La Gaviota Picofina, un ave impredecible

Nunca sabe qué hará, ni ella misma, a la hora de anidar. Así es la gaviota picofina, un ave de tamaño medio que puede mudarse varias veces al año. Habitual de los humedales salobres y las lagunas litorales, nos encontramos ante una especie cuya población está considerada marginal y pequeña.

Nunca se sabe qué hará la Gaviota Picofina, ni ella misma. Esta especie de ave puede llegar a mudarse varias veces dentro del mismo año por lo que su población está considerada marginal y pequeña. La gaviota picofina posee un pico largo y más puntiagudo que otras especies de gaviotas de color rojo intenso, un plumaje blanco (con tinte rosado) en su torso y gris claro en sus alas.

Conocida científicamente como Larus genei, esta especie de gaviota de tamaño medio debe su nombre al naturalista italiano Giuseppe Gené. La gaviota picofina puede llegar a tener una longitud de 40 cm, que se incrementa cuando nos referimos a su envergadura alar hasta superar los 100 cm. Una de sus principales características es que carece del capirote negro que sí disponen otras de su mismo grupo.

Por su parte, la gaviota picofina juvenil cuenta con una llamativa banda negra en el extremo de la cola. Ese tenue color rosado tiende a desaparecer en invierno, cuando apenas es visible salvo que tengamos a un ejemplar a escasos centímetros de nosotros.

Dónde vive y hábitat de la gaviota picofina

Generalmente, el hábitat de la gaviota picofina está donde haya humedales salobres, lagunas litorales o arrozales. Y nos encontramos en estos ambientes salobres y salinos con una de las aves más complicadas de censar debido a su impredecibilidad y a la que también afecta la alteración de los hábitats en los que se asientan sus colonias.

Esta especie se distribuye por enclaves concretos de la cuenca mediterránea, además de Asia Menor y los mares Negro y Caspio. En la Península Ibérica la gaviota picofina se expande por el delta del Ebro, la Albufera de Valencia, las marismas del Guadalquivir o las salinas de Almería, todos ellos lugares con un denominador común: humedales salobres en los que pueden nidificar y disponen del sustento necesario para alimentarse. Comparte ecosistema con otras especies como la Gaviota de Audouin o el charrán común.

Por otra parte, un porcentaje de sus ejemplares son migradores. Se desplazan en invierno hacia el norte de África y en algunos casos llegan hasta la India.

¿De qué se alimenta y cómo se reproduce?

Es característico verlas picotear el agua como si de tierra se tratase en busca de alimento. Así, su dieta se compone mayoritariamente de insectos, pequeños peces o crustáceos.

Como investigó Daniel Oro en 2002, la gaviota picofina “cambia de lugar de cría de un año a otro”. A lo ya indicado respecto a que puede mudarse varias veces en un mismo año, cabe destacar que es así hasta el momento en que decide establecer una guardería en una zona elevada, rodeada de agua, donde los pollos abandonan el nido antes de cumplir el primer día de vida.

El nido se construye directamente sobre el suelo y es tapizado con restos vegetales y plumas. Allí tiene lugar la puesta por parte de la hembra, que se compone de entre 2 y 3 huevos, dando lugar al inicio del periodo de incubación que se termina prolongando algo más de tres semanas.