Cómo lavarse las manos para luchar contra el coronavirus

Ante una pandemia como la que ha provocado el coronavirus (COVID-19), es fundamental saber cómo lavarse bien las manos. Se trata de una de las maneras más sencillas, efectivas y baratas de prevenir el contagio del virus. De hecho, una de cada cinco infecciones se podrían evitar así

La importancia de cómo lavarse las manos de manera adecuada pasa primero por tener claro algo tan simple como que las personas nos tocamos la cara, la boca, los ojos o la nariz con ellas de manera habitual. En muchas ocasiones, de manera inconsciente, como un gesto natural. En los tiempos que corren, realizar un lavado de manos higiénico es, por lo tanto, no solo una medida higiénica, sino también una manera muy efectiva de combatir transmisiones víricas.

Lavarse las manos con jabón o un desinfectante apropiado es una acción sencilla cuyo objetivo primordial es eliminar de la piel una serie de microorganismos patógenos que adquirimos cuando entramos en contacto con superficies contaminadas como bacterias, hongos y parásitos.

Y, por supuesto, virus infecciosos, como el coronavirus, que se contagian cuando se introducen en nuestro cuerpo a través de los ojos, la nariz o la garganta. Con un buen lavado de manos se puede prevenir tanto el contagio propio como el contagio de otras personas, por eso es fundamental saber cómo lavarse las manos.

Cómo lavarse las manos

No hay que esperar a que las manos estén sucias para lavárselas. Y debe realizarse con agua y jabón, que siempre es la práctica más recomendable y efectiva. Como alternativa, en los casos en que no sea posible, se puede utilizar un desinfectante de manos que contenga un mínimo de un 60% de alcohol.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) nos ofrece una guía de cómo lavarse las manos, en un proceso que debe durar entre cuarenta y sesenta segundos. Once pasos sencillos que pueden salvar vidas y ayudar a frenar contagios:

  1. Moja las manos con agua.
  2. Deposita en la palma de la mano jabón suficiente para cubrir ambas manos.
  3. Frota las palmas de las manos entre sí.
  4. Después, frota la palma de la mano derecha contra el dorso de la mano izquierda entrelazando los dedos. Repite el proceso a la inversa.
  5. Con los dedos entrelazos, frota las palmas de las manos entre sí.
  6. Frota el dorso de los dedos de una mano con la palma de la mano opuesta mientras agarras los dedos.
  7. A continuación, frota con un movimiento de rotación el pulgar izquierdo, atrapándolo con la palma de la mano derecha.
  8. Frota la punta de los dedos de la mano derecha contra la palma de la izquierda realizando un movimiento de rotación. Repite el proceso con la otra mano.
  9. Enjuaga ambas manos con agua.
  10. Para lavarse las manos de forma completamente higiénica, si es posible, seca las manos con una toalla desechable.
  11. Utiliza la toalla para cerrar el grifo.

como lavarse las manos para prevenir el covid

Frecuencia del lavado de manos higiénico

En condiciones normales, lavarse las manos es una práctica recomendable a lo largo del día. Independientemente de que no se salga de casa o éstas no parezcan estar sucias. Pero en un contexto como el de la pandemia del coronavirus, lavarse las manos es una acción que se hace totalmente necesaria, sobre todo en estos casos:

  • Después de tocar superficies fuera de tu hogar.
  • Tras tocar el dinero es importante lavarse las manos, porque éste contiene patógenos de otras personas.
  • Después de visitar un espacio público: transportes, mercados o lugares de culto.
  • Cuando te hayas sonado la nariz, tosido o estornudado.
  • Antes y después de comer.
  • Si cuidas a una persona enferma, antes, durante y después de tener contacto con ella. Al fin y al cabo, lavarse las manos no sirve solo para no contagiarnos nosotros sino para prevenir el contagio a otras personas.

 

como lavarse las manos

 

Lavarse las manos es importante como medida preventiva, pero también como medida puramente higiénica. En estas ocasiones, realizar un lavado de manos higiénico te aportará ambos beneficios:

  • Después de ir al baño.
  • Antes y después de comer.
  • Después de estar en contacto con la basura.
  • Tras tocar animales y mascotas.
  • Cuando ayudes a un niño a usar el retrete y cambies pañales.

En cualquiera de estos casos, recuerda que saber cómo lavarse las manos te puede ayudar a ti y a quienes te rodean a prevenir contagios.