Charrán común, la golondrina marina que localiza peces desde el cielo

El charrán común es ave marina y migratoria que pasa el invierno en las costas de países tropicales y subtropicales. Se diferencia de otras especies como las golondrinas por su cola ahorquillada y la esbeltez de sus alas. Es un ave territorial que divisa a los peces desde el aire y los atrapa zambulléndose en el agua.

El charrán común (Sterna hirundo) es una especie de ave también conocida como golondrina marina. Se trata de un ave caradriforme de la familia Laridae que se diferencia de las golondrinas y las gaviotas por su cola ahorquillada pero, sobre todo, por la esbeltez de sus alas de color grisáceo.

Por otra parte, el charrán común tiene un pico fino y afilado de color rojos al igual que sus patas. La mayoría son grises por encima y blancos por debajo, además de tener un píleo negro con manchas blancas en la época no reproductiva. Su canto es especialmente ruidoso en las colonias de cría.

Más información sobre su hábitat

La distribución del charrán común se limita casi en exclusividad al hemisferio norte y más concretamente a Norteamérica y Eurasia. Aunque se trata de una especie cosmopolita, sí es cierto que anida en zonas húmedas costeras. En España suele verse en el delta del Ebro por la proximidad del mar para pescar.

Esta ave territorial, como también pueda ser el petirrojo, se adapta a hábitats muy variados, entre los que destacan los sistemas dunares, las playas con gran cantidad de arena o los propios ríos. La alteración de su hábitat, siendo el de la costa mediterránea uno de los más significativos, es una de las amenazas para el charrán común.

Nos encontramos ante una especie migratoria de larga distancia, ya que las poblaciones del norte se desplazan a climas más templados para pasar el invierno. En concreto, la población de la Península suele desplazarse a las costas atlánticas de África.

¿Qué come el charrán común y cómo se reproduce?

Esta especie de ave es capaz de atisbar a los peces desde el cielo, al igual que los marineros divisan tierra, los cuales atrapa zambulléndose al agua, desde una altura que oscila entre 1 y 6 metros, durante su vuelo. Los peces constituyen la base de su alimentación aunque, en menor medida, también pueden atrapar insectos y crustáceos.

Se vuelven verdaderamente defensivos cuando lo que está en juego son sus nidos y las crías, pudiendo atacar a los seres humanos y a depredadores de mayor tamaño que el suyo. Como hemos señalado, el charrán común anida en zonas húmedas costeras y las primeras puestas (entre 2 y 3 huevos) tienen lugar una vez haya transcurrido un mes desde el inicio de la primavera.

Antes de todo este proceso tiene lugar el cortejo, convertido en un espectáculo visual por las acrobacias en vuelo realizadas tanto por el macho como por la hembra. La incubación es realizada por ambos progenitores durante algo más de tres semanas y los pollos presentan un plumón amarillento desde el primer momento. Abandonan el nido realmente pronto comparado con otras especies, para esconderse entre la vegetación.

A modo de curiosidad, el charrán común fue la primera ave que citó Cristóbal Colón en su “Diario de a bordo”. Esta mención aparece el viernes 14 de septiembre de 1492, ya que fue visto por todos aquellos que iban en la carabela Niña. Sin embargo, Colón la citó con el nombre de garjao.