Efecto de la actividad de agua de los alimentos en su conservación

Todos los alimentos tienen agua. De hecho, ésta tiene un gran impacto sobre el aspecto, olor, sabor y textura de todo cuanto comemos a diario. Pero el concepto de la actividad de agua no está relacionado con el porcentaje de agua de un alimento en cuanto a su composición sino en cuanto a su disponibilidad.

El agua no solo es un bien necesario para la producción alimentaria. También es un factor determinante para la conservación y seguridad de los alimentos. El ataque de los microorganismos es la principal causa de deterioro y su crecimiento está ligado a la cantidad de agua que contiene el alimento. A continuación hablaremos sobre la actividad de agua en los alimentos, que es un concepto que se refiere a la cantidad de agua disponible en un alimento para que se produzca el crecimiento microbiano que produce su degeneración.

El concepto de la actividad de agua

La mayoría del agua que consumimos a diario procede de los alimentos. El 95% de un tomate es agua. También tienen un alto contenido de agua las manzanas (85%), las espinacas (91%) o las patatas (80%). Pero es importante no confundir el contenido de agua de los alimentos con la actividad de agua de éstos. Como mencionábamos anteriormente, la actividad de agua alude fundamentalmente al agua que queda en un alimento y que crea las condiciones necesarias para que un microorganismo se viva, crezca y se reproduzca.

Por ello, existen formas de conservar alimentos como la deshidratación que se basan en la reducción del contenido hídrico de los alimentos. Otras vías para realizar dicha conservación son la evaporación, la liofilización o la congelación.

La actividad de agua se representa a través del símbolo aw, que proviene del inglés (activity of water). Este índice se mide de 0 a 1, representando los valores más bajos una menor cantidad de agua disponible para el desarrollo de microorganismos. Por lo tanto, aquellos con un número inferior deben entenderse como alimentos que tardan más en perecer.

Dicho esto, los alimentos pueden clasificarse en función de si tienen una baja o alta actividad de agua:

  • < 0,60. Tienen un alto contenido de azúcar y muy baja actividad de agua. Caramelos, miel, cacao, galletas, dulces, leche en polvo, fideos.
  • 0,71 a 0,79. Entre otros, mermeladas, mazapán o higos secos.
  • 0,87 a 0,89. Alimentos con actividad de agua moderada. Entre ellos encontramos la leche condensada, los quesos curados, la carne seca o el tocino.
  • 0,90 a 0,94. Alimentos como el queso fresco, el jamón o la leche evaporada.
  • 0,95 a 0,99. Son los alimentos con más alta actividad de agua. Carne y pescado, fruta, verduras, frutas enlatadas, vegetales enlatados, embutidos.

 

 



configDate =
cookieDate =

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web, ofrecer una mejor funcionalidad y personalización. Consulta la política de cookies aquí para más información. Al hacer clic en Aceptar, aceptas todas las cookies. También puedes configurarlas como prefieras o rechazarlas pulsando en Configurar.

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

Permiten que la publicidad que te mostramos sea personalizada y relevante para ti. Gracias a estas cookies no verás anuncios que no te interesen.

Dispones de una publicidad adaptada a ti y a tus preferencias.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: