Ardilla Roja, un roedor que predice tempestades

La ardilla roja (Sciurus vulgaris), o simplemente ardilla común, es una especie de roedor esciuromorfo de la familia Sciuridae distribuida por gran parte de los bosques europeos. Sobresale por su capacidad para predecir las tempestades, por su pelaje rojizo intenso y por tener unos característicos dientes inferiores que emplea para alimentarse de bellotas, entre otros frutos.

La ardilla roja o ardilla común es un mamífero roedor y una de las especies más comunes que se puede encontrar. Su característica principal es su pelaje rojizo intenso por el que se le atribuye el nombre y que, al mismo tiempo, les permite camuflarse con bastante éxito entre las hojas del otoño. Además, cuenta con un penacho de pelo que aparece en sus orejas durante el invierno. Por otra parte, su cola larga y tupida de pelo, que le dota de un aspecto esponjoso, le sirve para equilibrarse y planear entre los árboles.

En “historia Natural”, el escritor Plinio el Viejo señalaba que las ardillas presienten tempestades y que taponan las cavidades de los árboles por donde va a soplar el viento. Y es que la naturaleza, siempre sabia, también tiene en las plantas del género Oxalis, de la Aleluya (Oxalis acetosella) de flores blancas propia de las umbrías de los bosques de hayas a una especie capaz de predecir las tormentas con el movimiento de sus hojas.

¿Dónde vive la ardilla roja?

La ardilla roja vive esencialmente en zonas forestales y arborícolas ya que pasa la mayor parte de su tiempo en árboles saltando de rama en rama sin tocar el suelo. Prefiere los bosques jóvenes y sombríos de coníferas, y es más frecuente en zonas de baja montaña.

Esta especie de roedor está distribuida por prácticamente toda Europa, con la salvedad de las islas del Mediterráneo, y el norte de Asia. En la Península Ibérica únicamente falta en el cuadrante suroeste, aunque si tuviéramos que resaltar una zona concreta esta sería el norte, ya que se expande desde Galicia hasta Cataluña con uniformidad. Situados en la rama de los árboles, sus nidos son esféricos y cuentan con dos orificios de acceso.

¿Qué come la ardilla común y cómo se reproduce?

En este punto conviene destacar otra de las características de la ardilla roja: sus dientes inferiores. Estos los utiliza para devorar las bellotas, convertidas en el producto estrella de su alimentación. También se compone su dieta de otros frutos, semillas y cortezas de árboles, aunque no resulta extraño verla consumir algunos insectos, parásitos o hasta aves de pequeño tamaño.

Entre sus depredadores en nuestro país destacan el águila calzada, el gato montés o el águila perdicera, entre otros. La ardilla roja no hiberna; al contrario, se trata de una especie diurna que durante el invierno se alimenta de todo aquello que encuentra por el suelo.

Por normal general se distinguen dos ciclos reproductivos: en invierno (entre los meses de enero y marzo) y con la llegada de las temperaturas estivales (mayo-julio). Las hembras suelen tener dos camadas por año, cuyo rango oscila entre las 3 y 5 crías, teniendo la gestación una duración aproximada de 40 días.

Otras curiosidades de la ardilla roja

Sorprendente pero cierto, sobre todo viendo la agilidad con la que se desplazan por los árboles. Su cola actúa de torbellino en el agua permitiéndole cambiar de dirección, por lo que puede decirse que nada con cierta soltera.