El morito común convierte Doñana en su hogar

El morito común (Plegadis falcinellus) es una especie de ave pelecaniforme de la familia Threskiornithidae propia del sur de Eurasia, África, Australasia, el Caribe y la costa atlántica norteamericana. Presenta una figura estilizada y alargada, y en España la podemos encontrar en Doñana, donde lleva instalada más de dos décadas.

eEl morito común (Plegadis falcinellus) es una especie de ave pelecaniforme de la familia Threskiornithidae. Los adultos tienen un plumaje irisado con color pardo rojizo y verdoso, aunque los rasgos que caracterizan al morito común son su largo pico curvado y su silueta estilizada.

Se les llama moritos y al contraluz parecen negros, pese a que tengan un plumaje reluciente, lleno de reflejos tomasolados que, como hemos señalado son de tonalidad cobriza, granates y verdes como la esperanza. Y es que esta bandada de ibis bien podría representar la esperanza en la conservación de la Naturaleza.

Observar al morito común en vuelo recuerda a la manera en la que los más pequeños dibujan a los aviones, en forma de “V”. Así esta especie silenciosa, que únicamente emite gruñidos esporádicos, adopta esta posición cuando vuela en grupo. En el aire presenta una silueta muy alargada y estilizada, en la que su cabeza se muestra ligeramente caída.

¿Dónde vive el morito común?

El morito común es una especie propia de Eurasia, África, Australasia, el Caribe y la costa atlántica norteamericana. Pese a tratarse de una ave cosmopolita, ha encontrado en Doñana un lugar único en el que desarrollarse. Allí lleva instalado desde los últimos años de la década de los 90.

Su hábitat son las marismas y zonas con ambiente acuático, como sucede a otras especies como el chorlitejo patinegro o la cigüeñuela común. Ambas se localizan también en las marismas del Guadalquivir, zonas pantanosas en las que se alimentan de invertebrados que atrapan en las marismas donde habitan.

En España, Doñana se ha convertido en el motor de la recolonización en Europa del morito común ya que esta especie ha desaparecido de la mayoría de los países europeos. A causa de esta despoblación se ha convertido en una especie protegida y su caza y captura están prohibidas.

Nos encontramos ante una especie dispersiva y migratoria que lleva a cabo movimientos nómadas. El ecosistema único de Doñana hace que estos individuos se puedan observar durante todo el año, cuando lo habitual es que viajen al norte de África para pasar allí el invierno y regresar a zonas templadas en las que criar durante la primavera.

¿Qué come y cómo se reproduce?

Su dieta se basa en insectos, larvas, moluscos y gusanos. En función del alimento disponible puede complementar esta alimentación con pequeños peces y anfibios. El morito común busca el alimento en aguas poco profundas y dulces.

En lo relativo a su ciclo reproductivo, cabe destacar que en sus colonias de crías también se reproducen, por ejemplo, las cigüeñas blancas. El nido del morito común, construido por macho y hembra, se compone de un conjunto de finas ramas y vegetación situado a menos de un metro del agua.

Por su parte, la puesta se compone de entre 3 y 6 huevos que ambos sexos incuban durante tres semanas. Los pollos, tras recibir la atención por ambos progenitores, abandonan el nido mes y medio después de nacer. Antes de que llegue ese momento sí realizan breves exploraciones junto a sus padres.