Cigüeñuela Común, un ave zancuda que vive en las marismas

La cigüeñuela común (Himantopus himantopus) es una especie de ave caradriforme de la familia Recurvirostridae propia de Eurasia y África. Es un ave zancuda de medio tamaño bastante común en zonas pantanosas, sobre todo marismas, arrozales y lagunas. Camina con parsimonia sobre sus largas patas rojas y adquiere un peculiar aspecto en vuelo al estirar patas y cuello.

Su nombre científico es Himantopus himantopus, pero se le conoce por Cigüeñuela Común, zanquirroja o zanquilarga. Son características por sus largas patas rojas que junto a su cuello y pico alargado recuerda a una cigüeña en miniatura. De hecho, parece que va subida sobre sus propias patas. A ello se le suma sus ojos, también rojos. El plumaje de la cigüeñuela es en su gran mayoría blanco, excepto las alas que poseen un color negro.

Esta especie de ave camina con parsimonia y delicadeza por las marismas, arrozales y zonas pantanosas. Hasta el punto de plegar sus patas para alcanzar el agua o hundiendo incluso la cabeza para atrapar insectos, moluscos y cangrejos. Esta ave zanquilarga emite uno de los sonidos más habituales que se pueden escuchar en los humedales de nuestro país, repetitivo y penetrante al mismo tiempo. Como no podía ser menos, su vuelo también es inconfundible pues, al igual que sucedía con la cigüeña blanca, esta también estira las patas y el cuello hasta límites insospechados.

¿Dónde vive la cigüeñuela común?

Habita normalmente en zonas húmedas con agua dulce o salobre principalmente en marismas, arrozales o lagunas. La cigüeñuela necesita este tipo de hábitat para su alimentación. La principal amenaza que sufre esta ave es la degradación o desaparición de los humedales como prácticas agrícolas inadecuadas. Sin olvidar, por supuesto, el notable incremento de predadores en estos lugares.

A nivel mundial se encuentra distribuida, entre otras, por el Paleártico occidental, Asia central, sur de Australia y Nueva Zelanda o regiones de América con unas latitudes muy concretas. Sin embargo, la subespecie que podemos ver en la Península Ibérica es propia de Eurasia y África.

Esta ave zancuda de tamaño medio está muy extendida por toda nuestra geografía, pero sobre todo se localiza en las marismas del Guadalquivir y el delta del Ebro, donde también se puede ver a la Gaviota de Audouin. Es decir, en humedales que son zonas pantanosas. Nos acompaña la cigüeñuela común durante el verano, ya que una parte migra hacia el sur con la llegada del otoño y la bajada de las temperaturas.

¿Qué come esta zanquilarga y cómo se reproduce?

Esta limícola reproductora se alimenta a base de invertebrados que, como hemos indicado, atrapa en las marismas o humedales en los que habita. Sobre todo su dieta se compone de insectos acuáticos que son capturados mediante picotazos realizados a gran velocidad en la superficie del agua.

La cigüeñuela común cría en pantanos o lagunas poco profundas. Su ciclo reproductor se prolonga durante unos 55 días, dividido en dos etapas bien diferenciadas: incubación y desarrollo de los pollos. El nido es una taza desnuda, compuesto de material vegetal, situada en terreno firme pero muy próximo al agua y donde la hembra coloca entre 3 y 5 huevos.

Por último, cabe destacar la curiosa estrategia desarrollada por la cigüeñuela común para proteger a su nidada de los depredadores. Cuando se sienten amenazadas, se convierten en unas artistas del engaño al simular tener un ala rota con el fin de distraer la atención del atacante.