivalente en energía a una planta de 31,3 megavatios que opera durante todo el día. Esta cantidad de electricidad es suficiente para abastecer a casi 40.000 hogares durante 1 año.
  • La planta de Jebel Ali en los Emiratos Árabes Unidos puede producir 564 millones de galones gracias a la desalinización del agua de mar.

El futuro de la desalinización

En la actualidad, son muchos los países se enfrentan a grandes desafíos con respecto a abastecimiento de agua. Por ello, la desalinización es una técnica de potabilización de agua considerada esencial en comunidades cercanas al mar donde el acceso al agua dulce es difícil. Las aplicaciones del agua desalada son múltiples, pasando por el consumo humano, los procesos industriales y los cultivos de alto valor comercial.

A pesar de que en algunas zonas del planeta, la desalinización es la opción de potabilización de agua más atractiva, presenta una gran desventaja. De hecho, cuando el agua dulce es fácilmente accesible, el agua del mar es relegada a un segundo plano, convirtiéndose en una opción secundaria.

No obstante, existen numerosos proyectos para afrontar el elevado coste energético que supone el proceso de desalinización. En este sentido, hay plantas piloto que combinan fuentes de energía renovable como la solar o la eólica con las no renovables. En otros lugares como Japón o Kazajistán existen plantas desalinizadoras que utilizan energía nuclear.