Las 10 principales Áreas Marinas Protegidas

La mayor biodiversidad se esconde bajo las aguas de nuestro planeta. Las profundidades marinas albergan auténticos ecosistemas con un alto valor natural que, además, cumplen una función esencial para garantizar el equilibrio ecológico. Sin embargo, son muchas las amenazas a las que deben hacer frente debido al cambio climático. Con el fin de frenar esta situación y seguir conservando nuestra riqueza natural existen las Áreas Marinas Protegidas (AMP). Te contamos en qué consiste y cuáles son las más importantes.

Desde hace siglos, el ser humano ha tendido a ver el mar como un medio que suministra alimento. Pero nuestros mares y océanos son mucho más que eso. En ellos se esconde multitud de especies y ecosistemas imprescindibles para la supervivencia del planeta por lo que su protección supone asegurar el futuro de sus habitantes. Por esta razón, en 2007 se creo las Áreas Marinas Protegidas (AMP), una figura esencial para cuidar  la fauna y la flora amenazadas por los efectos del cambio climático.

Dado el gran impacto que ejercen las acciones del ser humano sobre el medio ambiente, proteger mares y océanos es cosa nuestra. En este contexto, nace este término de Áreas Marinas Protegidas, una distinción que garantiza la protección de los mares y océanos más vulnerables a la acidificación del océano, las olas de calor y la contaminación.

Una de las principales amenazas de los mares y océanos es el calentamiento global, una de las grandes consecuencias de la crisis climática. La subida global de temperatura puede afectar los niveles del mar, las costas, la acidificación de los océanos, las corrientes oceánicas, el agua de mar, las temperaturas de la superficie del mar, las mareas, el fondo marino, el clima y desencadenar varios cambios en la biogeoquímica del océano. Todos estos son factores que incidirían directamente sobre el buen funcionamiento de los ecosistemas, y también de la sociedad.

¿Qué son las Áreas Marinas Protegidas?

Las Áreas Marinas Protegidas (AMP) son zonas de tierra y/o mar especialmente dedicadas a la protección y el mantenimiento de la diversidad biológica y de los recursos naturales, culturales y económicos asociados, y que son gestionadas legalmente o por otros medios eficaces.

Existe una variedad de definiciones formales de las áreas marinas protegidas. Por ejemplo, la más utilizada es la de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Para la UICN, una área marina protegida se define como “un espacio geográfico claramente definido, reconocido, dedicado y administrado, a través de medios legales u otros medios efectivos, para lograr la conservación a largo plazo de la naturaleza con los servicios del ecosistema y los valores culturales asociados”.

Las principales áreas marinas protegidas ayudan a mitigar los efectos del cambio climático y a proteger océanos y mares

Son mares, océanos, lagos y estuarios que cuentan con medidas especiales de preservación. En términos generales, se restringe o limita en ellas la actividad humana para garantizar su conservación y proteger todos sus recursos.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), establece tres tipos de Áreas Marinas Protegidas:

  • Área marina sin partes terrestres significativas.
  • Área que tienen tanto componentes marinos como terrestres.
  • Ecosistema o área que contiene tan solo tierra y elementos intermareales.

Las Áreas Marinas Protegidas tratan de salvaguardar los entornos en base a una serie de valores establecidos en la legislación. Estos van desde la conservación, la presencia de especies o la importancia científica hasta los valores culturales, los recreacionales o los usos tradicionales de la zona.

¿Cuáles son las más importantes?

La cobertura global de las Áreas Marinas Protegidas es del 7,43% y se pueden dividir entre aquellas que pertenecen a una jurisdicción nacional (Aguas Nacionales) y aquellas que se encuentran en aguas internacionales.

Las 16.924 Áreas Marinas Protegidas existentes ocupan un total de 26.927.425 km². Las diez principales por su tamaño del mundo son:

  1. Región del mar de Ross: con una extensión de 2.060.058 km², se trata de una bahía profunda entre el Océano Glacial Antártico y la Antártida, al sur de Nueva Zelanda. En ella habita un tercio de la población del pingüino de Adelia.
  2. Tierras y Mares Australes franceses: Engloba los Archipiélagos de Crozet y Kerguelen, así como las islas de Saint-Paul y Nueva Ámsterdam. Tienen una extensión de 1.654.999 km² y son un remanso de paz para aves y mamíferos marinos.
  3. Monumento nacional marino de Papahānaumokuākea (Hawái): Es un área de 1.516.557 km² de extensión situada en las Islas de Sotavento del Archipiélago de Hawai en el que habitan 7.000 especies de las cuales una cuarta parte son endémicas. Las más destacadas son: la tortuga verde y la foca monje de Hawai.
  4. Parque Natural del Mar del Coral (Nueva Caledonia): tiene una extensión aproximada de 1.291.643 km² y se sitúa al nordeste de Australia. El calentamiento global es la principal amenaza de los ecosistemas de corales que están viéndose reducidos de forma acelerada.

    Las Áreas Marinas protegidas pretende salvaguardar la diversidad biológica de nuestras profundidades oceánicas

    Mar de Coral situado en el Océano Pacífico

  5. Monumento nacional marino de las islas remotas del Pacífico: este paraje natural de 1.277.784 km²  está formado por un grupo de islas del Pacífico central pertenecientes a los Estados Unidos. Alberga una gran diversidad de especies marinas y decenas de especies de coral únicas.
  6. Área Marina Protegida de las Islas Georgia del Sur y Sandwich del Sur: 1.069.872 km²
  7. Mar del Coral: Esta situado al oeste del Océano Pacífico y en su extensión de 995.251 km² alberga el mayor arrecife del mundo perfectamente visible, incluso desde la luna.
  8. Golfo de Alaska: Aquí se combinan bosques, montañas y glaciares en sus 866.717 km² de extensión.
  9. Reserva Marina de las Islas Pitcairn: esta reserva se creo en 2015 y alberga cerca de 1.200 mamíferos, aves y paces. Además, en sus 839.568 km² de extensión, se encuentran especies únicas como la planta marina que vive a mayor profundidad del mundo.

Las Áreas Marinas Protegidas protegidas frente al cambio climático

El establecimiento de redes de AMP es clave para mantener la resiliencia al cambio climático. Por ejemplo, por los siguientes motivos:

  • Protegen hábitats costeros como los arrecifes de coral, los manglares y los humedales, logrando reducir la vulnerabilidad de estos ecosistemas frente al cambio climático.
  • Favorecen el secuestro de carbono, inmovilizando así los gases de efecto invernadero.
  • Proporcionan zonas de menor estrés, mejorando la capacidad de los organismos marinos para adaptarse al cambio climático, permitiéndoles migrar y escapar de ciertas presiones.
  • Pueden ser utilizadas como laboratorios de investigación científica para ayudar a identificar los efectos del cambio climático.

Beneficios de las Áreas Marinas Protegidas

Las Áreas Marinas Protegidas ayudan a mantener y restaurar la salud de los ecosistemas océanos y costeros. Proteger el océano de una manera sostenible es una de las mejores opciones para preservar la abundancia de recursos que el ser humano toma de ellos.

Por eso las AMP son esenciales para la sostenibilidad del planeta y ofrecen diferentes beneficios:

  • Ecológicos:
    • Protegen a las especies, los hábitats y los ecosistemas.
    • Garantizan costas saludables, productivas y resilientes.
  • Sociales:
    • Involucran a distintos agentes en la planificación y distribución de los beneficios de los océanos.
  • Económicos:
    • Garantizan el uso sostenible de los recursos naturales y el turismo.