×

Sede central. Paseo de la Castellana, 259C.
28046 Madrid
T. 913 075 725
fundacionaquae@fundacionaquae.org

Oficina en Madrid. Santa Leonor, 39.
28037 Madrid
T. 913 621 024
fundacionaquae@fundacionaquae.org


Microrrelatos 2017

Justicia retributiva

Héctor García
Esa noche los gatos del vecindario entraron furtivamente en la casa del sádico culpable, se encaminaron hacia su habitación, lo ataron sigilosamente sin despertarlo y lo asfixiaron hasta el desmayo. Luego llevaron el cuerpo flácido a la Prisión Maldita y, liberando previamente al felino encarcelado, lo encerraron de por vida.
—Va a ver ese Schrödinger lo que se siente que jueguen con su función de onda—, maulló con resentimiento el rescatado, y todos rieron y se fueron de juerga.
 

Dicen

Amyad Raduan

Tengo miedo. Dicen que mi enfermedad no me permite saber que
estoy enfermo. Que estoy enfermo pero no pueden detectar nada malo en mi
cuerpo. Que los análisis son normales.

Dicen que estoy enfermo porque no puedo hacer lo que me
piden: “ser feliz sin serlo” o... “no ser feliz sin cuestionarlo”.

Dicen que como soy no se debe ser.

Yo solo quiero que me quieran.

Pero como no pueden hacer que me quieran, he de tomar una
medicación para dejar de querer que me quieran.

Dicen.

Pon un artista de la pregunta en tu vida

Tamara Esquivel Martín

Al común de los mortales ser diferentes
nos hace ser seres singulares. Igual que las preguntas. ¿Por qué triunfan los
juegos de escape o nos gustan las series policíacas? Porque los protagonistas
piensan. Nos gusta razonar más de lo que creemos. Mi yo cómodo del pasado prefería
lo fáctico y mecánico. Mi yo inquieto del presente echa de menos más retos en
su vida. Ahora la inseguridad me invade cuando se pone a prueba lo que sé. Por
eso busco rodearme de artistas de la pregunta. Nunca es tarde.

Y donde digo madre, digo célula

Tamara Esquivel Martín

En el espejo veo un vivo ejemplo de lo necesaria que es la entropía. El resultado de cómo mi madre se desorganizó
primero para volver a organizarse después, naciendo yo y mi gemelita. Solo una
madre es capaz de trabajar tanto para repartir todo lo que tiene. Tras fases de
crecimiento personal, otras en las que la única meta es tenerlo todo a punto, y una final donde no
paras de preguntarte si las condiciones de tu vida son las mejores para
hacerlo, hoy,
desde el paritorio, allá voy yo mamá.

Ritmos circadianos

Laura Gadea Salom

Años. Semanas. Horas. Segundos. Nuestro reloj biológico sigue funcionando, a pesar de que la alarma de las 6:00 a.m. nos haga rechinar los dientes cada día. Y realmente es cierto que funciona, porque cada día la volvemos a posponer cinco minutos más.

Por eso me gustan los números impares, ir a destiempo en las canciones y viajar a lugares muy lejanos, por si al fin consigo romper el ritmo de mi reloj y un lunes dormir hasta las doce.

Felicidad garantizada

Lida Miren Mondragón González

AJDA09: “Ahora ni siquiera tengo que pensar en lo que quiero.”

TOIS34: “¡Vaya que es cansado viajar por el universo!”

JRSC88: “Estoy seguro de que no soy el único. No creo, no
creo. ¿Alguien puede oírme?”

Se detecta falla en uno de los sistemas, el capullo del
sujeto JRSC88 es reiniciado por tercera vez en este mes.

Bebe

ROSA Mª MARTÍNEZ PÁRRAGA

Levanto el párpado de mi ojo izquierdo. Parece que percibo un pequeño rayo de sol. ¡Nooooo!, ya tengo que salir a la calle a pedir limosna, al igual que otros niños de mi comunidad. Voy descalzo y con poca ropa. El día pasa muy lento. ¡Tengo sed!, ¡ mucha sed! Mientras camino veo un charco  y sin pensármelo dos veces me agacho a beber. Solo pido que llueva para que esta agua nunca se acabe.

Aprendizaje

Asier Susaeta Diez de Baldeón

Ocurría
en ciertas ocasiones que el receptor reaccionaba violentamente y empezaba a convulsionar
sobre el suelo de la Sala cuando finalizaba la transmisión del archivo. En tal
caso se optaba por incinerar el cuerpo recién estrenado, adulto, rechazado sin motivo
aparente, llevándose con él ochenta o noventa veranos de experiencia y el eco
de millones de impulsos nerviosos. Imposible de localizar con ningún programa
informático, se escondía en esa vida vieja la certeza de haber muerto ya antes.

El defensor de los cromados

Luis Carvajal Belisario

Aquel
brillante cardiólogo había creado por primera vez corazones para robots. Dichos
órganos estaban hechos de material sintético y ADN de humanos. Ahora las máquinas
de acero experimentarían emociones. Ante la lluvia de halagos, el galeno agregó:
“Sencillamente fui empático”…Sin
razón aparente, cayó al suelo. Alguien desabotonó su camisa, tratando de auxiliarle.
En medio del pecho, un cruce de cables provocaba un corto circuito. Inmóvil, esbozó
una sonrisa de profunda satisfacción.

Nunca Jamás

Sergio Capitán Herraiz

Tras conseguir viajar en el tiempo y el espacio, la humanidad sintetizó el elixir de la eterna juventud. No se cabía en la Tierra y muchos emigramos. Proliferaron las start-up a modo de agencia de viaje espacial on life, pero yo me busqué la vida con mi dron de matrícula par.

Tras varios años luz, la batería del navegador empezó a fallar.

Por suerte, me crucé con un joven que clonaba polvo de hada.

-"Perdona, cómo llego a...?

-"Segunda estrella a la derecha y todo recto hasta el amanecer".

Leyenda del pasado

Daniel Alfaro

Se suponía que el agua no
se agotaba, que el aire era gratis, que existían miles de especies de animales,
que los árboles eran distintos  en
tamaño, color y grosor. También se dice que si bien no todos tenían alimento,
este, abundaba, o eso cuentan los ancianos al relatar, “la leyenda de los días
de prosperidad del hombre”.

El amor del corazón

Carlos Eduardo Acosta Ortiz

Esperando
no ser el único en esta laguna sin sentimientos dentro del mundo inteligente
gobernado por la razón, intentando no perder la esperanza del cariño, sirviendo
fielmente como patrocinador de la vida, decidió finalmente dejar de esperar y
comenzar a buscar, dejar de callar y ser la voz del que no la tiene, hasta que
terminó amando con locura. Desde ese día, él se diagnosticó como demente, pero repetía
con pasión: “Si el amor no es locura, entonces no es amor”

Cambio de perspectiva

Yenny Mildreth Vargas Querubín

Todo se veía como un verano sin sol, invierno sin lluvias,
otoño sin colores, primavera sin flores. Se había perdido el sentimiento y gobernaba
en su mundo la inteligencia, pero solo con que se desconectara un segundo de la
razón que lo tenía atrapado, vio el aroma de una nueva esperanza no dependiente
del sistema, una nueva razón para vivir, y entonces tembló de amor y de pasión
toda su primavera ardiente.

Semillas de esperanza

Andrea Viveca Sanz

El tronco del árbol yacía, despojado de su esencia, en el agobiado suelo del bosque. Había entregado todo, sutilezas de vida aún recorrían sus anillos seccionados. La batalla había sido perdida. Sus raíces se aferraban sin fuerzas a la tierra que hasta hace un instante le pertenecía. Sin embargo junto a él, una semilla se arriesgaba. Se abría paso entre las partículas dolidas y tan solo ese intento de seguir perteneciendo ya era un milagro. Tal vez la batalla todavía podía ser ganada.

Oferta de empleo

Ramón Ferreres Castell

Entidad
convocante: Plataforma Derechos para todos.

Fecha
de incorporación: 1 de enero de 2077.

Tipo
de contrato: Vitalicio.

Requisitos:
Imprescindible empatía y capacidad para escuchar. Se valorará
formación en tecnologías de restauración y regeneración de
tejidos.

Función:
Cuidado de cíborgs y sintéticos obsoletos.

Amor a toda máquina

Purificación Ruiz Gómez

Dijeron que
las máquinas no tenían sentimientos. Tampoco los humanos se fijaban mucho en
ellas, a no ser que fallaran en la función para las que estaban diseñadas. Pero
lo cierto es que la tostadora enviaba señales de corazones de humo a
la cafetera, que lloraba lágrimas de café con una pena insoluble. Y el
microondas giraba y giraba, bailando al son de las notas que, como mensajes de
amor, le enviaba el reproductor musical. Y yo, que soy un ordenador, te quiero conquistar hoy como escritor.

Vibrando

José María Valido Sánchez

Todo alrededor parecía flotar y
reproducirse a cámara lenta. El olor a jazmín de verano impregnaba mis poros.
Colores anaranjados, rojizos y amarillentos bañaban su rostro cuando me detuve
en su sonrisa: candor sublime de gozo que cautivaba mis ansias. De pronto, todo
se volvió gris, mustio, frío, lento, normal. No lo podía creer, ¿qué había
pasado? Algo vibraba en  mi cintura. El
intensificador de emociones positivas: Batería Baja.

Demencia

Luis Alberto Rodríguez Lugo

Se define demencia como un deterioro de la
mente que produce conductas erradas. Dicen que dijo Einstein, que es seguir haciendo
lo mismo, pero esperar resultados distintos.

Aún nadie afirma que sea demencia envenenar
las fuentes de agua para sacar oro, regar sangre para extraer diamantes,
asesinar indios para decorar templos, extinguir el aire para ir a la oficina.

Quizás
cosas como esas no sean demencia. Pero pareciera.

Laura

Jonathan Marín Carrasco

Laura estaba furiosa. Entrenó muy duro para aquella prueba pero la intensa lluvia hizo suspender la carrera.

Cariacontecida y mientras rugía la tormenta se quedó dormida. Pronto se vio envuelta por sus sueños.

Soñó que estaba en el fondo del mar asistiendo al nacimiento de la vida. Paseó por cada civilización comprendiendo la importancia del agua para su desarrollo, quedó impactada ante imponentes cataratas y se sumergió en inmensos océanos. Pero también vio el sufrimiento ante la escasez y contaminación del agua.

Laura despertó, salió a la calle y totalmente empapada, sonrió.

 

 

 

 

 

 

 

Diseñando el Destino

Norma Angélica Ruiz Servín

Mi mente viaja a los años del bachillerato. Pregunté a mis profesores
sobre la aplicación en la vida cotidiana de lo que aprendíamos y contestaron que
serviría para el próximo examen. Cuanto me dolió que el profesor de Física me sacara
de clase al exponerle el reflejo geométrico entre una, dos, tres dimensiones y
el posible atisbo a la cuarta. Mi profesor de Cálculo contestó con una sonrisa
a mi pregunta, que podía calcular el área bajo la curva de formas hermosas. Ahí
se selló mi destino.

El naufragio de los cometas

Ángel Fernando Flores Reyes

Todo falló y vimos sorprendidos la colisión de los satélites en probabilidades
imposibles. Se rumoraba de conspiraciones, terrorismo, involución y
caos.

En las urbes sufrían atónitos e impotentes la pérdida de información: los datos que
tanto celaban se desvanecían con cada explosión y la seguridad que
presumían se fracturaba hasta convertirse en polvo.

El campesino maravillado intentaba recordar si en el altavoz del pueblo se anunció
alguna lluvia de estrellas.

Teoría Electrodinámica de la Gravedad (Nikola Tesla)

Antonia Rovayo Martínez
Tesla, tomaba en cuenta, la energía electrostática y el electromagnetismo, como principales causantes de la fuerza de gravedad, ésta no sería una fuerza de atracción, sino de empuje. La tierra es un gran imán, se sabe, que su superficie, a lo largo de la gran circunferencia, está cargada negativamente(-), ésto produce por reacción, fuerzas radiales positivas(+) con dirección y sentido hacia dentro de la tierra, que causan, el efecto, llamado gravedad, Newton jamás explicó su causa...

Androides terapéuticos para superar pérdidas (ATSP)

Rodrigo Porras Pizarro

Me sobresalté. Frente a mí estaba ella.

No esperaba replicaran perfectamente sus imperfectos rostro y silueta con unas fotos.

Quería abrazarla.

Recuerdos de mi esposa volvieron a azotar mi mente. El más cruel: la mañana de hace 5 días que traté despertarla y supe que no lo haría. De pronto, noté que su mirada era perdida. Como si viese a la nada a través de mí.

No es ella.

(Mi introspección fué interrumpida)

-Es sólo el prototipo. Con la base de datos privada que nos brindará, hará todo como solía.

Últimas coordenadas

Félix Mauricio Molina Leguizamo

Faltan diez horas, dijo ella. Yo
calculé que serían cinco menos. La voz que yo mismo programé, habló con tanta
dulzura que me resigné.

Unos minutos después, sentado, al mando de la nave,
creí sentir su mano en mi hombro.

No encontraré dónde aterrizar en este planeta
árido, cavilé. La voz de Galatea sonó entrecortada: Reprogramar bitácora. Los
motores se apagaron.

Está bien, pensé, no me salvaré, pero sabré el lugar
exacto en el que mi último pensamiento se desvanecerá.


configDate =
cookieDate =

Configuración de cookies

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Nos ayudan a proteger tu privacidad o darte acceso seguro con tu usuario a https://www.fundacionaquae.org. Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Recogeremos tu elección anónimamente. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de "Política de cookies".

(Tardarás aproximadamente 4 minutos)

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

Permiten que la publicidad que te mostramos sea personalizada y relevante para ti. Gracias a estas cookies no verás anuncios que no te interesen.

Dispones de una publicidad adaptada a ti y a tus preferencias.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: