¿Qué es y cómo se forma un tornado?

El tornado, como el huracán, es un fenómeno natural devastador que, con el cambio climático, está siendo cada vez más frecuente y de mayor intensidad, produciendo efectos devastadores. Para prever cómo se forma un tornado se deben tener en cuenta una serie de condiciones necesarias que propiciaran su formación.

Antes de saber cómo se forma un tornado, hay que saber exactamente de qué fenómeno estamos hablando. Los tornados son una columna de aire que va rotando de manera muy violenta y que se extiende desde el suelo hasta la base de una nube que, en general, es cumuliforme.

Un tornado puede desplazarse varios kilómetros antes de desaparecer, dejando tras su paso graves daños materiales e incluso humanos. La mayoría, -con una anchura de unos 75 metros- alcanzan velocidades que oscilan entre los 65 y los 180Km/h, si bien algunos pueden llegar a alcanzar velocidades de hasta 450km/h -incluso más- y a tener una anchura de 2 kilómetros. Su recorrido, sin separarse del suelo, puede oscilar entre 80 y 100 kilómetros.

Conocer las condiciones necesarias para saber cómo se forma un tornado es fundamental para prevenirlos

Para saber cómo se forma un tornado, primero hay que conocer qué condiciones son necesarias para su formación. La inestabilidad atmosférica y la formación de tormentas conocidas como superceldas tormentosas son algunas de las condiciones para que se produzca un tornado. Durante mucho tiempo, la formación de los tornados ha albergado muchas incógnitas para los científicos y meteorólogos, pero se conocen las condiciones y las diferentes etapas para su formación.

Existen diferentes tipos de tornados los terrestres y los tornados de agua. Estos últimos se forman sobre cuerpos de agua que conectan con las nubes formando una corriente de aire con forma de embudo.

Las 7 condiciones necesarias para que se forme un tornado

  1. Una corriente de aire fría y otra caliente convergen en horizontal.
  2. Cuando se produce este encuentro, el aire caliente que debería estar por encima del frío queda atrapado en un plano inferior y ocasiona que ambas corrientes fluyan a diferentes alturas de forma paralela y en direcciones opuestas.
  3. A partir de ahí, la corriente de aire frío y seco desciende mientras que la otra, que es más cálida y húmeda se eleva, produciéndose una corriente en forma de tubo giratorio.
  4. La velocidad de esta corriente va aumentando según avanza el proceso. El aire caliente asciende y el frío desciende, con lo que el vórtice del tornado adopta una posición vertical.
  5. Cuando este vórtice toca el suelo, la corriente se acelera y produce un remolino en forma de trompo.
  6. el aire frío desciende alrededor de los flancos del trompo, y el flujo de aire caliente que está atrapado bajo la primera, encuentra en el vórtice una vía para ascender. Y así se eleva de manera vertical con más fuerza y con una mayor carga.
  7. Una vez que el tornado ha alcanzado altura y potencia se produce un efecto de aspiración que es el que posibilita la capacidad de absorción de casas y viviendas a lo largo de su recorrido.

5 diferencias entre tornado y huracán

La principal diferencia entre un tornado y un huracán se encuentra en su formación. El huracán es un sistema tormentoso que se caracteriza por circular de forma cerrada alrededor de un centro de baja presión. Por tanto, es una tormenta que se mueve girando en círculos sobre sí misma con un centro de bajas presiones, produciendo fuertes vientos y precipitaciones abundantes.

También se diferencian en el lugar en que se forman. El huracán lo hace siempre en los océanos y necesita que la temperatura de la superficie sea superior a los 27ºC. En cambio, el tornado suele originarse en tierra firme, aunque de manera ocasional y bastante inusual, también puede hacerlo en océanos o mares.

Existen claras diferencias entre cómo se forma un tornado y un huracán

La tercera diferencia está en el tamaño. El huracán puede alcanzar un diámetro que oscila entre los 500 a los 1.800 kilómetros. Al moverse de manera circular, no se percibe que esté en movimiento y la sensación es la de una tormenta más violenta de lo habitual. Sin embargo, el tornado, tiene un diámetro mucho menor y la percepción de que está en movimiento es mucho mayor.

En cuarto, lugar también existen diferencias entre el tornado y el huracán en su duración. Un huracán puede dejar ver sus efectos entre días y semanas, mientras que la duración de un tornado es mucho menor, y puede variar de minutos a horas.

Por último, la velocidad también marca una diferencia entre ambos. El tornado puede llegar a alcanzar una velocidad superior a los 450km/h. El huracán, sin embargo oscila entre los 120 y los 240km/h. En ambos casos, sus efectos pueden ser devastadores.

 



configDate =
cookieDate =

Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de Política de cookies.

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

Permiten que la publicidad que te mostramos sea personalizada y relevante para ti. Gracias a estas cookies no verás anuncios que no te interesen.

Dispones de una publicidad adaptada a ti y a tus preferencias.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: