¿Por qué no hay suficiente oxígeno en el Mar Menor?

Las imágenes de miles de peces y crustáceos agonizando y muriendo en las orillas del Mar Menor resultan tan impactantes como tristes y preocupantes. Doradas, lubinas, quisquillas, anguilas y cangrejos son algunas de las especies presentes frente al parque regional de las Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar, epicentro de un suceso muy grave y cuyas pérdidas en todos los sentidos se consideran casi incalculables.

El Mar Menor (Murcia) constituye un ecosistema único de agua salada, pero desde hace unos años su declive ambiental es más que evidente. Decenas de miles de peces y crustáceos aparecen muertos cada año en su orilla del Mar Menor. La falta de oxígeno en el agua está provocando la muerte masiva por asfixia de decenas de especies marinas. Un suceso que ha trascendido y ha puesto de relieve una problemática mucho más profunda en toda la zona.

El Mar Menor

El Mar Menor es la albufera de agua salada más grande de España y posee unas características propias que son únicas, gozando de una gran protección medioambiental. La laguna, y en especial sus salinas, son una zona estratégica para la nidificación, migración e invernada de multitud de especies de aves acuáticas y marinas.

Cartagena, Los Alcázares, San Javier y San Pedro del Pinatar son los cuatro municipios murcianos que se encuentran en el Mar Menor. Tiene una superficie cercana a los 170 km2 , una longitud costera de 70 km y aguas cálidas y transparentes de no más de 7 metros de profundidad. La laguna está separada del mar Mediterráneo por La Manga, un banco de arena de 22 km de longitud cuyo ancho oscila entre los 100 y los 1.200 metros. El cabo de Palos se sitúa en su vértice sureste, haciendo que la laguna tenga una forma triangular.

Hay cinco islotes ubicados dentro de la laguna; el islote Perdiguera, el islote Mayor, el islote Ciervo, el islote Redonda y el islote del Sujeto. Es un lugar popular para una amplia variedad de deportes acuáticos. Esto es debido a su salinidad relativamente alta, que ayuda a la flotación, y sus notables infraestructuras deportivas.

Causas del desastre del Mar Menor

Este paraje natural arrastra, desde hace años, un problema medioambiental sin precedentes en la Región de Murcia. La falta de oxígeno en el agua, el exceso de nutrientes y la acción humana están trastocando la biodiversidad de este ecosistema. Estas son algunas de las causas que ha llevado ocasionar este desastre ambiental:

Episodios de gota fría 

A lo largo de los años, la zona del Mar Menor ha sufrido reiterados episodios de gota fría. Esto ha llevado a pensar que los arrastres provocados por la DANA unido al viento de levante forman una bolsa de aire carente de oxígeno -una anoxia- en el Mar Menor. Una bolsa que resulta del todo incompatible con la fauna de la albufera.

Sin embargo, estos episodios de gota fría no pueden ser el único causante de un incidente tan grave. El pasado año, la fiscalía abrió una investigación y que tiene como centro la apertura, ya sea de manera accidental o intencionada, de un tanque de tormentas en San Pedro del Pinatar, la cual pudo liberar una gran cantidad de agua contaminada a las playas. La DANA habría sido el detonante para crear esa anoxia tan letal para tantas especies.

Eutrofización 

Por otro lado, desde hace años se viene denunciando el deterioro que experimentaba el agua del Mar Menor. En gran medida por la actividad derivada de la eutrofización. Esto es, el aumento de la concentración de compuestos de nitrógeno en el agua. Desde las fincas de regadío llegan muchos nutrientes arrastrados por los fertilizantes que no han sido absorbidos por los cultivos.

Un exceso de nutrientes en las aguas produce una aceleración del crecimiento de algas y plantas acuáticas superiores, lo cual altera las condiciones a mayor profundidad al evitar que llegue suficiente luz y oxígeno. Una problemática que desde hace unos años se viene denunciando. El aumento de la concentración de nitratos se debe a la acción humana y tiene muchas ramificaciones y agentes implicados.

Decenas de miles de peces han aparecido muertos en el Mar Menor (Murcia), debido a la falta de oxígeno en el agua.

Fuente: Europa Press

Una situación que ha convertido las aguas del Mar Menor en un ecosistema deteriorado con claros problemas de transparencia de las aguas, de salinidad y de falta de oxígeno. El grave episodio de los miles de peces muertos es un paso más en una problemática que exige una acción inmediata para revertir dicho deterioro.

Actividades humanas 

Murcia es una región donde se emplea una agricultura intensiva en la que el uso de fertilizantes supone una gran amenaza para la biodiversidad de la zona. La anoxia es un fenómeno que esta muy vinculado a la acción humana, especialmente por el vertido de contaminantes procedentes de la agricultura.

Sin embargo, la contaminación por la actividad agrícola en la zona se remonta a 1994, momento en el cual se autorizó el uso de acuíferos salubres para paliar la peor sequía del siglo. Las consecuencias de este hecho fueron palpables en 2016 cuando la albufera se tiño de un color verde.

La minería, la pesca y el turismo localizado en el entorno son otros alicientes que han llevado a disminuir la calidad ambiental en la albufera murciana. Y es que este problema no ha hecho más que aumentar en la última década. Es necesario que tomemos conciencia de los efectos negativos que supone seguir maltratando y explotando sin control nuestros recursos naturales.  Algo que afecta directamente a nuestra salud y la de nuestro planeta.