Día Internacional para la Preservación de la Capa de Ozono

En 1994, la Asamblea General proclamó el 16 de septiembre Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono, para conmemorar el día en que se firmó en Montreal, en 1987, el Protocolo relativo a las sustancias que agotan la capa de ozono (resolución 49/114, de 19 de diciembre).

Tras la Convención de Viena se invitó a todos los Estados a que dedicaran ese Día a la promoción de actividades relacionadas con los objetivos del Protocolo y sus enmiendas. La capa de ozono, que es una capa frágil de gas, protege a la Tierra de la parte nociva de los rayos solares, y por consiguiente, ayuda a preservar la vida en el planeta.

Convención para la Protección de la Capa de Ozono

Años antes de que se proclamara dicho día tuvo lugar la Convención de Viena para la Protección de la Capa de Ozono. Es un acuerdo ambiental multilateral firmado en 1985. Proporcionó marcos para reducciones internacionales en la producción de clorofluorocarbonos debido a su contribución a la destrucción de la capa de ozono. Esto resulta en una mayor amenaza de cáncer de piel.

Durante la década de 1970, las investigaciones indicaron que los clorofluorocarbonos artificiales (CFC) reducen y convierten las moléculas de ozono en la atmósfera. Los CFC son moléculas estables de carbono, flúor y cloro. Se utilizaron de forma destacada en productos como refrigeradores. Las amenazas asociadas con la reducción del ozono llevaron el tema a la vanguardia de los problemas climáticos globales. Estos problemas obtuvieron promoción a través de organizaciones como la Organización Meteorológica Mundial y las Naciones Unidas.

Éxito de la alianza global

La Convención de Viena fue acordada en la Conferencia de Viena de 1985 y entró en vigor en 1988. La Convención de Viena proporcionó el marco necesario para crear medidas reglamentarias en la forma del Protocolo de Montreal. En términos de universalidad, es uno de los tratados más exitosos de todos los tiempos. Hasta 197 estados han ratificado dicho acuerdo (todos los miembros de las Naciones Unidas, así como la Santa Sede, Niue y las Islas Cook). Si bien no es un acuerdo vinculante, actúa como marco para los esfuerzos internacionales para la preservación de la Capa de Ozono; sin embargo, no incluye metas de reducción legalmente vinculantes para el uso de CFC, los principales agentes químicos que causan el agotamiento del ozono.

En 1994 se proclamó el 16 de septiembre Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono. El inicio fue la  Convención de Viena.

Foto: Comparación del agujero en la capa de ozono sobre la Antártida en 1979 y 2008. La densidad de ozono llegó a su mínimo en el año 2000 y a partir de entonces se ha ido recuperando. Se espera que en pocas décadas vuelva a sus niveles originales. NASA

Disposiciones 

Las disposiciones del tratado incluyen el intercambio internacional de investigaciones climáticas y atmosféricas para promover el conocimiento de los efectos sobre la capa de ozono. El tratado pide la adopción de agencias internacionales para evaluar los efectos nocivos del ozono empobrecido. Además, apoya la promoción de políticas que regulen la producción de sustancias nocivas que influyen en la capa de ozono.

Uno de los resultados de la Convención de Viena fue la creación de un panel de expertos atmosféricos gubernamentales. Este panel es conocido como Reunión de Directores de Investigaciones sobre el Ozono. Este grupo evalúa las investigaciones sobre el agotamiento del ozono y el cambio climático y produce un informe para la Conferencia de las Partes (COP). Además, la COP utiliza los datos evaluados para sugerir nuevas políticas destinadas a limitar las emisiones de CFC. Actualmente, la COP se reúne cada tres años. También se coordina con el calendario de una reunión similar realizada en el marco del Protocolo de Montreal.

Existe un Fondo Multilateral para ayudar a las naciones en desarrollo en la transición de los productos químicos. Estos productos agotan la capa de ozono. Este Fondo utiliza las directrices de la convención.

Beneficios de la prevención de la Capa de Ozono

La eliminación de los usos controlados de sustancias que agotan el ozono y las reducciones conexas no solo han ayudado a proteger la capa de ozono para la generación actual y las venideras, sino que también han contribuido enormemente a las iniciativas mundiales dirigidas a hacer frente al cambio climático; asimismo, han protegido la salud humana y los ecosistemas reduciendo la radiación ultravioleta dañina que llega a la Tierra.