Mantener el agua de tu piscina

Cuando se acaba el verano miles de litros de agua de la piscina quedan sin utilidad aparente. Pero hay alternativas para mantener el agua de la piscina durante todo el año y así evitar problemas como su evaporación. El agua es nuestro bien más preciado. Por ello, tenemos que hacer todo lo posible por protegerlo.

Aprovechar el agua de la piscina durante todo el año te ayudará a reducir tu gasto en agua durante todo el año y a reducir tu huella ambiental. ¿Sabes cómo mantener el agua de tu piscina? ¿Estás familiarizado con problemas como la evaporación del agua en tu piscina? El agua es nuestro bien más preciado. Por ello, tenemos que hacer todo lo posible por protegerlo.

Mantener el agua de la piscina tras el verano

Si lo que queremos es aprovechar la piscina durante el invierno y así ahorrar agua, podemos hacerlo reutilizando la misma para el riego. Debemos tener en cuenta que el agua debe estar libre de cloro y otros restos de productos químicos. Normalmente, en un período de un mes todos estos productos desaparecen gracias al sol y la evaporación.

Una alternativa para mantener el agua de la piscina es dedicarla al riego, pero antes se deberá analizar el agua para comprobar que esta libre de químico

No obstante, es conveniente analizar esta agua para comprobar que su nivel de desinfectantes es mínimo y no representa una amenaza para las plantas. Es decir, debe tener un valor inferior a 0,3 mg de cloro por litro de agua y en el caso del oxígeno activo simplemente tendremos que esperar a que desaparezca la sustancia activa.

Placas solares o estanques para no malgastar agua

Para mantener el agua de la piscina también en invierno hay otras posibilidades. Una de ellas es aumentar la temperatura del agua para que podamos bañarnos todo el año. Existe la posibilidad de cerrarla con techados o cubiertas, que además soluciona el problema de la evaporación del agua de tu piscina. Es cierto que este proceso es más complejo y puede restar las ventajas de una piscina de verano al aire libre. Por suerte, existen opciones como las mantas térmicas o las placas solares, que ayudan a elevar la temperatura del agua hasta hacerla agradable al baño en pleno invierno.

Las placas solares, por ejemplo, pueden aumentar la temperatura del agua hasta 10 grados. Los grados aumentados dependerán, eso sí, del tamaño del panel solar y de la cercanía del mismo a la piscina. Debemos tener en cuenta que podemos graduar el aumento de la temperatura de la piscina poniendo más o menos placas.

Utilizar placas solares o convertir tu piscina en un estanque son algunas alternativas para mantener el agua de la piscina durante todo el año

Para mantener el agua de la piscina también la podemos convertir la piscina en un estanque mientras no la usemos para el baño. Para ello, hay que limpiar bien la piscina y eliminar todo resto de cloro y productos químicos. Estas sustancias podrían matar a los peces, las plantas y a las bacterias necesarias para una vida sana, equilibrada y autónoma del estanque.

Después, debe planificarse el diseño del estanque, decidir si el tamaño será el mismo que el de la piscina o si se va a hacer más pequeño. Puede utilizarse arena y grava para rellenar algunos huecos o para crear macizos con plantas o filtros que funcionen de forma natural y biológica.

Otros consejos para no desperdiciar el agua

Algunos aspectos que deberás tener en cuenta para no malgastar ni desperdiciar el agua de la piscina es revisar que no existe ninguna fuga ni grieta por la cual se filtre el agua. Lo que puede parecer una simple gotas puede convertirse en un problema mayor y llegar a desperdiciar litros y litros de agua.

Otra recomendación para mantener el agua de la piscina limpia durante todo el año es recurrir a productos como el oxígeno activo. Esta componente es totalmente inocuo y logra mantener el agua en óptimas condiciones. Además, al no utilizar ningún tipo de químico, evita que cualquier irritación durante el baño tanto en la piel como en los ojos.