5 consejos básicos para una buena higiene de manos

Estamos constantemente expuestos a todo tipo de microorganismos y bacterias a través de las acciones que hacemos y los objetos que manipulamos. Una buena higiene de manos puede librarnos de más de 200 enfermedades que se contagian a través de las manos. ¿Sabes cómo puedes evitarlas?

Lavarse las manos es una actividad tan cotidiana que es fácil que pase desapercibida. Pero un lavado higiénico de manos es más importante de lo que pueda parecer a simple vista. De hecho, mantener una buena higiene de manos puede salvar vidas. Porque el jabón ayuda a eliminar los patógenos que de forma natural se instalan en nuestra piel. Con el objetivo de concienciar a la sociedad de su importancia y promover iniciativas en lugares donde el acceso agua limpia es un problema generalizado, el día 15 de octubre se celebra el Día Mundial del Lavado de Manos.

La pandemia mundial del Covid-19 ha servido para alertar a la ciudadanía global de la importancia de mantener una higiene de manos adecuada. Unas manos limpias actúan como barrera ante enfermedades y microbios tanto para uno mismo como para las personas de nuestro alrededor. Solo se necesita agua y jabón para evitar que muchas de estas enfermedades se propaguen a través de las manos.

Pero, ¿sabes por qué las manos son agentes de transmisión de enfermedades? En realidad, una parte importante de las afecciones causadas por unas manos sucias se debe a la gran concentración microbiana de las heces humanas o animales. Estos microbios pueden llegar a las manos después de usar el baño o cambiar un pañal. Y también a través de formas menos evidentes como puede ser la manipulación de carnes crudas con partículas de heces imperceptibles para el ojo humano. Así, vemos que un lavado de manos higiénico es más importante de lo que pueda parecer a simple vista.

5 consejos básicos para una buena higiene de manos

  1. Aunque las manos no estén visiblemente sucias, es importante lavarlas con agua y jabón. Presta especial atención a los pliegues, donde pueden quedar bacterias o microorganismos.
  2. Para un lavado de manos higiénico, éstas deben frotarse con agua tibia y jabón durante al menos 15 segundos. No se trata tanto de estar mucho tiempo como de estar seguros de que llegamos a todos los rincones. Después, es importante un buen sacado al completo de las manos.
  3. Después de usar guantes –de cualquier tipo– es necesario lavarse las manos. Que no hayamos estado en contacto de manera directa con el exterior no nos debería impedir mantener una buena higiene de manos.
  4. Para quienes, debido a su trabajo, deban lavarse las manos de manera constante, es recomendable, además, una buena hidratación de la piel.
  5. No olvidar el lavado de manos después de realizar actividades cotidianas. Acciones como tocar comida, toser o estornudar, tocar animales, ir al baño, manipular dinero –sobre todo monedas–, tocar objetos que han tocado otras personas…, son posibles focos de contagio o infección. Por lo tanto, recuerda lavarte las manos a conciencia.

Organizaciones unidas por la igualdad

La OMS y la ONU trabajan de manera conjunta para promover la higiene de manos. El objetivo es promover el lavado de manos con jabón en lugares donde no existe una conciencia sobre la importancia de hacerlo. Ambas organizaciones también apoyan con recursos a centros sanitarios donde tanto el saneamiento como la higiene son problemáticos.

Fundación Aquae y UNICEF colaboran desde el año 2014 en el proyecto Agua para la Amazonía Peruana. Contando con el apoyo del gobierno de Perú, este proyecto da acceso a agua segura y provee de infraestructura para un correcto saneamiento a 5.000 familias de 15 comunidades rurales de las regiones de Ucayali, Amazonas y Loreto, en la Amazonía Peruana. Agua para la Amazonía Peruana busca conseguir su objetivo a través de dos vías.

La primera es la mejora de las infraestructuras de esas zonas desfavorecidas. La segunda se basa en el desarrollo de programas de formación centrados en el mantenimiento de dichas infraestructuras y en el aprendizaje de hábitos de higiene. En una zona del planeta donde niños y niñas sufren desnutrición crónica, este proyecto busca promover el acceso al agua potable y evitar la propagación de enfermedades a través de una mala higiene de manos.