Águila Perdicera, un ave rapaz fiel al lugar donde habita

Nos encontramos ante un ave rapaz capaz de divisar a sus presas a medio kilómetro de altura. El águila perdicera, además de ser considerada por muchos como el águila más ágil, destaca por ser una especie sedentaria y fiel al lugar donde habita, que solo abandona excepcionalmente ante la falta de alimentos.

El águila perdicera es una especie de ave accipitriforme de la familia Accipitridae que tiene una de sus características más destacadas en su plumaje vermiculado con líneas en su claro pecho. Este es muy parecido a las líneas sinuosas como las que traza un verme o un gusano mientras avanza.

A su vez, esas mismas líneas estriadas del pecho recuerdan a los bordes de una nube. De este modo, se camuflan sin que las perdices, que luego despluma, las vean. Con una elevada agudeza visual, al igual que otras rapaces como el búho real, el águila perdicera divisa a sus víctimas desde 500 metros de altura. Su pico curvado le ayuda a desgarrar a sus presas con más facilidad.

De porte esbelto, el águila perdicera en vuelo presenta unas plumas y cola pálidas, mientras que las cobertoras corporales son anaranjadas. Nos encontramos ante un ave silenciosa, cuya envergadura en vuelo oscila entre los 150 y 170 cm.

¿Dónde vive el águila perdicera y de qué se alimenta?

Esta ave rapaz habita desde la cuenca mediterránea hasta el sudeste asiático. De hecho, en la primera sobresalen dos poblaciones importantes: la ibérica y la del Magreb. Es un ave sedentaria y fiel al lugar donde habita, que defiende con garra frente a cualquier amenaza. Esto la convierte en una excelente cazadora de aves más pequeñas, mamíferos como conejos (sobre todo en época reproductora) y, en ocasiones, de reptiles.

Su alimentación, por tanto, es casi idéntica a la de otras especies como el águila calzada. Como hemos señalado, por norma general permanecen en su área de cría, aunque pueden desplazarse casi un centenar de kilómetros en caso de que la disponibilidad de alimento se redujera de manera alarmante.

Son muchos los que consideran al águila perdicera como el águila más ágil, lo que transforma en una ventaja a la hora de cazar otras aves de tamaño medio. Es una auténtica pena que esta rapaz diurna haya desaparecido casi en su totalidad de la meseta norte de nuestro país, situándose las poblaciones más estables en Extremadura, Comunidad Valenciana y Andalucía.

¿Cómo se reproduce?

Por norma general cría en paredes rocosas y muy excepcionalmente lo hace en árboles. Localizándose en sierras y relieves un tanto alomados los lugares para la reproducción y la nidificación. Este nido lo construye principalmente la hembra, con la ayuda puntual del macho, apilando todo tipo de ramas.

Suelen ser dos los huevos de los que se compone la puesta, para después proceder a la incubación de los mismos durante casi 40 días. Una vez eclosionan, sus progenitores los alimentan en un primer momento, para hacerlo solos a partir del mes y medio de vida.

Por último, cabe destacar que las principales amenazas para la especie residen en la colisión con los tendidos eléctricos, la transformación de su hábitat por la acción del hombre y la mortalidad derivada de la persecución directa. En España, como dato a tener en cuenta, la población de águila perdicera es más estable en el suroeste.