Campus logo

Impresiones tras la visita a la depuradora de agua

15 de Abril de 2015
José Luis Gallego nos cuenta sus impresiones tras visitar las instalaciones de una depuradora de agua. Una actividad obligatoria para todos
Gran revuelo en el plató de televisión. Acabamos de entrevistar al responsable de una de las estaciones depuradoras de aguas residuales más grandes de Europa, la depuradora del Baix Llobregat, propiedad de Aigües de Barcelona y que, con una capacidad para tratar 315.000 m³/día, da servicio a más de 1.700.000 habitantes de la gran Área Metropolitana de Barcelona.

Las depuradoras de agua son tipo de instalaciones cumplen un objetivo fundamental para reducir nuestro impacto ambiental en el entorno. Aquí se lava nuestra agua usada. Es decir, se le retira la carga contaminante que le hemos añadido con nuestro uso para devolverla al medio ambiente o ser reutilizada en condiciones óptimas. En este artículo os hablo de mi última visita a la depuradora de agua de

Y la primera cosa que me impresiona es la enorme cantidad de toallitas húmedas que hay en las depuradoras de agua. Hemos acudido con las cámaras para realizar un reportaje sobre el grave problema que genera tirar las toallitas húmedas usadas por el inodoro. Las imágenes de la enorme cantidad de toallitas húmedas. Retiradas cada día de las aguas que llegan a la planta, han enfrentado al espectador con sus propios hábitos de uso. Ha sido como mirarse al espejo.

Un servicio público, mantener las depuradoras de agua limpias

Rápidamente empiezan a sonar los teléfonos de redacción y llegan mensajes por las redes. La sensación de sorpresa se impone entre el público. Nadie parecía ser consciente del grave problema que causa desprenderse de este residuo arrojándolo al váter. Buena parte de la gente afirma que no lo volverá a hacer. La visita de las cámaras a la depuradora de agua ha cumplido un excelente servicio público. 

Hace mucho tiempo que insisto en que habría que socializar los grandes avances que hemos alcanzado en nuestro país en temas de gestión de aguas residuales. Basta con echar un vistazo al aspecto de nuestros ríos y compararlo con la triste imagen que ofrecían hace apenas un par de décadas para convenir en que, si bien queda mucho por hacer para alcanzar los estándares europeos que nos exige la Directiva Marco del Agua, en los últimos años se ha logrado una importante mejora.

Por eso, me parece igual de importante darla a conocer: para animar al ciudadano a seguir avanzando juntos. Porque cuando hablamos de medio ambiente y participación ciudadana no solo hay que exigir un cambio de hábitos para reducir nuestro impacto, también hay que demostrar lo mucho que estamos consiguiendo al hacerlo.

Visita a la depuradora como acción de concienciación

Por eso me parece una buena oportunidad ofrecer a los ciudadanos de todas las edades La posibilidad de visitar una depuradora de agua. Desde centros de personas mayores a asociaciones deportivas y culturales, escuelas, grupos excursionistas, empresas, etc. Así, cada ciudadano podrá ver con sus propios ojos el importante esfuerzo que requiere el tratamiento de nuestras aguas residuales. 

Ser conscientes del lío que se puede organizar cuando a esa toallita que acabamos de tirar por el váter se le suma la del resto de vecinos que lo hacen cada día. Quizás entonces acabarían por desaparecer de las balsas de las depuradoras los bastoncillos de oído, las compresas, los tampones, los discos desmaquilladores, los preservativos, las toallitas húmedas… Y el resto de objetos de uso cotidiano que lanzamos por el váter. Objetos que, provocan graves daños en los bajantes domésticos y la red de alcantarillado y obstruyen los filtros y las peines de las depuradoras de agua. Esto tiene un efecto devastador sobre su eficiencia.

Está muy bien ir de excursión a los parques naturales. Es importante disfrutar del entorno, descubrir los valores de nuestro patrimonio natural y los esfuerzos que se están haciendo para conservarlo. Pero quizás también sería oportuno visitar las depuradoras. Allí podremos comprobar que el váter no es un agujero negro a través del cual los desechos desaparecen en el hiperespacio. Concienciar al ciudadano del importante papel que desempeñamos cada uno de nosotros, a título individual, para avanzar hacia una gestión ambientalmente más responsable de nuestras aguas residuales.  

Mi invitación abierta a repetir la excursión

Por eso me gustaría animar a todos los concejales, maestros, monitores, dinamizadores culturales o responsables de recursos humanos de las empresas a que incorporen este tipo de instalaciones en su catálogo de actividades medioambientales. Tal vez así lograríamos avanzar un poco más rápido hacia una sociedad más responsable. Algo importante ante los importantes retos ambientales a los que debemos hacer frente. Entre ellos, el de recuperarle el respeto al agua y tratarla un poco mejor antes de decirle adiós una vez usada.

ACERCA DEL AUTOR

José Luis Gallego
Divulgador ambiental, naturalista y escritor. Colaborador habitual de TVE, TV3, La Vanguardia y Onda Cero. http://www.ecogallego.com/