Fundación Aquae > Actualidad > Manuel Vilas, Christina Rosenvinge y Lou Reed en #PoeMad

Manuel Vilas, Christina Rosenvinge y Lou Reed en #PoeMad

En el marco de la cuarta edición del Festival de Poesía de Madrid, PoeMad, se ha programado una actividad muy especial que cerrará el primero de los dos días dedicados a la poesía en el Centro Cultural Conde Duque.

13/10/2014
Compartir en

En torno a la figura del legendario Lou Reed, una de las figuras centrales de la cultura pop, Manuel Vilas y Christina Rosenvinge nos ofrecerán en este encuentro un entramado de versos y canciones en honor al autor de Perfect Day. Habrá oportunidad, entonces, de descubrir dos maneras diversas, la musical y la literaria ―y los cruces que se produzcan entre estos abordajes―, de acercarse a la obra del mítico cantante y compositor norteamericano.

Como aperitivo del viernes, 17 de octubre, a las 21.00 h, avanzamos un poema del Gran Vilas, en la voz del autor, acompañado por Pablo Malatesta, en donde Lou Reed irrumpe en el lujoso interior de un Audi 100: raudo, insólito, «sonando en ninguna parte»…

 

Audi 100

 

 

Manuel Vilas se compró un Audi de tercera mano,

un Audi 100, y lo ponía a doscientos por la autopista de Barcelona,

y luego tenía que pagar el peaje y eso que no iba a ningún sitio.

Se quedaba mirando el Audi en las tardes de domingo,

en mitad de un descampado, en mitad del desierto.

El gran desierto que cerca la ciudad de Zaragoza,

estéril y ácido como una bocanada de uranio enriquecido.

Miraba las ruedas y las golpeaba con sus botas en punta,

y pensaba que estaban durísimas, llenas de aire embrutecido,

y es que acababa de estar en una gasolinera que se llamaba «El Cid»,

y las había hinchado, ese silbido poderoso de las válvulas,

y miraba el dibujo de las ruedas, laberíntico

y abstracto como las rayas de la mano,

y se miró la mano, rugosa piel enaltecida

en mitad de la nada, y se había cambiado

el viejo radiocasete del Audi por un compacdisc Pioneer,

con seis altavoces, 800 euros en el Carrefour ,

y puso a Lou Reed en el compac, y bien, muy bien,

Street Hassle puso, y bien, bien, muy bien, dijo de nuevo,

esto era todo, el Audi 100, la vida ennegrecida,

las cercanías de un pueblo llamado Bujaraloz,

la autopista de Barcelona, los infinitos camiones,

un toro de Osborne cerca de Pina, el domingo,

agrio y crucificado, y Lou Reed sonando en ninguna parte,

en el desierto celestial, los 800 euros convertidos

en el grito más hermoso de la tierra,

y ningún ángel del cielo descendiendo,  y Manuel Vilas

―siervo de la nada, fumando, estéril, razonando, gimiendo―,

silbaba bajo el sol inclemente, difuso, el sol borracho,

y les daba patadas a las ruedas y las ruedas

le devolvían el impulso, y eso era gracioso,

y pensó en la guantera, y abrió la guantera

y miró la documentación,

y leyó su nombre, y abrió el maletero,

y le pareció que allí había

un montón de sitio para guardar cosas,

y eso de repente le hizo completamente feliz.

 

Manuel Vilas

La programación y toda la información del festival están disponibles en la página web http://poemad.com/

 

Compartir en

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar