Wiki Explora
Fundación Aquae > ¿Sabías que la tarabilla se cierne con el sol de frente?

¿Sabías que la tarabilla se cierne con el sol de frente?

Compartir en
Se caracteriza porque el macho además de la cabeza y la espalda negra, tiene un pecho color caldero y un collar muy blanco. La hembra es castaña y con una ceja más clara. Es común verlos por parejas.

tarabilla.

f. Saxicola spsp. Ave paseriforme (con forma de gorrión) de la familia de los papamoscas (Muscicapidae) que se caracteriza porque el macho además de la cabeza y la espalda negra, tiene un pecho color caldero cuyas tonalidades varían entre las especies y subespecies, y un collar muy blanco, siendo la hembra castaña y con una ceja más clara, y aunque, solitarios, suelen verse por parejas, posados en los cables del teléfono, o en lo alto del poste de una valla, antes de cazar insectos en vuelo, cerniéndose en ocasiones durante un buen rato sobre ellos, para alimentar a los pollos que salieron de unos huevos azules de un nido de hierba y pelo en el suelo.

En sólo dos horas, ha salido el sol cinco veces tras la lluvia. Desde mi galería veo cómo una tarabilla se cierne si hace sol; se posa, si llueve. Cada vez que se eleva un metro sobre la tierra este pájaro que no será más grande que un jilguero, de cabeza negra y cuerpo pardo y algo de blanco en el cuello, se parece a un cernícalo suspendido en las alas del viento. No quiere la tarabilla esos insectos de saldo, rotos, de la hierba cortada, sino el insecto vivo y volandero que busca el néctar de las flores recién nacidas, y en los brazos del aire lo estoy viendo dejar correr el tiempo hasta un minuto antes de lanzarse sobre la pieza, siempre con el sol de frente, para que su sombra no lo delate. Y así todo es un cernir: la flor sobre el pasto, el insecto sobre la flor, el pájaro sobre el insecto, y el sol sobre el pájaro. Es un vocablo antiguo el de tarabilla, aplicado a la mujer parlanchina y también a la cítola de los molinos, esa tablita de madera que avisa a los molineros haciendo un ruido parecido al canto que emite este pájaro posado en la rama más débil, un “bit-tra-bit” que celebra esas bendiciones que envía, de vez en cuando, y a la vez, el cielo: que hace sol y que llueve.

Foto: Tarabilla / Aceytuno

Esta entrada pertenece al diccionario de la naturaleza de Mónica Aceytuno, patrocinado por Fundación Aquae. Si quieres participar, lee aquí cómo hacerlo.

Ver también:
¿Sabías que las retamas se plantaron para que hubiera más vivares de conejos?
¿Sabías que las hojas de los pinos se llaman acículas?
¿Sabías que el arrendajo es un sembrador de bosques silvestres?

Compartir en