fbpx
Wiki Explora
Fundación Aquae > El “brinicle” o el helado dedo de la muerte: Un fenómeno extraordinario

El “brinicle” o el helado dedo de la muerte: Un fenómeno extraordinario

Compartir en
Un “brinicle” es el equivalente de un carámbano o estalactita de hielo y se diferencia del témpano en que se forma por la acumulación de capas de hielo en un lento flujo de agua. Un fenómeno que se forma bajo el hielo del mar.

La existencia del “brinicle” o comúnmente llamado “dedo de la muerte” o “brazo de la muerte”, se conoce desde 1960. Pero el modelo generalmente aceptado de su formación no fue propuesto hasta el año 1974 por el oceanógrafo Seelve Martin. Su creación fue presencia por primera vez por las cámaras de la cadena británica BBC, siendo capturada por Hugh Miller y Doug Anderson cuando grababan un episodio del programa “Planeta Helado” en 2011 en time-lapse.



El “brinicle” es una estalactita de hielo que se forma en las aguas de la Antártida. La causa de su composición se encuentra en la diferencia de temperatura tanto de la superficie (la cual oscila en los -20ºC) como la que hay en las profundidades (de alrededor de -2ºC). De este modo, el flujo de agua salina, cuya temperatura es de varios grados bajo cero, entra en contacto con el agua del océano, que está más caliente, y se forma así la estalactita de hielo.



En un primer momento puede recordar a un tubo hueco de hielo que crece hacia abajo. En su interior se encuentra un agua que en está en un estado, en extremo, frío, con una alta concentración de sal que va acumulándose en los canales. En este estado primario de formación el “brinicle” es muy frágil debido a la delgadez de sus paredes y a la necesidad de alimentarse de la sal para seguir creciendo. Algo que solo consigue si se dan unas condiciones muy específicas: que el agua que rodea el tubo sea menos salina que aquella que posee en su interior; que el agua no sea muy profunda; y, finalmente, que el agua de la zona se tiene que mantener calmada.

Si todo esto sucede, entonces, surge el “brinicle”, un fenómeno natural, extraordinario y espectacular cuando puede verse.

Compartir en