fbpx
Fundación Aquae > Noticias > Descubierta agua en la atmósfera de un exoplaneta que puede ser habitable

Descubierta agua en la atmósfera de un exoplaneta que puede ser habitable

Gracias a un equipo científico de Reino Unido, se ha detectado por primera vez vapor de agua en la atmósfera de una supertierra. Debido a que, además, tiene temperaturas moderadas, este exoplaneta, el K2-18b, se presenta como apto para albergar vida. Tiene ocho veces más la masa de la Tierra y está localizado a 110 años luz de distancia.

12/09/2019
Compartir en

En el último número de la revista Nature Astronomy, un grupo de investigadores del University College de Londres ha publicado un artículo en el que detalla el descubrimiento de evidencias claras sobre la existencia de vapor de agua en la atmósfera de un exoplaneta que se encuentra en una zona habitable de su estrella.

Agua y temperaturas cálidas


Se trata de K2-18b, el cual posee ocho veces la masa de la Tierra y es, por ahora, el único planeta que orbita alrededor de una estrella fuera del sistema solar que se conoce que presenta tanto agua como temperaturas cálidas o moderadas que potencialmente podrían albergar vida, eso sí, en caso de haberla estaría expuesta a un ambienta más hostil que la vida terrestre, dado que su estrella emite mucha más radiación.

Angelos Tsiaras, primer autor del trabajo, ha declarado que “encontrar agua en un mundo que puede ser habitable y que no sea el nuestro es muy emocionante. El exoplaneta K2-18b no sería una ‘Tierra 2.0’, puesto que es significativamente más pesado y posee una composición atmosférica diferente. Sin embargo, nos acerca a la respuesta a la pregunta fundamental: ¿Es la Tierra única?".

Para la investigación, el equipo usó datos de archivos de los años 2016 y 2017, que fueron capturados por el Telescopio Espacia Hubble de la ESA/NASA, desarrollando algoritmos de código abierto para poder analizar la luz de las estrellas que se filtra a través de la atmósfera de K2-18b. Los resultados han revelado la firma molecular del vapor de agua y la presencia de hidrógeno y helio en la atmósfera del planeta.



 

Más investigación


Por otro lado, creen que pueden existir otras moléculas, entre ellas nitrógeno y metano, pero por ahora no pueden ser detectadas a través de las observaciones actuales, de ahí que sea necesario estudios adicionales para poder concretar la cobertura de nubes, así como el porcentaje de agua atmosférica que tiene.

El K2-18b fue descubierto en 2015 y es uno de los cientos de supertierras –planetas con una masa entre la Tierra y Neptuno– encontrados por la nave Kepler de la NASA. Se prevé que el telescopio espacial TESS de la agencia estadounidense detecte una gran cantidad de exoplanetas en los próximos años. Otro autor del estudio, Ingo Waldmann, ha destacado a este respecto que “con tantas supertierras nuevas que esperamos encontrar en las próximas dos décadas, es probable que este sea el primer descubrimiento entre muchos planetas potencialmente habitables”.

Giovanna Tinetti, coautora e investigadora principal de la misión ARIEL de la ESA, indica que el hallazgo “hace del K2-18 b uno de los objetivos más interesantes para estudios futuros. Se han detectado más de 4.000 exoplanetas, pero no sabemos mucho sobre su composición y naturaleza. Al observar una gran muestra de planetas, podremos revelar secretos sobre su química, formación y evolución".

 

Compartir en