Conocimiento

Los VTubers, ¿el fin de los YouTubers reales?

Seguimos hablando de Youtubers, pero lo cierto es que están evolucionando y puede que lleguen a desaparecer con el tiempo tras la irrupción de los VTubers, Youtubers virtuales que conviven con los de carne y hueso en Japón, primer país en el que el fenómeno ha irrumpido con gran fuerza generando ya un negocio multimillonario en el país nipón.

La primera VTuber nació en 2016 y se llama Kizuna Ai, aunque también se considera como Vlogger virtual, y es la VTuber más suscriptores en YouTube, más de dos millones, y eso que su éxito se centra, ante todo, en el marcado asiático. Su aspecto hace recordar las imágenes de animé japonés, con un lazo rosa gigante y unos guantes blancos y una actitud provocadora. La diferencia que no estamos ante un dibujo animado sino ante una realidad virtual que se ha conseguido elaborar mediante el desarrollo tecnológico de la captura de movimiento. Desde entonces, han surgido alrededor de unos 20.000 VTubers que, poco a poco, están dejando a los YouTubers reales en un segundo plano.

Porque parece que la tendencia a usar avatares en 3D llama más la atención a los fans, con lo cual se está, además, conformando un nuevo mercado de contratos publicitarios de cifras desorbitantes: su popularidad ha llevado a que una compañía musical haya contratado a una banda de musical virtual, a que se comercialice merchandansing y que incluso hayan surgido agencias en busca de talentos para crear y administrar avatares.

Puede parecer una moda o una simple evolución en el concepto YouTuber, pero lo cierto es que quizá se estén poniendo las primeras piedras de un nuevo camino que puede afectar a la comercialización de productos o a la forma en la que los usuarios de Internet interactúan con la tecnología y, por extensión, con el resto de los usuarios.

Muchos de estos VTubers han alcanzado altas cuotas de popularidad, con fans aférrimos que se reúnen para verlos o escucharlos, incluso se han desarrollado conciertos en los que hologramas actúan y sustituyen experiencias musicales con bandas de música reales. También han creado tendencias en la vestimenta o simplemente acciones de cosplay. En definitiva, un fenómeno en Japón que poco a poco puede ir extendiéndose -lo ha hecho ya en Corea y en China-. Pero la famosa Barbie, ya tiene se ha convertido en VTuber como vlogger que se dirige a los adolescentes.

Una nueva industria en muchos sentidos se puede abrir con los VTubers cuyo alcance, desde luego, habrá que esperar a ver si tiene algo más que una simple moda o acaban teniendo, como comienza a presentirse, una cierta relevancia de cara a un sector de la población, básicamente joven, aunque no solo, y que se podrá aprovechar de manera clara a la hora de la publicidad y crear ingresos muy diversos.