Campus logo

Los reptiles extintos que reconquistaron el medio marino

Continuamos nuestro viaje con Pakozoico conociendo las criaturas acuáticas extintas más extrañas que han habitado nuestro planeta hace millones de año. El paleontólogo y divulgador científico, Francesc Gascó, nos descubre las especies de vertebrados que reconquistaron el medio acuático una vez salido del mismo.

En su anterior Máster Class, “Las criaturas acuáticas extintas más extrañas”, el paleontólogo y divulgador científico Francesc Gascó, más conocido como Pakozoiko, nos descubrió algunas de las criaturas que habitaban en nuestro planeta en el Cámbrico, un período de la evolución en el que los mares y océanos se llenaron de formas de vida muy dispares. Las opabinias o los placodermos son algunas de las especies que vivieron en la Tierra hacia millones de años y que acabaron extinguiéndose.

En esta nuevo vídeo, continuamos este viaje adentrándonos en el Carbonífero, período de la historia en el que aparecen los primeros vertebrados conocidos como amniotas. Estas especies de animales lograron independizarse del medio acuático por completo. Lo hicieron gracias a su capacidad de poner e incubar sus huevos lejos del agua sin que esto alterara su desarrollo.

De estos amniotas primitivos surgieron dos linajes muy importantes que marcarían nuestra biodiversidad tal y como la conocemos actualmente. Por un lado, nos encontramos a los sinápsidos, que incluye a los mamíferos, sus ancestros y a los reptiles mamiferoides. Y por otro lado, los saurópsidos, a este grupo pertenecen la mayoría de los reptiles y tienen dos características en común: poseen escamas epidérmicas y un huevo amniótico.

Reptiles que volvieron a ser acuáticos 

Francesc nos acerca  a este último linaje: los saurópsidos. Se trata de reptiles que, en algún momento de su evolución, decidieron volver al medio marino. “Esta vuelta al medio acuático dio lugar a las criaturas acuáticas extintas más impresionantes”, asegura Pakozoiko.

Los primeros reptiles acuáticos se encuentran en el período Pérmico, hace unos 300 millones de años. En este momento de la historia de la evolución, nos encontramos a los mesosaurios, un género de reptiles que contaban con un aspecto muy similar a los lagartos tal cual los conocemos hoy en día. A pesar de que son reptiles muy primitivos, ya comenzaban a estar muy adaptados a vivir en el medio acuático.

Los mesosaurios contaban con cuerpos muy fusiformes. Disponían de largas colas, que les permitían propulsarse por el agua, y sus patas, tanto traseras como delanteras, eran palmeadas. Además, este tipo de réptiles tenían una característica en común con otros grupos de reptiles que también lograron adaptar al medio acuático: la paquiostosis. Esta peculiaridad consiste el engrosamiento de los huesos permitiendo a estos animales sumergirse en el agua sin dificultad.

Una nueva era repleta de vida 

El período Pérmico finalizó con la mayor extinción en masa que se conoce en la historia de la vida sobre la Tierra. Sin embargo, tras ella surgieron nuevas oportunidades de diversidad biológica en los diferentes nichos ecológicos que quedaron vacíos. Esto marcó el comienzo del Triásico.

Con este nuevo periodo se inicia el mesozoico, más comúnmente llamado la era de los reptiles o de los dinosaurios. “En este período ocurre una gran radiación adaptativa de los reptiles hacia el medio acuático”, explica el paleontólogo. De hecho, aparecen los sauropterigios, un grupo de diápsidos, que lograron adaptarse por completo al medio marino sin dificultad.

A este grupo de sauropterigios pertenecen los placodoncos cuyas especies más primitivas tenían un aspecto muy similar a los lagartos, aunque mucho más voluminosos. Sin embargo, con el paso del tiempo, aparecieron dentro de esta misma especie un tipo de criaturas que poseían caparazón. Este acorazamiento nos hace recordar al verlos que su apariencia es muy similar a la de las tortugas, pero no guardan ningún parentesco con estas.

Los pleisosaurios fueron el grupo de sauropterigios mejor adaptados al medio acuático de este periodo. Sus patas delanteras y traseras se modificaron por completo hasta convertirse en aletas. Muchas de estas criaturas tenían una cola corta y un largo cuello que terminaba en una diminuta cabeza. Además, poseían unos dientes afilados y adaptados a comer animales marinos, como peces y crustáceos.

Por otro lado, otra de las especies que logró adaptarse a vivir en el agua, son los pliosaurios. Al contrario que los pleisosaurios, tenían un cuello muy corto que contrarrestaban con una enorme cabeza. “Todo este grupo de los sauropterigios aparecen en el Triásico y duran hasta finales del Cretacito, toda la era mesozoica”, explica Pakozoico.

Sin embargo, los reptiles marinos mejor adaptados a vivir en el agua fueron los ictosaurios que aparecen en el Triasico y se extienden hasta el Cretacito. Su forma del cuerpo fusiforme recuerdan a los delfines o tiburones. Aunque, a finales de este periodo, comienzan a desaparecer siendo desplazados por otra fauna marina.

El paso del tiempo en este periodo de la historia provoco que todos estos grupos de criaturas marinas fueran desapareciendo poco a poco. Y es que, a finales del Cretacito, hubo otra extinción en masa que no solo acabó con los dinosaurios, también hizo desaparecer a la mayoría de estos reptiles.

“Toda extinción es un nuevo punto de partida y los nichos ecológicos vacíos son una oportunidad que aprovechan otros grupos de animales para crear vida en ellos”, concluye Frances Gascó.

Si quieres seguir este viaje a lo largo de la historia de la evolución y descubriendo diferentes criaturas fascinantes que han habitado en nuestro planeta de la mano de Pakozoiko, no dudes en seguirnos en nuestras redes sociales para mantenerte al día de cualquiera de nuestras novedades.

ACERCA DEL AUTOR

Francesc Gascó
Es licenciado en Biología por la Universitat de València  y Doctor en Paleontología por la Universidad Autónoma de Madrid. Desde 2006, se dedica a la divulgación científica en su canal de Youtube Pakozoiko. Además, Francesc investiga sobre paleohistología de arcosaurios fósiles en el Grupo de Biología Evolutiva de la UNED.