×

Sede central. Paseo de la Castellana, 259C.
28046 Madrid
T. 913 075 725
fundacionaquae@fundacionaquae.org

Oficina en Madrid. Santa Leonor, 39.
28037 Madrid
T. 913 621 024
fundacionaquae@fundacionaquae.org


El cambio climático derrite el Himalaya

El Himalaya es considerado el “tercer polo” dado que alberga alrededor de 600.000 millones de toneladas de hielo.

Según un estudio publicado en la revista Science Advances, la pérdida del hielo se ha acelerado desde el año 2000: cada año cerca de medio metro de hielo se derrite por el aumento de las temperaturas, con un aumento en algunas de sus zonas en hasta 1ºC.

El Himalaya ha perdido una cuarta parte de su masa

La investigación, plasmada en el estudio, ha analizado los cambios acaecidos durante las últimas cuatro décadas en las regiones del Himalaya, a partir de las imágenes obtenidas por el satélite espía estadounidense KH-9 Hexagon, conocido como “Big Bird” y usado durante los años de la llamada “Guerra Fría” y que, en el año 2011, fueron desclasificadas. A estas imágenes, se han sumado las actuales conseguidas por la NASA en India, China, Nepal y Bután.

Joshua Maurer, autor principal del trabajo, perteneciente al Lamont-Doherty Observatory de la Universidad de Columbia, ha declarado que “esta es la imagen más clara hasta la fecha de lo rápido que se están derritiendo los glaciares del Himalaya durante este período de tiempo, y cuáles son las razones”.

Para llevar a cabo la investigación, se analizaron 650 glaciares del Himalaya, los cuales representan el 55% de todo el hielo de la región, y que ocupa una superficie, de oeste a este, de dos mil kilómetros. La progresión que observaron fue que, por ejemplo, en 1975, la zona del Himalaya presentaba una masa de hielo cuyo 87% se mantuvo en el año 2000 y, en 2016, un 72%. Es decir, en cuestión de cuatro décadas se ha perdido una cuarta parte de su masa.

Se trata de una pérdida de 25 centímetros de hielo al año debido al aumento de la temperatura producido por el cambio climático entre los años 1975 y 2000, con un evidente aceleramiento a lo largo de la década de 1990 y que, en la siguiente, con el nuevo milenio, se incrementó de tal manera que se calcula una pérdida, desde entonces, de 50 centímetros al año.

Un deshielo con muy graves consecuencias

Otro dato relevante del estudio se encuentra en que han observado que el deshielo ha afectado, principalmente, a las altitudes más bajas, con hasta cinco metros por año de pérdida de hielo al año. Esto representa unos ocho millones de toneladas de agua perdidas. Las consecuencias son realmente graves debido a que podría afectar a unos 800 millones de personas en tanto a que esa falta de agua implica problemas para la irrigación, la energía hidroeléctrica y el acceso a agua potable y a un saneamiento saludable.

Aunque el deshielo ha producido agua que circula libremente por el terreno, la llamada escorrentía, a media y a largo plazo, este deshielo producirá escasez de agua.

El estudio, finalmente, apuntan a dos factores causantes de esta situación. Por un lado, el aumento de la temperatura ha producido cambios en las precipitaciones en la zona, disminuyendo en unas zonas y aumentando otras. Por otro lado, la quema masiva en las regiones asiáticas de combustibles fósiles y biomasa, cuya ceniza acaba en las superficies nevadas, absorbiendo energía solar y potenciando y acelerando el deshielo.