¿Cómo es el sistema hidráulico de La Alhambra?

La construcción de la Alhambra estuvo unida a la necesidad de desarrollar un sistema hidráulico para agua que se basa en la Acequia del Sultán que desde el río Darro se encauza hasta la parte alta del Generalife al que abastece para, posteriormente, mediante un acueducto, entrar en la Alhambra.

Entre las fincas de explotación agrícola y ganadera, el Generalife era la más próxima a la Alhambra, que contaba con un importante el sistema hidráulico. Cuenta con un palacio y grandes huertas en su interior. La acequia que las irrigaba corre paralela a las huertas.

Los Albercones son un conjunto de elementos que permitían satisfacer las necesidades de regadío de otras huertas de los alrededores. Se construyó una derivación de la acequia principal, por medio de una galería perpendicular subterránea, un profundo pozo, una noria y una gran alberca. El objeto de esta construcción era llevar el agua hasta las zonas más meridionales. Para ello era necesario conducirla hacia la zona más elevada de la finca.


Foto: Canal y fuente de salida del pozo al Albercón de las Damas, en la Alhambra, CC0 Public Domain

La galería subterránea finaliza en un pozo bajo un torreón, denominado de las Damas, construido para protegerlo así como para albergar la noria que subía el agua desde la Acequia Real. Andenes de ladrillo rodean a la alberca, junto con una escalera para acceder a una terraza que debió disponer de un mirador o pabellón sobre el Albercón.

Con la moderna recuperación de la Alhambra y de sus valores patrimoniales, en 1926 se construyó un nuevo Albercón junto al nazarí. Sirvió aumentar la presión de agua en todo el circuito. Ya en la década de los sesenta del siglo XX, con el desarrollo del turismo, se hizo necesario construir un tercer Albercón.

Un sistema hidráulico de La Alhambra clave en la historia del agua en nuestro país.

Historia de la Alhambra

La Alhambra es un complejo de palacio y fortaleza ubicado en Granada, Andalucía. Originalmente se construyó como una pequeña fortaleza en 889 EC sobre los restos de fortificaciones romanas. Después se ignoró en gran medida hasta que sus ruinas se renovaron y reconstruyeron a mediados del siglo XIII por el emir árabe nazarí Mohammed ben Al-Ahmar del Emirato de Granada. Este construyó su palacio y sus murallas actuales con muchos detalles hermosos e intrincados. Se convirtió en palacio real en 1333 por Yusuf I, sultán de Granada.

A partir de la reconquista cristina

Después de la conclusión de la Reconquista cristiana en 1492, la Alhambra se convirtió en la Corte Real de Fernando e Isabel (donde Cristóbal Colón recibió el respaldo real para su expedición). Los palacios fueron parcialmente alterados en estilo renacentista.

En 1526 Carlos I y V encargaron un nuevo palacio renacentista más acorde con el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico en el estilo manierista revolucionario influenciado por la filosofía humanista. Esto estaba en yuxtaposición directa con la arquitectura andaluza nazarí, pero finalmente nunca se completó debido a las rebeliones moriscas en Granada.

El último florecimiento de palacios islámicos de la Alhambra se construyó para los últimos emires musulmanes en España. Esto sucedió durante el declive de la dinastía nazarí, que estaban cada vez más sujetos a los reyes cristianos de Castilla. Después de dejarlos en mal estado durante siglos, los edificios ocupados por ocupantes ilegales, la Alhambra fue redescubierta tras la derrota de Napoleón, que había llevado a cabo la destrucción del sitio como represalia.

En tiempos modernos

Los redescubridores fueron primero intelectuales británicos y luego otros viajeros románticos del norte de Europa. Ahora es una de las principales atracciones turísticas de España. Exhibe la arquitectura islámica más importante y conocida del país, junto con intervenciones cristianas en edificios y jardines del siglo XVI y posteriores. La Alhambra es patrimonio mundial de la UNESCO.