Los beneficios de beber agua cada día

El agua es vida y el cuerpo humano está compuesto de ella en un 70%. Beber agua cada día y manera regular, no solo cuando tenemos sed, es esencia para nuestra salud. Mejorar la digestión, evitar la deshidratación y potenciar el rendimiento son solo algunos de sus beneficios.

El agua, como el oxígeno, es imprescindible para el cuerpo humano, dado que no puede producir por sí mismo la suficiente cantidad para mantenerse hidratado. Una persona puede estar sin comer durante cierto tiempo gracias a las reservas de grasas, pero no puede dejar de beber durante muchos días ya que sufriría deshidratación y graves problemas de salud.

Aunque depende del peso, la edad, nivel de actividad, el clima y el sexo, lo ideal es beber agua cada dos horas, no solo cuando se tiene sed. La deshidratación no siempre se manifiesta de manera extrema, sino que durante el día podemos sufrirla de manera más leve, ocasionando que tanto nuestro cuerpo como nuestro cerebro se vean resentidos a la hora de ejecutar sus tareas.

Los beneficios de beber agua cada día

Además, beber agua de manera diaria y constante aporta numerosos beneficios:

  1. Mejora la digestión y previene el estreñimiento: beber agua de manera regular garantiza movimientos intestinales sin restricciones y previene el estreñimiento. Beber antes, durante y después de las comidas ayuda al sistema digestivo a descomponer los alimentos que se han consumido y por tanto facilita la digestión.
  2. Ayuda a la salud de los riñones: el consumo de agua también ayuda a diluir minerales y sales que se pueden concentrar en ellos riñones, por lo que reduce el riesgo de cálculos renales.
  3. Mejora la salud de la piel: el agua ayuda a rellenar las células de la piel, reduciendo así la aparición de arrugas y las impurezas y toxinas.
  4. Mejora el estado anímico y aporta energía: el agua ayuda a tener un mejor humor y estado de ánimo. La deshidratación puede producir estrés, problemas cognitivos, negatividad, fatiga e ira. Dos tercios del cuerpo humano están compuestos por agua, por lo que un mayor consumo de esta ayuda a la funcionalidad de los órganos del cuerpo y mantiene la presión arterial y el ritmo cardíaco saludables. Más agua supone más energía para nuestro cuerpo.
  5. Regula el peso corporal: beber agua fría ayuda a aumentar el gasto energético y a acelerar el metabolismo.
  6. Refuerza el sistema inmunitario: ayuda a combatir, por ejemplo, la gripe y sus síntomas gracias a que elimina toxinas dañinas del cuerpo y transporta oxígeno a las células. Esto reduce el riesgo de enfermedades y molestias como las migrañas, el asma, la hipertensión e, incluso, las diabetes.
  7. Potencia el rendimiento cerebral y previene de dolores de cabeza: el 73% del cerebro está compuesto por agua, por lo que beber regularmente ayuda a concentrarse, pensar y mantenerse en alerta. La deshidratación afecta a las habilidades psicomotoras y acciones de memoria inmediata, y causa dolores de cabeza.
  8. Menos calambres y esguinces: el agua actúa como un lubricante natural para las articulares y los músculos, lo que los vuelve más flexibles y reduce por tanto los esguinces y otras lesiones.
  9. Regula la temperatura corporal: cuando hace calor, el cuerpo usa el sudor para enfriarse; tomar agua repone el líquido perdido, garantizando que el cuerpo se sienta más confortable en un ambiente caluroso.
  10. Ayuda a formar saliva y moco: de gran importancia para mantener los ojos, la nariz y la boca húmedos. La saliva y el moco son claves para el cuerpo para evitar la fricción y el daño celular. Por ejemplo, la sequedad de boca y la picazón en los ojos se pueden deber a la deshidratación.

 


configDate =
cookieDate =

Configuración de cookies

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Nos ayudan a proteger tu privacidad o darte acceso seguro con tu usuario a https://www.fundacionaquae.org. Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Recogeremos tu elección anónimamente. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de Política de cookies.

(Tardarás aproximadamente 4 minutos)

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

Permiten que la publicidad que te mostramos sea personalizada y relevante para ti. Gracias a estas cookies no verás anuncios que no te interesen.

Dispones de una publicidad adaptada a ti y a tus preferencias.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: