Cernícalo vulgar, el ave rapaz que se reúne en la campiña ibérica

Esa ave que vemos a veces alrededor de la carretera, clavada al cielo del paisaje, es un cernícalo vulgar cernido en los brazos del aire. Son capaces de permanecer quietos en el aire mientras otean el terreno con la mirada baja en busca de sus presas, para después lanzarse en picado hacia ellas.

El Falco Tinnunculus, o conocido popularmente como Cernícalo Vulgar, es un ave rapaz de la familia de los halcones. Relativamente pequeño respecto a otras rapaces, esta especie de ave inverna en nuestros campos peninsulares, junto con los cernícalos ibéricos, que viven en la campiña todo el año y cualquiera puede ver por las carreteras mientras conduce.

En cuanto a su aspecto, los machos se diferencian de las hembras porque éstos tienen la espalda de color roja, con manchas negras. El cernícalo vulgar hembra posee colores pardos y más apagados. A su vez, su bigotera está menos visible que en los machos.

Cuando alzan el vuelo son capaces de permanecer quietos (tanto la cola como el cuerpo) en el aire moviendo sus alas de forma muy rápida mientras localizan a su presa. Es decir, mantienen la cabeza baja y miran fijamente al suelo oteando el terreno a una altura que oscila entre los 10 y 20 metros.

¿Dónde vive el cernícalo vulgar?

El cernícalo vulgar es una especie capaz de adaptarse a diferentes hábitats, pero suelen huir de bosques densos y cerrados. Se trata de una especie de ave falconiforme de la familia Falconidae que se ha extendido por África, Asia y Europa. Además, se encuentra distribuida por casi la totalidad de la Península Ibérica, aunque su población suele concentrarse en Castilla y León, gran parte de Andalucía, la dehesa extremeña y la zona limítrofe entre País Vasco y Navarra.

Esta ave de presa de carácter diurno, al igual que el águila perdicera, es una habitual de los matorrales y del campo abierto. Tiene una elevada capacidad de adaptación al entorno ya que también se encuentra en dehesas, pastizales o rastrojeras. Para nidificar se decantan mayoritariamente por las grietas de rocas o edificios, pudiendo también hacerlo en los huecos de los árboles.

Por otra parte, la destrucción y alteración de su hábitat se antoja como la principal amenaza para su conservación, a lo que habría que sumar otras de índole no natural como el atropello en las carreteras. Además, en lugares muy específicos como las islas Canarias se han introducido algunos mamíferos que pueden comprometer la existencia del cernícalo vulgar.

¿Qué come esta ave rapaz y cómo se reproduce?

Su dieta es muy variada, y lo mismo apresa un topillo, que un ratón, una musaraña, una lagartija, una rana, un pájaro o un insecto. El cernícalo vulgar en vuelo desciende en picado a gran velocidad hacia las presas, al igual que hace el águila calzada, aunque en ocasiones también lo hace en vertical, de manera sigilosa, para que estas no tengan capacidad de reacción.

La cría del cernícalo vulgar tiene lugar en primavera, mientras que la puesta suele constar de entre 3 y 6 huevos y la incubación se prolonga durante un mes aproximadamente y corresponde principalmente a la hembra. Por su parte, el macho se encarga de traer sustento alimenticio. Los jóvenes se independizan un mes después de ver la luz y durante esas semanas dedican gran parte de su tiempo a aprender a buscar las presas.