Wiki Explora
Fundación Aquae > La antigua ciudad de Petra y sus canalizaciones de agua

La antigua ciudad de Petra y sus canalizaciones de agua

Compartir en
Petra fue una ciudad de la antigüedad, fundada por los edomitas y capital de los nabateos, que estuvo habitada desde el siglo VII ac hasta que empezó su decadencia a partir del siglo VI dc, debido a los cambios de las rutas comerciales y los terremotos sufridos.

La ciudad quedó en abandono alrededor del siglo XIII hasta su redescubrimiento para los europeos en el siglo XIX.

Petra está enteramente esculpida en piedra arenisca. La naturaleza de esta roca permitió a sus habitantes la construcción un sistema de canales y cisternas, que junto con otras estructuras hidráulicas como varios embalses, facilitó el abastecimiento de agua a la ciudad. Los canales esculpidos directamente en la roca eran recubiertos de una pasta resistente al agua y contaban además con otra red de cañerías cerámicas.

En el siglo I, Estrabón dice que el pueblo de Petra tiene fuentes en abundancia, ya sea para fines domésticos o para regar sus jardines. Pero no parece que fueran suficientes. Se estima que todas las obras hidráulicas de abastecimiento conseguían llevar a Petra unos 40 millones de litros de agua al cabo del año. Lo que contribuyó a hacer de Petra un oasis en las rutas comerciales que atravesaban el desierto.



Foto: El acueducto excavado en la roca para canalizar el agua / Emilio, CC BY-SA 2.0


Los romanos aprovecharon la dependencia de esta red hidráulica para sitiar la ciudad cortando el acueducto de abastecimiento.

Los beduinos han sido los últimos habitantes de Petra, hasta el año 1985, en el que los trasladaron a una ciudad cercana por la declaración de Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Los beduinos mantuvieron en uso los canales, cisternas y presas para el cultivo de la tierra y abastecimiento doméstico. Desde entonces la red de abastecimiento hidráulico ha quedado sin uso definitivamente.

Ver también:
El sifón hidráulico
El artificio de Juanelo Turriano
Historia de las esclusas, los ascensores hidráulicos

Compartir en