Campus logo
Aquae

La mayor amenaza del planeta es la crisis climática

La emergencia climática requiere de una respuesta mundial encaminada a tomar medidas para reducir los gases de efecto invernadero y frenar el calentamiento global

Hace un año, la sensibilidad y la acción ciudadana ante la emergencia climática se mostraba en las calles de las principales ciudades del mundo. Y 2020, este año, aparecía como un año clave para la toma de compromisos que llevan a neutralizar las emisiones de carbono para 2050 y limitar el calentamiento global a 1,5 grados para finales de siglo.

Pero llegó la pandemia. Con más de 37 millones de personas infectadas y más de un millón de fallecidos en el mundo, es obvio que la prioridad para el conjunto del planeta es acabar con la crisis sanitaria dejando a un lado la crisis climática. La COP26, la cumbre en la que todos los países debían presentar planes drásticos en el recorte de sus emisiones, y que debía celebrarse en noviembre, se ha pospuesto a noviembre de 2021. Otros encuentros de la misma índole se han visto obligados a un destino similar..

Como ya señalaba en primavera Patricia Espinosa, Secretaria Ejecutiva de ONU Cambio Climático, la Covid-19 es la amenaza más urgente a la que nos enfrentamos en este momento, pero no podemos olvidar que el cambio climático es la mayor amenaza a la que se enfrenta la humanidad. El cambio climático sigue ahí y ha continuado mostrando su cara más amarga

Según el informe Unidos por la Ciencia 2020, presentado por Naciones Unidas, las emisiones que se redujeron a causa de la Covid-19, ya están regresando a los niveles previos a la pandemia. Sostiene que las concentraciones de gases de efecto invernadero de la atmósfera se encuentran en niveles récord y continúan aumentando. También apunta que el quinquenio 2016-2020 será el más cálido registrado, aproximadamente 1,1 grados respecto a los niveles preindustriales.

La emergencia climática sigue siendo una prioridad

El mundo aún está lejos de cumplir los objetivos del Acuerdo de París para mantener la temperatura mundial por debajo de los 2 grados para finales de siglo, o mejor aún estabilizarla a 1,5 grados. Incluso se abre la puerta a la posibilidad de que la barrera de los 1,5 grados se llegue a superar puntualmente un año de aquí a 2024.

Este año además estamos viendo cómo la sombra de la crisis climática está alimentando a los incendios de grandes dimensiones. Australia ardió como nunca lo había hecho, el relevo lo han tomado los fuegos sin precedentes en la costa oeste de Estados Unidos. El Ártico también ha sido protagonista de evidencias poco alentadoras. Las temperaturas más altas registradas y una extensión de hielo marino que está por debajo de la media.

Según un estudio reciente, esta región está cambiando a un estado climático diferente, lo que puede repercutir en el resto del planeta. El calor en los océanos preocupa tanto por su repercusión en los ecosistemas marinos, como por la llamada expansión térmica que contribuye a la subida del nivel del mar. Este año, además, la temporada de tormentas y ciclones está siendo inusualmente intensa con fenómenos extra tropicales.

La Covid 19 ha mostrado con crudeza la fragilidad de la vida en el planeta y que no podemos ignorar a la ciencia. Pero la crisis sanitaria también está sirviendo para acelerar compromisos y convicciones ante el desafío climático que abren la puerta a la esperanza y al optimismo.

La Comisión Europea ha anunciado que Europa se convertirá en el primer continente del mundo con emisiones neutrales de carbono para 2050. China también ha prometido un plan para alcanzar la neutralidad de carbono antes de 2060. La ONU y Reino Unido han anunciado además un evento histórico para el próximo 12 de diciembre en el que reunirá a líderes mundiales con el fin de anunciar una acción y una ambición climática mayor.

Analizamos con Fernando Valladares, profesor de investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, donde dirige el grupo de Ecología y Cambio Global en el Museo Nacional de Ciencias Naturales y profesor asociado de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid; y Javier Arístegui, catedrático de Ecología en el Instituto de Oceanografía y Cambio Global en la Universidad de las Palmas de Gran Canaria y autor principal del capítulo Océanos del Informe especial sobre Océanos y la Criosfera en un Clima Cambiante, del Grupo Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático (IPCC), las evidencias que nos ha dejado el cambio climático durante el año en el que un virus ha cambiado nuestra realidad y ha puesto sobre la mesa la importancia de hacer frente a la emergencia climática que tanto vienen advirtiendo los científicos.


Todos los capítulos de Fundación Aquae Podcast los podrás encontrar en las siguientes plataformas: Ivoox, Apple Podcast, Spotify, Google Podcast y en fundacionaquae.org