El Día Mundial del Retrete y los ODS

El Objetivo de Desarrollo Sostenible 6 de Naciones Unidas propone garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos. El saneamiento es, por lo tanto, una parte esencial para la consecución de este objetivo que ayudará a impulsar el progreso en muchos otros ODS.

El Día Mundial del Retrete debe servir para recordar que el 60 por ciento de la población mundial, 4.500 millones de personas, no tienen acceso a un retrete en sus hogares o no tienen un retrete que permita la gestión de las heces de forma segura. Como sabemos, el saneamiento y el acceso universal al agua está contemplado en el Objetivo de Desarrollo Sostenible 6.

Entre las metas del Objetivo 6 hay cuatro relacionadas con el saneamiento. La meta ODS 6.2 nos exhorta a “de aquí a 2030, lograr el acceso a servicios de saneamiento e higiene adecuados y equitativos para todos. Debemos poner fin a la defecación al aire libre, prestando especial atención a las necesidades de las mujeres y las niñas y las personas en situaciones de vulnerabilidad”. El logro de este objetivo es esencial para mejorar la salud y la dignidad humanas.

El Día Mundial del Retrete

El Día Mundial del Retrete (WMT) es un día de observancia internacional oficial de las Naciones Unidas. Está dispuesto el 19 de noviembre para inspirar acciones para abordar la crisis mundial del saneamiento. En todo el mundo, 4.200 millones de personas viven sin un “saneamiento gestionado de forma segura”. Alrededor de 673 millones de personas practican la defecación al aire libre. El Objetivo de Desarrollo Sostenible 6 tiene como objetivo “Garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todos”.

En particular, la meta 6.2 es “Poner fin a la defecación al aire libre y proporcionar acceso al saneamiento y la higiene”. Cuando se publicó el Informe sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2020, el Secretario General de las Naciones Unidas, António Gutiérrez, dijo: “Hoy, el Objetivo de Desarrollo Sostenible 6 está muy lejos. Está obstaculizando el progreso de la Agenda 2030, la realización de los derechos humanos y el logro de de paz y seguridad en todo el mundo “. El Día Mundial del Retrete existe para informar, involucrar e inspirar a las personas a tomar medidas para lograr este objetivo. La Asamblea General de la ONU declaró el Día Mundial del Retrete como un día oficial de la ONU en 2013, después de que Singapur presentara la resolución.

¿En qué consiste?

El Día Mundial del Retrete está marcado por campañas de comunicación y otras actividades. Los eventos son planificados por entidades de la ONU, organizaciones internacionales, organizaciones locales de la sociedad civil y voluntarios para crear conciencia e inspirar acciones. Los inodoros son importantes porque el acceso a un inodoro que funcione de manera segura tiene un impacto positivo en varios aspectos. Por ejemplo: la salud pública, la dignidad humana y la seguridad personal, especialmente para las mujeres. Los sistemas de saneamiento que no tratan las excretas de manera segura permiten la propagación de enfermedades. Pueden producirse enfermedades graves transmitidas por el suelo y enfermedades transmitidas por el agua. Por ejemplo: el cólera, la diarrea, la fiebre tifoidea, la disentería y la esquistosomiasis.

Objetivo 6

Una mejor gestión de los desechos humanos es una parte clave para reducir el impacto de las aguas residuales con poco tratamiento en todos los niveles de la sociedad. El ODS 6.3 es “mejorar la calidad del agua reduciendo la contaminación, eliminando el vertimiento y minimizando la emisión de productos químicos y materiales peligrosos, reduciendo a la mitad el porcentaje de aguas residuales sin tratar y aumentando considerablemente el reciclado y la reutilización sin riesgos a nivel mundial”. El logro de esta meta es esencial para los sistemas hídricos y para crear medios de vida sostenibles.

Dentro del Objetivo 6 también se alude a ampliar la cooperación internacional y el apoyo prestado a los países en desarrollo. El objetivo es la creación de capacidad en actividades y programas relativos al agua y el saneamiento. Actividades como las de; captación de agua, desalinización, uso eficiente de los recursos hídricos, tratamiento de aguas residuales, reciclado y tecnologías de reutilización.

Asimismo, es esencial para lograr el Objetivo 6 apoyar y fortalecer la participación de las comunidades locales en la mejora de la gestión del agua y el saneamiento.